¿Qué lecturas os seducen más?

domingo, 29 de noviembre de 2009

La hiatosis de la revista "¡HOLA!"


Sí, lo sabemos. Da miedo escucharlo, ¿no? Hiatosis...¿Hiatosis? ¿Qué podrá ser? Acostumbrados últimamente a los singulares brotes de la gripe A, podría parecernos otra de estas cepas aún sin diagnosticar. Pero no se trata de ninguna enfermedad contagiosa; en sí, es algo poco menos que un atropello. El diccionario español de la lengua a veces se te hace corto y como no andábamos con suficiente tiempo como para releerlo todo de "punta a punta", decidimos acortar por lo sano. Se nos acababan las palabras y decidimos "germinar una nueva", frecuentemente muy usada en cuanto a términos científicos se refiere. Y es que el asunto no daba para menos, ya que en su fuero más interno, la gramática, podría ser considerada como la fuente de toda lógica experimental.


Como hemos hecho en este blog en otras ocasiones, decidimos revisar "por encima" algunas revistas de la prensa amarilla y rosa; las que se autocalifican como revistas de sociedad. Sin ningún interés en encontrar guiso donde no lo hubiera, cogimos la revista Hola, y mirando, mirando, nos centramos en una "affaire" que resulta ser de toda expectación estas últimas semanas en los medios de comunicación llamados "del corazón". Pero no fueron los titulares del reportaje, ni de la Señora Blanca Cuesta ni del hijo de la Baronesa Von Thyssen ni del césped verdísimo de su finca mediterránea, tan atractiva como suntuosa...(véase en la imagen) ¡Nada de eso! Los ojos de nuestro colaborador, "EL ETERNO AGUAFIESTAS" se hicieron astillas cuando, en tan solo tres líneas, que apenas constituían una frase en sí misma y en donde los nombres propios describían tres cuartas partes del lenguaje periodístico que se dibujaba allí, dos errores garrafales cubrían de una forma graciosamente ridícula e imposible de evitar por la mirada, y no por encontrarse en el centro de la página precisamente. Se trataba de "fotografíadas" y "Mata-Mua". Sea errata del que fuere, el efecto "hiato" no se supo corregir en sus dos definiciones, dándose lugar a dos errores de acentuación, colocándose tilde donde no tocaba (fotografíadas-en vez de-fotografiadas), palabra llana, verbo en su caso, y átona en esta derivación del sustantivo de la que procede (fotografía), que sí lleva tilde; y finalmente, Mata-Mua, nombre de origen polinésico que ilumina una de las obras de arte más preciadas de la Baronesa Von Thyssen, el famoso cuadro de Paul Gaughin; que en castellano, independientemente de su procedencia y escritura en otra lengua, su adaptación escrita siempre debe diferenciarse. Así pues, de la misma forma que continúa o actúa, conviene ponérsele la tilde donde la haya: Mata-Múa.


Pero no es nuestro interés crear una sátira de esto, sólo hacer lo que hasta ahora: ayudar a corregir ciertos errores en la gramática y la sintaxis de las palabras, ya que aunque la prensa, sea la que sea, al igual que las revistas, al margen de la "noticia" no deberían perder la forma y el buen uso del lenguaje, que es la base para cualquier entendimiento civilizado...



EL ETERNO AGUAFIESTAS



Exposició de joies a Tarragona



L'Associació Cultural Tarracoart, els plau convidar-vos a la propera Inauguració de l'exposició de la "Col·lecció Centcelles" de Joies de Xavier Reinoso. L'orfebre de Constantí (Tarragona), dóna a conèixer la seva obra amb una col·lecció de Joies inspirades en elements arqueològics del Patrimoni de la Humanitat tarragoní.

Pintures, mosaics romans, obres de Gemma Solé Pedrol entre d'altres, acompanyaran aquesta exposició que tindrà lloc a l'Hotel Ciutat de Tarragona, el proper divendres dia 4 de Desembre a les 8 del vespre. Una exposició particular avessada a tots aquells aficcionats i curiosos en aquesta temàtica, que farà, estem ben segurs, de les mirades dels xafarders als bons ulls dels més experts en la matèria. Una veritable fita per a tots aquells i aquelles que hi puguin anar-hi.



Font: Vocalia d'Acció Literària i Filològica de l'Ateneu Terrassenc


martes, 24 de noviembre de 2009

Mónica López Bordón: una poeta del siglo XXI (entrevista)


Si pensaban que después de las últimas entrevistas que hemos realizado en esta sección bajaríamos el listón, se han equivocado. Por ello, y como consecuencia del inestimable trabajo de esta redacción y con el deseo de sorprenderles de nuevo, les presentamos aquí una nueva ODISE@, Mónica López Bordón, que es la primera mujer en someterse al nuevo concepto de entrevista digital que instauró nuestro colaborador Ángel Brichs con nuestro primer invitado, el escritor Ramón Cerdá Sanjuán.

Por otra parte, y como novedad en esta edición, dicha entrevista irá acompañada por unos poemas de esta polifacética autora y sólida profesional, excelente comunicadora y periodista que difiere de nuestros anteriores entrevistados, resultando ser una excelente alumna y maestra en sí misma, merced a su corta pero dilatada carrera periodística, por la que ha tenido la suerte de trabajar y formarse en algunos de los centros más relevantes de nuestro país, como RTVE o Grupo Cero. Esperamos que sus contundentes y objetivas respuestas ayuden a algunos de los lectores de este blog a perfilar nuevos puntos de vista en este mundo tan simple pero a la vez tan complejo que representa en sí mismo la literatura.







Entrevista a Mónica López Bordón
(por Ángel Brichs)



A.B. Después de leer un poco acerca de usted, podríamos decir que, fuera del ámbito perodístico al que ha dedicado bastantes años de su vida y del que le sobreviene una corta pero densa carrera, tanto en televisión, radio e incluso en cine; dentro del ámbito estrictamente literario, ¿cómo se definiría?

MÓNICA: Dentro del ámbito literario soy poeta y escritora. Leo y escribo cada día con la intensidad y el deseo de encontrarme siempre con algo nuevo, desconocido.

A.B. Como Directora de Comunicación de GRUPO CERO ha protagonizado todo tipo de actividades para ayudar a la difusión de las escuelas y talleres de dicho organismo, el cual se ha considerado por muchos entendidos como una de las escuelas más vanguardistas a nivel europeo. Una entidad que basa su actividad formativa en la poesía y el psicoanálisis, como ayuda para reforzar la creatividad del individuo. ¿Cree realmente en este tipo de talleres como una herramienta imprescindible para cualquier escritor?

MÓNICA: La Escuela de Poesía y Psicoanálisis GRUPO CERO está en Madrid desde 1976, imparte su enseñanza en los cinco continentes con sede también en Buenos Aires y Brasil. Continúa la enseñanza de Sigmund Freud que él ya dejó escrita en su obra “La interpretación de los sueños”: sumar la poesía al psicoánalisis, algo que ha llevado a cabo el poeta Miguel Oscar Menassa con el movimiento científico cultural GRUPO CERO. De sus talleres de poesía, que se empezaron a impartir en 1969, se han formado un centenar de poetas. Los talleres son una herramienta de trabajo, de lectura, de producción donde se tiene en cuenta lo grupal.

A.B. No obstante, algunos escritores piensan que los talleres de escritura son un medio para perfeccionar la escritura y no un vehículo formativo en sí mismo, ya que ultiman que el arte no se forma, se lleva dentro. Digamos que, según ellos, en un tanto por ciento muy elevado, el ingenio creativo, el cual es innato en el autor, corresponde a un setenta por ciento, mientras que la formación correspondería al resto. ¿Está de acuerdo con ellos?

MÓNICA: La poesía es fruto del trabajo. Todos llevamos un poeta dentro, la cuestión es trabajarlo y cultivarlo. De tal manera que la poesía como la cultura está al alcance de todos, luego hay que sumarle el deseo a querer realizar ese trabajo, a insistir en la escritura y permanecer en ella. Cuando vives con la poesía la vida ya es otra vida. Miguel Menassa desarrolla un estupendo escrito titulado “La lectura como producción” (Libro “Freud y Lacan Hablados – 1-". Editorial Grupo Cero) donde vemos que la lectura es la base de la producción, de la escritura”. Un trabajo.

A.B. Yo mismo, como miembro de la Junta directiva de una entidad cultural vallesana con una larga trayectoria cultural y gracias a poder tocar el mundo cultural día a día durante más de trece años, pienso que en nuestra sociedad, en cuanto a materia de cultura se refiere, las cosas no se hacen bien. Los chicos que salen del instituto y más tarde de nuestras universidades no leen y se cultivan muy poco, a diferencia de nuestra generación. O sea, la suya y la mía. Algunos críticos opinan que se debe a que la actual formación educativa ha perdido el método de enseñanza clásico de hace una década. Antes se leía más. Y no hablo de literatura comercial o Best sellers, sino de una larga lista de libros de filosofía, clásicos de la literatura y otros pares, que hacían desarrollar al estudiante su cultura y crearle un criterio más cultivado que el de hoy. Un criterio que a día de hoy se ha transmutado en un gran interés por los nuevos canales tecnológicos como internet, con sus comunidades y foros que abarcan todo tipo gustos y actividades. En lo que respecta a la literatura, en los últimos cinco años, la red de redes ha sido protagonista de una invasión de comunidades, blogs y foros que día a día visitan más y más aficionados. Usted dijo recientemente, en una entrevista radiofónica, que internet representa para sí una herramienta imprescindible pero, ¿realmente cree que es un buen método difusor de la literatura o sólo es un canal comunicativo alternativo difuso para pasar el rato, donde se encuentran más "fans literarios" que autores, y que por algunos se considera como un elemento dotado de un dudoso rigor informativo?

MÓNICA: Siempre de lo que se trata es de sumar. Si hacemos un análisis de aquí a 20 años atrás queda demostrado que el avance tecnológico nos supera si no lo entendemos y no sumamos sus capacidades comunicativas. Nunca pensé que iba a ver una clase de quince o veinte alumnos con pizarra digital, tomando apuntes en el ordenador y con intranet para cada aula donde se puedan compartir trabajos, notas, documentos, etc. Eso ya se vive en las aulas de los colegios españoles. Es un avance tecnológico que debería sumar la literatura, la filosofía, las matemáticias y toda la cultura en general, ahora, otra cosa es la calidad de la enseñanza y lo que se enseña, cuestión que sigue dependiendo del Ministerio de Cultura, de los centros educativos y de los profesores.
Posiblemente el contacto que nosotros tuvimos con los libros haya empezado a desaparecer, sobre todo en las nuevas generaciones que ya nacen con el móvil, la consola de videojuegos, el portátil y la playstation y ahora veremos si usan el e-book o prefieren navegar por la red.
Luego hay que saber que no todo lo que está en internet es válido o verdadero, que las redes sociales tienen un funcionamiento y una utilidad estrictamente relacionada con el objetivo de esa red (puesto que hay miles y de temas cada vez más diversos). Los blogs son un canal de difusión dentro de las posibilidades que ofrece hoy por hoy internet, de cada uno depende saber qué lee o a quién sigue, hay algunos que relizan una estupenda labor educativa.
Y respecto al rigor informativo es algo que siempre debe estar en duda permanente pero no sólo con los blogs, también con la prensa, la televisión y la radio, a mayor politización menor rigor informativo en todos ellos.

A.B. Y de los e-books, ¿qué opina? ¿Cree que en el futuro, prueba del coste ínfimo comparado con el papel que significa la edición digital, se irá acortando el camino a las publicaciones tradicionales?

MÓNICA: Convivirán como hoy convive el periódico de papel con el periódico digital, el mercado será más plural y abierto con ofertas para los lectores que prefieran el libro tradicional o el libro digital. Por lo menos eso es lo que se está tratando en diferentes congresos internacionales al respecto, lo que es una realidad es que la técnica avanza a pasos agigantados, la realidad será otra historia.

A.B. Usted misma como autora de más de cinco libros de poesía, poeta ganadora de dos premios de relevancia en España, como son el Premio de Poesía Ángel Miguel Pozanco por la obra “Claros improvisados” (2009) y el Premio Nacional de Poesía Hernán Esquío (2006), después de licenciarse en Teoría de la Literatura por la Universidad Complutense de Madrid y tras muchos años de duro trabajo en talleres y cursos para escritores, ¿cómo se calificaría, en cuanto a escritora?

MÓNICA: Mi primer libro “Mitos Azules” (en colaboración) salió en el año 2004, después se publicó “Árbol de sol” en 2007, y en 2009 recibí el premio de Poesía Ángel Miguel Pozanco por el libro “Claros improvisados” que todavía no ha salido a la luz. Estoy preparando el próximo trabajo y formo parte de distintas antologías internacionales de poesía. Colaboro con revistas nacionales e internacionales y me acaban de incluir como una de las cien mujeres bercianas relevantes, la verdad, llegados a este punto, me define la tenacidad, el trabajo, la entrega y la pasión por la poesía. Así es como lo vivo.

A.B. En una entrevista que le hicieron el pasado día 20 de Octubre de 2009 en Radio Morata para el programa del escritor Francisco Legaz titulado "el bosque de las palabras", usted afirmó que "Árbol de Sol" es un libro dedicado, muy especial. ¿Por qué?


MÓNICA: Muy especial porque disfruté muchísimo escribiendo cada poema, me ha dado tanto que no lo puedo definir, es un desnudo sutil donde se toca la piel de las palabras, como dice alguno de sus versos.

A.B. En Canarias he conocido a muchas escritoras reputadas, una de ellas es Ibiza Melián, la cual posee una bitácora en la comunidad del diario EL PAÍS digital. A la par que ella, veo que también usted utiliza un léxico no excesivamente cargado, y perfila la retórica simple, entendedora, sin excederse en retoricismos vanos ni giros expresivos. En lugar de ello, he notado en su poesía un ritmo rápido, alegre y provisto de un sentido total, al que, verso a verso define claramente la idea que quiere dar, fruto de una estudiada metodología, con una introducción, un nudo y un desenlace que remonta con el título o el concepto que quiere expresar en el poema. Esa claridad o, mejor expresado, clarividencia literaria, del mismo modo que los cuantiosos recursos expresivos que posee, ¿provienen de ese carácter guanche apasionado y objetivo?


MÓNICA: Leo a grandes poetas, mi escritura está influida por César Vallejo, Rafael Alberti, Jorge Luis Borges, Federico García Lorca, Gabriela Mistral, Alfonsina Storni, Cesare Pavese, Pedro Salinas, Miguel Menassa, Carilda Oliver Labra, Raúl González Tuñón, Enrique Molina, Luis Cernuda, Louis Aragon, Almafuerte, Miguel Hernández, Vicente Huidobro o Rubén Darío por mencionar a algunos de los poetas que me trabajan entre otros, esa diversidad enriquece. Es más la manera de mirar a la vida, de gozarla y de vivirla con felicidad, que también, es un trabajo.

A.B. Cuéntenos una efeméride, algo interesante que no sepan nuestros lectores acerca de usted.

MÓNICA: El 10 de octubre de 1998 leí por primera vez el verso: “Si es posible el poema es posible la vida”, estaba publicado en la revista de poesía “Las 2001 noches”, esa misma semana me anoté al Taller de poesía Grupo Cero en Alcalá de Henares y ahí continúo. Luego en la revista “El indio del Jarama” leí esta que también me encantó y la tengo como referecia en mi blog: “La poesía no tiene edad”. Y diez años después, el 26 de septiembre de 2008 me anoté al taller de poesía que coordina los sábados por la tarde en Madrid el poeta Miguel Menassa. Dos fechas y dos versos inolvidables en la poesía.

A.B. Y para acabar, díganos, ¿qué nos tiene preparados para el futuro Mónica López Bordón?

MÓNICA: Para el futuro, siempre, escribir el próximo poema.










Sobre la autora...


Nacida en Las Palmas de Gran Canaria (1976), Mónica López Bordón es el vivo ejemplo de una joven que se ha hecho a sí misma medio la experiencia y voluntad inquebrantable de aprender constantemente. Licenciada en Ciencias de la Información (Periodismo) y Licenciada en Teoría de la Literatura (ambas en la Universidad Complutense de Madrid), esta poeta, periodista y escritora, actualmente es Directora de Comunicación de Grupo Cero, Coordinadora de Prensa, Comunicación e imagen de ACEDAP y columnista del semanario Puerta de Madrid. Pero, para llegar hasta aquí, muchos han sido los caminos por los que ha tenido que concurrir. Coordinadora de Prensa para la Secretaría de Estado de Servicios Sociales, Familias y Discapacidad. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (2006); redactora desde el año 1995 en cadenas televisivas, emisoras radiofónicas y agencias informativas como TVTRANS/CANALMETROMADRID, Agencia EFE, Telemadrid, Televisión Española y Radio Nacional de España; gracias a sus premisas: trabajo y constancia, se ha hecho a ella misma valedora del título del blog de opinión desde el que escribe en el Diario El País en su versión digital: “Vivir para contarla”. Una sólida frase para una autora joven pero ambiciosa, la cual no ha perdido ni un segundo de cada minuto de todas las horas y días que ha vivido. Una escritora y poeta que, sin dejar de escribir, también ha hecho cine, ya sea en tareas de coordinación y dirección, e incluso como actriz ella misma en el cortometraje El mecánico y la fotógrafa, rodado en Madrid en marzo de 2006.

En el año 2006 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Hernán Esquío concedido por la SAF y en 2009 el Premio de Poesía Ángel Miguel Pozanco por su obra “Claros improvisados”.

En cuanto a su obra literaria se refiere, en la que ha predominado siempre la poesía, ha publicado los libros: “Mitos Azules” (en colaboración, 2004) y “Árbol de sol” (2007), entre otros. Ha colaborado y sigue colaborando con varias revistas literarias nacionales e internacionales y está en proceso de publicación para este año 2009 de “Claros Improvisados” un libro de poemas por la que fue recientemente galardonada, y que a continuación tenemos el gusto de ofrecerles dos para que todos nuestros lectores vayan entrando en boca:









ROJA NOCHE ES EL PECADO

Nunca salió de aquella boca
un juramento incumplido,
roja noche
lenta espera
y pecado.
Amé de ti las conversaciones interminables,
los papeles rayados de madrugada,
los ríos pintados en verde,
las arboledas perdidas de los sueños.

Cambiamos impresiones
con el futuro sentado a nuestra mesa
y el presente disolvió todo
como epigrama sin forma,
desgajó cada sílaba
como pecado carnal
de salivas apasionadas.

Mientras dormía
sentí una mano tibia
acariciando el cuello de cisne.



No hubo juramentos incumplidos,
sólo pecados sobre un fino papel
que se fue rasgando en la libreta del tiempo.

Todo rojo,
como la pasión,
todo rojo,
como el amanecer
derramado al sentir la despedida
de nuestras bocas muertas,
de nuestros besos muertos,
de nuestro pecado vivo,
de nuestro amor.







ALBATROS DEL MUNDO

Conversé con sombras la otra noche.
Música celestial abre ojos hambrientos
y tú yo encontrándonos a tientas.

Creceré rodeada por tus brazos
y cubierta de tus besos,
creceré contigo paso a paso
aunque miles de relámpagos declaren la guerra y
amenacen con romper mi cuerpo a pedazos,
con quemar mi lengua
o partir estas manos carpinteras abiertas de vida.

Creceré contigo en el asfalto del tiempo
y seré un ángel de alas naranjas
que vigilará los molinos para moler el silencio.
Serás la mitad de los vuelos,
la que me recogerá en cada muerte,
la que permanecerá en la calma,
la que me levantará de los naufragios por los
...........................................................................escondites de piratas sin ojos,
la que hará rocas de azúcar y desiertos de palabras.


Esta vez esperas en una montaña.
Apareciste en forma de mujer y volaste como paloma.



Albatros del mundo.







Nuestros críticos opinan...



Por Ángel Brichs
(escritor y crítico literario)


"La definición de escritor para Bordón queda muy lejos de la denominación habitual de artista que solemos darle, al que le añade un acicate: El trabajo."






¿Qué podemos decir de esta escritora? Es la primera pregunta que me suelo hacer cuando tengo que empeñarme a buscar los puntos flacos de cuantos autores hemos comentado y analizado en este blog, ya sea por la vía del artículo o de la entrevista. En el caso de Bordón, me quedé en blanco. No sabía qué decir. La verdad, me gustaría evitar la respuesta a esta pregunta o simular no hallarla. Mas no puedo, ya que la costumbre que tenemos en esta publicación es la de contar la verdad tal y como la vemos, por muy fea que sea ésta. Pero en Mónica no se da este caso. Podríamos decir que ella cumple con todas aquellas premisas que se deberían recrear en una auténtica poeta y esritora. ¿Un arquetipo? ¿Un modelo a seguir? No me gustan nada estos conceptos, ya que yo, igual que muchos críticos y autores mismos, no creemos en las verdades absolutas. Mas, en Mónica, la calificación se nos hace ardua y trabajosamente dura de contestar. Pero buscando las palabras correctas, podría decir que me encuentro delante de lo mejor que últimamente podamos haber leído en poesía. Esta autora, a diferencia de muchos de los hoy poetas y poetisas descafeinados que se usan de la improvisación constante para dar forma a sus poemas, los cuales en su mayoría carecen de una métrica y estilismo como antaño, valiéndose del verso libre en la mayoría de sus formas (haikús, prosa poética...), con sinalefas constantes y un extraño interés para hallar un cambio en el ritmo de entre versos; mientras que en ella vemos todo lo contrario. Bordón cuida tanto el estilo como la métrica, creando una narración subyacente al mismo poema, con un ritmo provisto de una rima elocuente y sobria, la cual va armada con toda una amalgama de retoricismos expresivos que, sin causar un recargamiento excesivo en los versos, ayudan a las estrofas a mantener un significado completo en cada una de ellas, para orquestrar en todo su contenido una continuidad seminovelesca al modo de introducción-nudo-desenlace que hace de sus poemas causa y efecto de un valor expresivo y literario sin precedentes.
En fin, podríamos decir que ellos representan el fruto de un trabajo bien hecho tras una larga y estudiada dedicación. Sin duda, algo muy relevante en estos días en los que corremos. Y es que, para inventar algo nuevo, a veces vale la pena partir de lo que existe, haciendo posible recrear una lírica de calidad, sin caer en la antropía clásica de nuestros clásicos contemporáneos, pero sin desdeñarlos, mostrándonos que con los sonetos, cuartetos y octavas reales también se puede trazar un estilo poético moderno. Un estilo galáctico, del siglo XXI, el cual, lejos de tocar fondo, pese a que la poesía es un género que a día de hoy no es muy apreciado ni por la crítica ni por los lectores, está más vivo que nunca. Vivo y para contarlo, cosa imprescindible si algo quiere ser transmitido. Una cosa que, sin lugar a dudas, Mónica López Bordón hace muy bien.





Copyright:


Del artículo, reseña y entrevista:
LITERATURA DEL MAÑANA©

Con la colaboración de:
Ángel Brichs




De los poemas, imagen y fuentes para la reseña:
Mónica López Bordón©



Publicado en este blog bajo el consentimiento de la autora:
www.literaturadart.blogspot.com









viernes, 20 de noviembre de 2009

Miguel Ángel Segura: “El espectro del miedo”




Nuestro recién llegado colaborador, Miguel Ángel Segura, nos trae dos relatos nuevos para seguir deleitándonos con su atrevida prosa, la cual, suspira dosis narrativas vistas en tiempos pasados en muchos escritores de este género literario, que ha resultado siempre ser tan antiguo como actual.



En su primera aparición en esta página, Segura, ya suscitó polémica y admiración por muchos de nuestros lectores. Un aprecio que nos llegó por vía de algunos comentarios y mensajes recibidos. La redacción de este blog ya le ha rendido honores con el apodo “El espectro del miedo”, por su espontaneidad y exquisita clarividencia literarias. Algo que, cuesta de ver mucho a día de hoy en la mayoría de escritores que conocemos, medio una sintaxis precisa y un lenguaje simple pero bien estudiado, a merced de una pluma que, ante todas las cosas y pese haber hecho suyo el tópico “lo breve, si bueno, dos veces bueno”, exhibe unas capacidades en sus textos que sólo pueden ser contadas por una buena pluma o por el que ha vivido experiencias parecidas. En su caso, Segura, reúne esas dos aptitudes.



Esperamos deslumbrarles otra vez con ésta, a su vez, segunda entrega.









UNA CARTA DE CONFESIÓN



Samuel, te escribo esta carta desde un lugar donde el horror es la sensación más intensa que se vive. Gracias a mis actos hoy estoy aquí, preso de mis malas acciones, no fui un buen padre para ti, ni un buen marido para tu madre, por eso hoy, preso de las llamas del dolor, me encuentro encerrado en este lugar. Desde lo más hondo de mi corazón quiero decirte que me arrepiento de todo lo que hice, no se como pude dejar que os pasase aquello, no hay un instante que pase que no me arrepienta de haber estado impasible ante aquella horrorosa situación....



Samuel, hoy soy un hombre nuevo, este lugar me ha enseñado a apreciar el calor humano, y quisiera decirte que allá donde estés, quiero que sepas que te quiero como jamás podría querer a otra persona; no soporto estar separado de ti ni un segundo más, por eso iré a buscarte cuando salga y no me separaré de ti, ni un solo instante....
Inspector, así terminaba la carta que Roberto Córcoles redactó a su hijo días antes de salir del psiquiátrico. Sin duda un caso estremecedor que dentro de un tiempo será imprescindible para los nuevos portentos en el estudio de las mentes criminales, sobre todo por la frialdad de haberse enterrado vivo junto a su hijo en un lugar inhóspito, en mitad de la nada, y poder perecer así junto a él, pasando unidos el resto de la eternidad.






FIN DE AÑO



¡Necesito una ducha! Tengo que quitarme todo esto de encima antes de que vengan mis padres, que estarán a punto de llegar, hoy es fin de año y tienen que venir a ducharse y vestirse de gala para esa maldita fiesta a la que van cada año. Ese será el mejor momento para hacerlo.
Cuando este solo y tranquilo, pondré musica clásica, me encenderé un puro de los que gasta papá y a disfrutar de los grandes momentos en soledad...
Eso era lo único que quería doctor, mi intención jamás fue quemar la casa con mi hermano dentro.... porque, por mucho que usted diga yo no tengo 94 años ni me llamo Antonio, mi nombre es Francisco Javier y tengo 17.....






Copyright:

De los relatos:
Miguel Ángel Segura©

De la introducción:
LITERATURA DEL MAÑANA
con la colaboración del escritor Ángel Brichs

Publicado en este blog bajo el consentimiento del autor:
www.literaturadart.blogspot.com

Cómo saber hablar en público...





Imaginaros que os encontráis frente a una sala con doscientas cincuenta personas sentadas. Aguardan vuestra presencia. Lentamente, como en un oscuro ritual estudiado para iros tranquilizando en la medida en que dais un paso y otro y otro... Se hace una eternidad, el camino que os separa de la balaustrada donde iniciaréis vuestra conferencia se hace largo, demasiado largo, y sin embargo la corta distancia que os separa de ella se podría trazar con las palmas de vuestras manos. Finalmente, después de concienciaros, de ejercer una presión sobre vuestra mente, y ella, en sí misma bajo vuestro pecho, iniciáis el ascenso del peldaño de poco más de cincuenta centímetros que os hará elevaros por encima del resto. Ascendéis a la tarima y os sentáis en la mesa. Todo el mundo calla. Silencio total. Vosotros pensáis en el sentido de todo lo que hacéis. Un mórbido sentido del humor os embriaga en ese instante fatal. Luego, siguen las dudas, el pesar y el miedo a no saber controlaros, de forma que podáis expresar con claridad lo que queréis decir, suscitando ese interés que todo orador busca. Pensaréis, el público lo es todo. Nosotros nada. Pensamientos de inferioridad e impotencia os acudirán a la cabeza. Pensaréis no ser vosotros mismos y os imaginaréis estar gravitando por el reducido espacio que queda en la sala, como si en un viaje astral os encontrarais. Queréis huir de todo, os despersonalizáis y...en el instante justo de vuestra caída...sorprenderéis a todos los que os escucharon.
¿Somos superhéroes? No. Pero lo pensaremos. Mas no es así. Sólo somos personas normales que huimos del protagonismo, aunque él nos busque. Gente con criterio que, provistos de apropiadas palabras, le habla a la gente con humildad y alegría. Contraemos el diafragma y nos ponemos a intercambiar sonidos agudos y tónicos. Somos los contrabajistas de la palabra. Sabemos tocarla bien y hablarla también. No somos héroes. Sólo somos personas.


¿Cómo saber hablar en público? Dicen que se aprende al nacer. Es innato en nosotros. ¡Sandeces! Uno aprende desde que nace a hablar; estructurar esa capacidad vocalizadora viene luego, gracias a otra capacidad que no despaparece hasta el justo instante de nuestra muerte: LA EXPERIENCIA.



Os recomiendo un ensayo de Marco Tulio Cicerón, el jurista y senador romano que expulsó a Catilina de Roma. Se llama “EL ORADOR”, y concluye todas las herramientas que le son necesarias a cualquier orador, explicado con esa retórica latina típica, no exenta de recargamientos estilísticos y academicismos en toda regla, pero sí englobando de una forma proverbial toda la teórica sobre, como denominó Cicerón, “el arte de la oratoria”. En la versión española en formato bolsillo existe una edición de Alianza Editorial de hace unos diez o doce años, traducida y adaptada del latín, la cual posee numerosos comentarios al margen de cada página, lo que nos permitirá entender mejor muchísimas cuestiones y temas que allí se estudian.


Copyright:


Del artículo:

Ángel Brichs©


De las imágenes:

ABI PAP, 2009©

miércoles, 18 de noviembre de 2009

ELS PAPIRS DE MONTSERRAT


"Catalunya és
dels emprenedors,
científics i investigadors"
Jordi Basté




A la fotografia: l'escriptor Àngel Brichs i el P. Pius-Ramon Tragan, abans de començar la conferència.



En poc més d'una hora i tres quarts, el Biblista, monjo benedictí i Director del Scriptorium Biblicum et Orientale de Montserrat, Dr. Pius-Ramon Tragan, ens va explicar el passat Dijous 12 de Novembre d'enguany a l'Ateneu Terrassenc la història, bases i fets que han fet possible què, a dia d'avui, dues de les col·leccions de papirs més importants de l'Estat Espanyol s'estudiïn a l'Abadia de Montserrat.
L'acte va ser introduït en una breu presentació, pel cap de la Vocalia d'Acció Literària i Filològica i membre de la Junta directiva de l'Ateneu Terrassenc, l'escriptor Àngel Brichs. Allí, Brichs buscà els paràmetres pels que s'estructuraria la conferència, en la mesura que també féu la definició de la matriu de tot el que es parlà: El papir. El papir esdevé d'una planta aquàtica, el Cyperus Papyrus, la qual es troba en massa a les proximitats del Riu Nil. Això, i el clima desèrtic d'Egipte propicià una més bona conservació dels manuscrits que podem trobar en aquest format. Dels escrits conservats en aquesta composició, cal destacar en la seva major part els d'Escriptura Hieràtica (versió escrita simplificada dels jeroglífics), els coptes i, finalment els grecs.



Però per a entendre millor la tasca de recuperació d'algunes d'aquestes peces, que certament es podrien englobar a mig camí de la troballa arqueològica i la hermenèutica filològica, cal valorar el treball inestimable dels que en van fer possible llur conservació. Una conservació que es va fer sovint per pseudo-científics, com el Dr. Roca Puig. Gent que, fugint de la fama, varen ser els únics bibliòfils d'una època on gairebé tot el món fou saquejat per les potències colonials, i que s'erigiren sense sapiguer-ho, com a salvadors d'un dels llegats més notables de la història de la Humanitat. I és que l'escriptura, més que un símbol, és la Gaia Ciència, la mare de totes les coses, la base de tot.
Però els papirs dels que es parlà no fóren de l'època del d'Anana (1320 aC) en l'etapa del faraó Sethi II sinó uns molt més propers a nosaltres, i en més alt grau quan parlem de la nostra tradició cristiana occidental. No parlem de res més que dels papirs sagrats que recullen algunes de les fites més importants del Nou Testament. Però, com va ser possible que arribessin a Montserrat? Bé, per endintsar-nos al centre d'aquesta qüestió cal remuntar-nos a l'època de personatges aventurers i investigadors com el Pare Ubach o el Sr. Eduard Toda, els quals, són alguns dels que permetrien fer possible l'existència del museu egipci de Montserrat, el qual és considerat com un dels més importants de Catalunya, on hi col·laboren personatges de la talla del Sr. Vivó de la Societat Catalana d'Egiptologia. Però, fruït o no d'aquestes recerques, els nostres papirs van arribar per altres vies. En concret, i basant-nos en el treball que es realitza a Montserrat en aquesta direcció, citaríem dues col·leccions, la del Dr. Roca-Puig i la del Pare O'Callahan, anomenada aquesta última com "Palau". Però l'aportació d'aquests dos homes no va estar exent de maldecaps, falta de subvencions i tota mena de "punch bruises" d'aquesta època poc elegant en la que visquem. Poques són les institucions que subvencionen els estudis científics que es duen a terme al Monestir; i és què la realitat simbòlica d'allò que no ens interessa gaire o s'escapa al nostre intel·lecte, no ven. Per sort, no tothom pensa així, i persones com el pare Pius-Ramon Tragan fan possible la continuïtat d'aquell treball esgotador que temps enrere va fer possible recollir trossos de la nostra història aquí i allí; i encara que aquests precursors disposin de fons limitats i poca ajuda econòmica, res farà deturar-los en el seu treball. Aquestes i altres són les proves palpables pel que Montserrat és alguna cosa més que un centre d'atracció turística o un símbol de catalanitat.





A la fotografia: El Dr. Tragan durant la conferència, parlant amb Àngel Brichs





"Quan em trobava estudiant a Aman, va esclatar la guerra del Yom Quippur. A correcuita vaig sortir de l'hotel amb gran soroll d'explosions. Les bales xiulaven per les dos ribes del carrer. El taxista era davant meu. Després de fer uns centenars de metres, ens vàrem aturar. El taxista em va deixar sol i es va endur tot el meu equipatge. Vaig quedar garratibat. Quatre anys d'estudis a l'Orient s'havien anat volant. Al tornar cap a l'Hotel me'l vaig trobar en un carrer. I l'home com si res. Després de pagar-li una suma de diners convinguda, em va tornar les meves coses."
P. Pius-Ramon Tragan



Al cap i a la fi, trobant-nos ja dintre del nostre relat, cal esmenar l'aficció del Sr Roca als Papirs. Una aficció que el va fer agafar les maletes i anar a la seva busca, a Terrassa Santa, des de Jerusalem fins a Byblos, empès d'una mentalitat romàntica pròpia d'alguns prohoms de la Renaixença Catalana. Fa uns anys, i amb motiu de la cessió de la Biblioteca del Dr. Roca-Puig al Monestir de Montserrat, i gràcies a les subvencions obtingudes per la companyia d'assegurançes Reale Seguros de Turí, lloc on es troba un dels museus egipicis més importants del món, va ser possible el trasllat de totes les obres que l'erudit català havia guardat al seu pis del carrer Diputació. La major part d'elles eren textos litúrgics, monàstics i escrits grecs i llatins com un Papir Grec de l'Evangeli de Sant Mateu, datat del segle III dc. (Abadia de Montserrat, 1962), en el que podem trobar algunes fites destacables com els signes diacrítics apareguts en el verso-recto de la Nòmina Sacra, no gaire vistos en aquella època.
D'altra banda, i com a resultat òptim d'aquestes troballes, l'Abadia de Montserrat, i en especial, l'organisme Scriptorium Biblicum et Orientale, el qual es constituí amb membres com el Pare Pius o la Sra. Sofía Torallas del CSIC, han tingut l'oportunitat d'estudiar totes aquestes exègesis per poder abordar la història bíblica d'una manera més exacte i científica, tot conformant a dia d'avui un excel·lent grup d'experts que lluny de guanyar-se la vida, fan el que els hi agrada, i de la millor manera que saben.





El Pare Tragan ha exercit com a professor a Strasburg, a la Universitat de Milà i a la de Barcelona, entre d'altres. També, ha sigut Degà de la Facultat de Teologia de Roma, Rector del Pontifici Ateneu de St. Anselm i en l'actualitat, i des de l'any 1997, és el responsable a Montserrat de l'Scriptorium Biblicum et Orientale, centrat en la recerca exegètica i en la cura de la col·lecció de papirs del Dr. Roca-Puig i del Museu Bíblic, obra del P. Ubach. És autor d'algunes publicacions com ara "El llibre del Càntic dels Càntics" (Bíblia de Montserrat, 1966), Fede e Sacramenti nel vangelo di Giovanni (Roma 1985) o Josep i Àsenet. Traducció del grec, introducció i notes crítiques. (Institut Cambó. Barcelona, 2005), entre d'altres, de les que també en destaquem nombroses col·laboracions en revistes científiques i diccionaris especialitzats.









Fonts: Vocalia d'Acció Literària i Filològica de l'Ateneu Terrassenc



Algunos relatos de Miguel Ángel Segura...


Supongo que algunos de ustedes habrán leído alguna novela de Stephen King o alguno de aquellos relatos “extraordinarios” de E. A. Poe o de Maupassant. Pues bien, el autor que tenemos la suerte en presentarles difiere de todos ellos, aunque no en esencia, sí en forma. Medio los tres siguientes microrrelatos, (El día de Mañana, El pecado y El socorrista) les presentaremos una nueva fórmula de narrativa corta, electrizante y precisa, que combina el rigor expresivo con un lenguaje natural, coloquial, sin academicismos, excepto los necesarios para configurar una prosa que anda a medio camino entre las reposiciones televisivas de series como Stories of The Crypt o The Twilight Zone y los relatos cortos de terror y suspense de un, otrora joven entonces, Rubén Darío.




EL DÍA DE MAÑANA
.
¡Qué dolor de cabeza más fuerte sentía aquella mañana cuando me levanté! Me puse la mano en la frente y notaba como las venas de las sienes palpitaban de forma acelerada, estaba sufriendo un tremendo dolor en el interior de mi rapada cabeza, una resaca como hacía años no tenía, lo cierto es que solamente podía pensar en que carajo habría hecho la noche anterior, porque no recordaba apenas nada, las drogas y la bebida me habían pasado factura sin duda alguna.... “Voy a poner la televisión”, pensé en ese momento, y acto seguido miré mi reloj, ¡caramba, si son ya las tres de la tarde! y hoy tenía que acudir a una cita importante.... Veré las noticias comiendo algo y después me pegaré una buena ducha para despejarme. Pero no pude acabar de ver las noticias, en ella se hablaba de un triple asesinato, el de Carlos, Rubén y Manu, ¡mis amigos! Con los que salí de fiesta anoche, y yo sin recordar nada después de tomarme las primeras copas en aquel garito de siempre. En ese momento todo comenzó a darme vueltas y al mirar a mi alrededor me di cuenta que mi camisa, que se encontraba tirada en el suelo, estaba manchada de sangre. “¡No puede ser! ¡no puede ser!” -me repetía una y otra vez, ¿qué demonios pasó anoche?
En ese instante alguien llamó a la puerta, eran unos agentes de la Policía que venían a hablar conmigo. Los policías me llevaron a comisaría y me tomaron declaración mientras unos agentes de la científica se quedaron registrando mi domicilio. Yo no paraba de repetirles que por qué me llevaban a comisaria y esas personas se quedaban trasteando mi casa, pero los agentes me repetían siempre lo mismo, que me calmase, que no pasaba nada, que en comisaría me lo explicarían todo...


Ese fue el día que me detuvieron por matar a mis tres amigos. Según el centenar de psiquiatras y psicólogos que me han visitado en veinte años que llevo paseándome por prisiones y centros psiquiátricos, dicen que mi tipo de esquizofrenia paranoide con diferentes tipos de personalidad es muy especial y poco común, no han conocido otro caso igual en toda su carrera profesional, incluso los mejores especialistas de Estados Unidos y Alemania estuvieron visitándome y siguiendo mi evolución. Ellos, hasta hace cinco años decían que seguía igual, que no avanzaba, pero sin duda estaban equivocados, por que fue entonces, después de quince años encerrado cuando aprendí a engañar a estos memos, ahora llevo cuatro años haciéndoles creer que ya estoy curado, de hecho piensan que su tratamiento experimental ha sido todo un éxito y me ha conseguido curar la psicopatía; sin embargo ese tratamiento químico lo único que me ha hecho es desarrollar más mi intelecto y mi capacidad de pensar rápido, para poder controlar mejor el entorno y todo lo que me rodea, así no dejaré rastros de mis próximos asesinatos y fechorías...


Mañana salgo en libertad y volveré a matar, en esta ocasión iré a por todos los que hayan leído mi historia, no puedo dejar testigos, este post usa un programa informático que recoge todas las IP de los ordenadores que entran en él, en estos instantes acaba de recoger la tuya, ¡el momento de tu muerte está cada vez más cerca!





EL PECADO


Vamos camaradas, ¡corred! ¡corred!, ¡que nos hemos metido en una zona de guerrillas, malditos aldeanos que nos han timado!... Esa fue la última frase que salió de la boca de mi hermano antes de que lo mataran de un disparo en la nuca. Desde entonces, como mujer brava que soy sólo busco venganza, y hoy la voy a encontrar; terminaré con la vida de la persona que realmente tuvo la culpa de que mi hermano muriese por ese maldito disparo traicionero por la espalda. Ya lo tengo todo preparado, y no me temblará la mano a la hora de la ejecución, pero antes tengo que visitar al Padre Manuel. Voy a cometer uno de los pecados más terribles que el ser humano puede llevar a cabo...... el del suicidio.....





EL SOCORRISTA


Su belleza era absoluta, su mirada llena de pasión, sus labios voluminosos, su escote incitante, era una mujer como jamás había visto una antes, pero lo más increíble es que no dejaba de quitarme la mirada de encima. Fue un jubilo pasional aquel encuentro perceptivo entre ambos, después de aquel día solo deseaba verla otra vez, sólo quería poder tenerla delante mío para besarla y acariciarla suavemente una y otra vez. Aquél día en la playa mientras rescatábamos al bañista resultó ser el más apasionado de mi vida, sobre todo cuando ella llegó en la ambulancia, fue el momento en el que me enamoré. Desde entonces no sabía que hacer para volver a verla, pregunté por ella en la base de Ambulancias pero no sabían decirme quién era. Vaya lástima no
haberle preguntado su nombre, pero no importa, se dice que por amor uno es capaz de cualquier cosa. Que me lo pregunten a mí, ya tengo preparada una escabechina en la playa, donde colocaré varios explosivos en la arena cuando se encuentre llena de bañistas. De esta forma tendrán que enviar a todas las Ambulancias y seguró que así podré volver a verla...




Algunas notas sobre el autor...


Aparte de su vocación de escritor, Miguel Ángel Segura es investigador de fenómenos paranormales, ha intervenido en programas como Cuarto Milenio, el Buscador, callejeros o sobre ciencias ocultas y tradición, entre otros. En la actualidad es colaborador del programa “Sexta Dimensión”, en Radio Nacional de España. Ha sido entrevistado y/o colaborador en emisiones de distintas cadenas televisivas como CUATRO, TVE1 y TV3, entre otras.

También cabe apreciar su inestimable colaboración en la publicación de artículos en revistas como AÑO CERO, Código X y Cataluña Misteriosa.




Copyright:

De los relatos:
Miguel Ángel Segura©


De la introducción y reseña:

LITERATURA DEL MAÑANA
con la colaboración del escritor Ángel Brichs


Publicado en este blog bajo el consentimiento del autor:




MICHAEL JACKSON: EN EL PUNTO DE MIRA







El pasado Lunes, 29 de Junio de 2009 un renombrado escritor que publica en la sección de La Vanguardia y habitual colaborador en los programas "Els Matins" de TV3, Antoni Puigverd, publicó un artículo de casi una página intitulado "Decadencia del imperio pop". Si bien desde la muerte del cantante y productor musical muchos han cargado contra él -ya sea por su extraña personalidad en vida o por la gloria adquirida tras largos años de liderar un brazo importante del movimiento pop, profiriendo insultos y recreando la figura de Michael como una caricatura más del Jueves no se le ha rendido el más mínimo respeto. Todo lo contrario, se ha hecho mofa de él en toda ocasión, y no sólo los que claman desde la prensa rosa o aquellos fans más resentidos sino también por prácticamente la mayor parte de medios de comunicación (tanto digitales como en prensa escrita o televisión) de todo el planeta. Y eso fue posible gracias a las antipatías que Michael se granjeó en vida (escándalos sexuales, presunción de varios delitos de pederastia y una particular adicción a los barbitúricos), que hicieron de él objetivo predilecto de aquellos medios que buscan la noticia más jugosa para cubrir portada de revistas y diarios. Mas no lo habíamos visto todo. Aún faltaban muchas cosas por ver, oír y leer. Y así fue. Era un Lunes de finales de Junio de 2009. Me levanté a eso de las 7.30 horas de la mañana. Cogí el coche, llaves en el contacto, encendí el motor y me fui de la casa en la que resido hacia la ciudad donde trabajo. Una vez aparqué el coche en el garaje de un edificio de oficinas que se halla en el centro, me fui a tomar un café solo en un bar situado a un tiro de piedra de mi despacho. Allí veo doblados varios periódicos. De entre ellos cogí "La Vanguardia". Estaba doblada por la mitad y empapada de café por toda la contraportada. No se por qué pero me dio que habría algún artículo o dato de interés. Y mirando, mirando, cuando estaba por la página diecinueve, lo vi. Estaba allí, como por arte de magia. Yo no lo había buscado, pero parecía ser ese tipo de párrafos imantados que te buscan sin parar, y no cesan hasta que dan contigo. Hacía un día y medio de la muerte de Michael Jackson, un asunto muy jugoso... La verdad es que todo el mundo fija su mirada en estas efemérides cuando suceden. Y la de Michael no era una cualquiera. Leí el artículo en poco menos de dos minutos: el título era bastante sugerente. Entonces me di cuenta de que la gloria y el éxito no se salva nadie. Pero la verdad es que no había visto nunca a alguien al que le tuvieran tanto en el punto de mira una vez muerto. Ya no se trataba sólo de la prensa rosa o amarilla, ni tan sólo de medio mundo periodístico. El "terror" se pasaba al sector literario. Siempre había tenido un gran respeto a cualquier colega que se dedica al "poco cotizado deporte" de la crítica, ya sea musical, artística, literaria o cinematográfica, cosa que al acabar de leer ese documento ya no podía continuar pensando igual. Podría definir en varios términos la ignominia y pedantería de dicho escritor pero no es algo que deseo hacer aquí y ahora. Él no tiene la culpa; sólo la tienen aquellos que abogaron por la primacía de la supraobjetividad como método para fundamentar la estética periodística. Una objetividad que, frente a un léxico sencillo, llano y directo utilizado por el autor que hace que la lectura sea muy fácil, queda trasnochado por una lógica demasiado visible que convierte lo que se dice en algo más bien propio de un libro de educación infantil que de una expresión personal de la realidad que quiere siempre sugerir cualquier artículo.
En el artículo, Puigverd cimienta las bases de un "declive de un imperio pop" con una manzana podrida que podría sugerir una metáfora facial de en lo que Michael se había convertido. Medio puntos de vista más propios de una novela de Isaac Asimov -pero sin el sustrato científico que las caracteriza- quiso componer una idea categórica de aquél tópico tan usado hoy en día como es el monopolio musical de Internet. El autor profundiza mucho más en ello y se atreve a decir que el fenómeno que representa hoy día la red, con miles de portales que ofrecen descargas gratuitas y/o bajo precios muy módicos, amenazan la continuidad y existencia de hitos musicales como Michael Jackson. Eso sería como decir que la música se genera en internet y que los músicos no existen. ¿Qué paradoja, no? Puede que Antoni esté preparando una máquina del tiempo para viajar al 1984. Imaginaros, un mundo sin arte, ni artistas, sólo música almacenada...¡da miedo pensarlo!
Seamos realistas. Internet es importante, sí. Es un canal de comunicación de masas pero dista mucho de ser una fuente de ideas ya que la vida está fuera, y siempre lo estará. Internet es un objeto inerte e inexpresivo por sí mismo. ¿O es acaso un módem-fax o incluso un teléfono, ya sea inalámbrico o móvil una herramienta "inteligente"? Lo dudo. En sí no es más que un vehículo de comunicación, un intermediario entre dos o más interlocutores, que somos nosotros desde el mundo real. La red no es más que un cementerio de ideas almacenadas; un gran banco de conocimiento, al que día tras día vamos depositando nuevas ideas. Mas él no las crea, nosotros las creamos. El artista es insustituible. No creer en ello sería negar la propia existencia del arte.
Estas y otras cuestiones podemos discernir del tratamiento inexacto, impreciso y de pocos escrúpulos que mantiene Puigverd en su artículo. Un criterio muy pobre que engloba sólo una vertiente "poco lineal" y muy tendenciosa de abordar la situación cultural que el mundo de hoy nos ofrece.Y todo ello es producto de lo que veníamos contando al principio, aquí visto por el desgaste eidético de escritores como el citado. Escritores que hallan, por medio de ese estilo hiperobjetivo, una forma maquinal de escribir, recreando la farragosidad del periodismo excesivo y convirtiéndose en escritores objeto, carentes de cualquier idea propia.
Es por eso que nos hace creer en algo nuevo y dejarnos de todos los aspectos rancios a la hora de valorar la cultura actual. Una cultura que, a menudo nos parece hasta ajena a nosotros, aunque siempre será algo propio y nuestro. La esencia cultural de la humanidad ciertamente ha cambiado durante el último siglo, pero no lo ha hecho suficientemente. A menudo, como estando por encima de todo creemos poder valorar con un aprobado o suspenso esa cultura actual como vehículo de masas, ente que cada día va cediendo terreno a instrumentos como internet, como muy bien decía Puigverd. Pero de ahí a anular la capacidad de difusión y creatividad dista mucho de ello. Los artistas siempre existirán y serán necesarios, aunque algo sí es cierto, la cultura es algo cada día más distante a la sociedad actual, la cual vive anabolizada por dos drogas duras que la anula día a día más como personas: El trabajo y el dinero. ¿Cambiar eso? No lo vamos a cambiar. Pero cabe decir que esta forma de funcionamiento tiene la vida finita, ya que la excesiva maquinalidad de la gente no obedece al principio fundamental de la humanidad. Más que criticar a fenómenos de masas e iconos musicales que forman parte de nuestra historia moderna como Michael, vale la pena que nos fijemos en el por qué de la situación cultural-artística que vive nuestra sociedad en la actualidad, y la falta de nuevos iconos y fenómenos de masas, tan necesarios como lo es el mismo arte que ellos pueden ofrecernos.


Este artículo fue remitido al diario La Vanguardia de Barcelona, como respuesta al artículo de Antoni Puigverd, "Decadencia del imperio pop", publicado el pasado mes de Junio de 2009.







Copyright:

Del artículo:
Ángel Brichs©



De las imágenes:
Abi Pap, 2009©


La llegenda d'en Gaspar Malasang (conte)



Pels volts de Ribera d'Ebre, entre les quatre i les cinc de la tarda d'un dia d'Agost del 1938.

A ca la Marcela omplen cantis de vi. Ténen por que els nacionals fotin enlaire la taverna. Ells són nacionals però en la guerra, mai se sap, quan és l'hora de la brega... I ells ho sabien. Eren mala collita! -deien els veïns. I la veritat, no s'equivocaven gaire. Era cosa de familia. L'avi un isabelista, l'àvia una patrona amb unes bones rendes, el pare, de família del José Antonio, la nena, una barjaula amb molt males puces. I el nen...Ai del nen. Un tros de nàpia el separava del cos. I no pas per fer-lo més arrugat amb les dones; no era la lletjor el que les feia fugir sinó...
-Gaspar! Gaspar!
-D'on vénen aquests crits? -li esbentà a la Clara, la mossa que rentava les cassoles, que en aquell moment es trobava més a prop de la porta i podia veure millor el que passava a fóra.
-No ho se. No hi veig ningú. -digué, tota despreocupada, sense importar-li res de tot allò.
-Collons! Si que n'ets de brètola. Només vas d'esma esperant alguna propineta, tu. -li engaltà un cop al cul en un clar signe de dubtosa condescendència, més voluptuosa que llegítima.
La noia no li donava importància. El vailet era l'únic de bò que podia esperar d'aquella família. I a més, la calentava per les nits.
L'estarracat sortí per la porta i es trobà amb un regitzell d'armes que li plantaren al davant, just al tocar dels seus peus.
-Òstia, Bernat. Què fots? Ets tontet o què, tu?
-No, no, perdoni tinent, es que estic eufòric sap?
-Cony, i per què? -féu amb cara mústia en Gaspar, tot esperant-ne alguna de no gaire agradable.
-Veurà, és que hem pescat dos colomets que volien passar l'Ebre...
-I on és la seva barca? -preguntà en Gaspar, fent burla.
-Barca? Nedant anaven.
-Que et vols fotre de mi o què?
-El que sent!
En veure l'impertèrrit tinent la cara seriosa del brigada, es posà ferms i donà dues voltes a la munió d'armes que s'arrengleraven davant de casa seva, tot buscant alguna possible pista per resoldre aquell cas tant absurd com ridícul. I és que, qui podria ser tant boig com per intentar creuar aquell riuot a força de braçades. Per cagar-s'hi!
-A veure Bernadet. Reunexi la tropa, que això no s'ha acabat.


En poc més d'un quart d'hora es presentaven cinquanta regulars armats amb mausers dels 98, baionetes cintades a les corretgeres i doble càrrega de cartutxos, tres sergents d'escamot fintant fusells ametralladors i pistoles lugger stoegger a la funda. De porta endavant surt el tinent, amb una samarra vermella de falange amb unes lletres blaves que s'erigien a prop del pit "España o muerte". El cobria un impermeable prim de color negre amb una àliga daurada al centre. El seu cap, descobert per la meitat, amb una gorra negra com la nit i un farbelant de color daurat que queia com una palmera sobre la mateixa.
-Endavant, tropa! -digué
I a pas lleuger feren cap al riu en poc més de cinc minuts.
Al ser-hi, els va fer dividir en tres grups, per tal de buscar possibles pistes que els poguessin conduir als rojos fugats.
-Maleïts comunistes! No entenc com s'ho han fet. -remugava en Bernat.
-Si ho sapiguessis, a hores d'ara series coronel i no un trist brigada! -li esbentà en Gaspar
-Com dius? -va dir valent en Bernat.
-Que ets un sòmines! Veus. -i li ensenyà la barca enfonsada a la riba. Aquests rojos, sembla que són més intel·ligents que tu. Què et pensaves que havien vingut amb les armes al coll i nedant? Psshe
-Usted tenía razón, teniente. Era imposible que hubieran cruzado el río a nado. Se habrían ahogado antes de alcanzar la orilla. -Comentà apropiadament en Gustavo, el sergent major; un madrileny de Vallecas que acomplia destí en aquell indret.
-Bien Gustavo, sólo quería hacer ver a este payés que mostrara atención de aquí en adelante. -aclarí en Gaspar.
-Estic segur que aquests maricons de merda s'estan passant per l'adreçador a totes les putes de la vila!
-Com diu? -preguntà el Bernat tot esberat.
-Que segur que es deuen estar fotent una orgia pagana a la casa de la Flamenca i les bessones. Aquelles males pècores fa temps que les vigilo. Ténen la mà foradada i he sentit dir que alguns membres dels regiments de la Serra de Cavalls els hi deixen bones propines.
-Però això no és possible. Els hauríem vist!
-Vols dir? -li fa una ganyota en Gaspar -Com aquells rojos que anaven nedant?
Part de la tropa que es trobava allí riu, mentre en Bernat intenta escapolir-se cap a la ribera del riu, on encara busquen cadàvers les altres dues seccions.
-Bé, ja m'han tocat prou els ous! Anirem a fotre'ls a aquests comunistes de merda! Tots cap als camions!


Una hora de camí aguantant polseguera i esquitxos dels bassals dels camins poc transitats de les afores del poble quan vàrem tardar en arribar a tres jornals de la pensió de la Flamenca. Era una casa de barrets força normal, si no fós perque la flor i nata de l'exèrcit republicà s'hi passés nit sí nit també. Nosaltres no hi anàvem mai. I no era per por a les gonorrees, que també. Era...més aviat per trobar-se en una posició, com dir-ho?... estratègicament incorrecta. O sigui, difícil de defensar. La casa era al bell mig del no res. Una barraca de dues plantes que amb prou feines s'aguantava dreta. Ens vàrem situar davant d'unes rocasses que tapaven la visió que pogueren tenir des de dins la "porcada". En col·locar-nos, vàrem veure sortir una donota de més de cinquanta anys amb una pitrera que li arribava fins als peus, amb una galleda plena de pixats.
-Es veu que sel's hi ha embussat la clavaguera. -féu en Bernat, tant estúpid com sempre.
-Què et penses que al poble en tenim? -li digué en Joaquim, el que va combatre el Marroc feia deu anys.
-El que passa és que al poble tenim el riu més a la vóra! -afegí l'Eduard Bascompte, el cap d'enginyers.
-Te'l pots creure, ell n'és un entés en la matèria. -finalitzà en Pedro Giménez.
-Vinga marrecs, prou de ferralla! A callar! -ordenà secament el tinent. -Ens esperarem fins la nit i llavors entrarem a sac.
-Què vols fer? -li preguntà en Bernat
-Cremar-ho tot i prou. Un tema menys del que pensar.
-Però no ho pots fer! -el qüestionà altra vegada el brigada
Aleshores, en Gaspar agafà una navalla d'afeitar, la que li va comprar al gitano Perico ara fa dos anys i li clavà a la iugular.
-Això és el que us espera si no obeïu les meves ordres. -Mireu que és fill de puta aquest Bernat, és mort i encara se li veu la riallada. -Ho heu sentit cabrons?
-Sí tinent!!!!
Vint torxes enceses avançaren fins a la casa ben entrada la nit. En llançaren dins algunes i altres fóra. La barraca no tardà en cremar. Crits d'espant es sentiren de bon principi; crits que foren eixordats pel foc d'ametralladora i l'estrall sec dels fusells al disparar. Dues hores més tard no quedava més que un gran munt de runes i una vintena de cossos carbonitzats. Va ser difícil distinguir uns dels altres. Tret de les meuques, macarrons i la madamme, segurament deurien ser deu o onze rojos dins la casa de la Flamenca.
-Heus ací un final per a un principi! -cridà en Gaspar -És el problema dels baixos. A vegades no et fan pensar.


Una profunda rialla clamà per l'horitzó. Mentrestant, les reraguardes republicanes es retiraven cap a Gandesa. La batalla de l'Ebre s'havia acabat.




.

Copyright:


Del conte:

Àngel Brichs©

martes, 17 de noviembre de 2009

Un "Stop Motion" diferente




"Be yourself; everybody else is already taken" Oscar Wilde



En la revista TIEMPO salió hace pocos días un reportaje que me impactó. Hablaba del bombardeo indiscriminado con proyectiles de uranio enpobrecido utilizados por las fuerzas aéreas estadounidenses y aliadas en Iraq, en 2004. Concretamente, la acción se situaba en Faluya, una ciudad cercana a Basora, cruelmente castigada durante la guerra. En ella se han detectado casos de mutaciones genéticas entre la población civil. Basora, que tiene un legado cultural de más de siete mil años, situada en medio de lo que los historiadores denominaron como "El creciente fértil", fue la cuna del Califato Abbasí durante más de trescientos años, conservándose multitud de tesoros arqueológicos de lo que en otros tiempos fue el "centro del mundo". Babilonia, Persia, Accad, Sumeria; numerosas civilizaciones se asentaron entre las fronteras de este estado inventado en la primera mitad del siglo XX que se llama Iraq. Una tierra que posee uno de los legados literarios más notables del mundo árabe, con cronistas y traductores de la talla de Salm Abu al-'Ala', primero que tradujo la correspondencia de Aristóteles con Alejandro Magno al árabe.

Asimismo, y con la catalogación en un compendio de todos los libros de Bagdad por el librero Ibn al-Nadim, se originó un interés desmesurado por constituir en "nadims", ensayos o breviarios, de los que se servían para aconsejar o como fuentes de consulta de textos para los Califas y altos funcionarios del estado.

Aparte de muchos textos anónimos como las historias de Simbad o el Antar bin Shaddad que fueron el fruto de la recopilación de la tradición oral, muy arraigada en los comienzos de la literatura árabe, autores (también iraquíes y persas) como Ibn abi Tahir Tayfur o Shams al-din Muhammad ibn Daniyal, y muchos más, gracias a sus tratados humanistas y obras escritas, empezaron a fomentar una literatura árabe de gran riqueza que se ha ido remitiendo hasta nuestros días, con escritores de la talla de Amin Maalouf o Khalil Gibrán, entre otros. Fruto de la colonización durante los siglos XVIII al XIX de numerosos territorios musulmanes por potencias como Inglaterra, Holanda, España o Francia, fue posible que numerosos textos árabes, entre los que destacaron manuales, tratados sobre geografía, historia, matemáticas, se tradujeran del árabe. Pero no fueron solamente estos correlatos académicos lo que buscaron los escritores del Romanticismo y novecentismo europeos sino piezas con las que construir entornos idílicos para sus novelas o sus versos de amor. Asimismo, la literatura épica árabe, las Maqamas (prosa poética) y la poesía amorosa y novelas de ciencia ficción como el cuento futurista de i Awaj bin 'Unaq, que habla de un gigante que viajó a la tierra desde un planeta lejano, inundaron las bibliotecas de los más remilgados y puritanos eruditos occidentales. Un claro ejemplo de ello fue El Conde de Montecristo, una novela con notables influencias arabizantes. Por no hablar de algunos textos literarios hispánicos como la Historia del Abencerraje y la Hermosa Jarifa, entre otros.



Es por ello que me siento muy mal cuando veo esos atropellos cometidos, como no, por los siempre tan ineptos políticos de distintas naciones del mundo. Algo que me sabe muy mal, y mayor todavía, cuando muchos de nosotros hemos bebido alguna vez de la fantasía de los cuentos de Aladino o de las historias de las Mil y Una Noches, sintiendo en nuestro interior aquel romanticismo árabe, la nostalgia embriagadora de lo prohibido; el nexo a la par antagónico, a la par no tan distante del amor-odio entre oriente y occidente.



En la fotografía: Conjunto en el que destacan los pantalones "Harenes" de Dior; donde observamos que los conceptos árabes aún son de rigurosa actualidad en el mercado de la "Haute Coutoure" occidental actual.



Una clara muestra de esa escenificación árabe en nuestros días fue la ambientación fantástica que hacía gala en sus efectos especiales el célebre director de cine Ray Harryhausen, el cual, con su técnica personal más depurada, consiguió elevar el Stop Motion, a una categoría, como algunos críticos han comentado, de arte. En las diferentes películas ambientadas en el mito de Simbad el marino, descubrió una débil frontera entre la realidad y la ficción. Y es que, cuando crees en lo que haces y eres tú mismo, todo puede suceder, como decía Oscar Wilde. No es mi interés ser pragmático o egomaníaco en esta reflexión que he hecho, mas, espero que sirva para algunos para cerciorarse de que no somos tan diferentes los unos de los otros, y es más, si nos respetamos y valoramos mutuamente, podremos complementarnos. Y ello es algo útil, preciso y necesario, ya que en los momentos en que vivimos, pese a esa gran tragedia griega que se imprime cada día y que se llama historia, tenemos que ampliar nuestros derechos, y eso sólo lo entiendo de una manera: Compartiendo; “sharing”.





Copyright:


Del artículo:

Ángel Brichs©
escritor y crítico literario


¿Un cerebro portátil?




¡Despejémonos nuestro cerebro o nos va a reventar!
Hace un par de días leí un artículo en el Periódico de Catalunya, titulado "Esclavos del Clic". Allí se comentaban algunas afirmaciones del autor del libro "The tyranny of email", el escritor y crítico literario John Freeman, y eso me dio en qué pensar. Allí se hablaba de los defectos psicológicos que puede sufrir una persona normal que está inmersa en contestar más de cien mensajes diarios, algo que, tarde o temprano, y en su parte negativa, le hará partícipe de un mayor aislamiento social, creándose su submundo digital. Es algo que he podido valorar en algunos de los más de sesenta mensajes que recibo cada día de diversas partes del mundo. Es el poder del clic. Pero, ante todo, se debe ser persona. Por salir al parque a leer de vez en cuando, ir a pasear al perro o meterse dentro de las sábanas haciendo "manitas" con tu pareja, no te va a pasar nada. Uno, ante todo, debe, reintegrarse, olvidarse de la pantalla, la cual sólo sirve para comunicarnos "en parte", y vivir nuestra vida. Una vida que debe ser nuestra, pero no hacerla caminar hacia la impersonalidad y la relación "interactiva" con gente que ni conocemos ni nos han visto jamás. El egocentrismo no es bueno. Dista mucho de serlo. Así que, no nos dejemos llevar por nuestra mano, y sed libres, y usad el netbook de manera responsable, para consultar información, y no para estar enganchados todo el día; ya que vuestro ordenador no es vuestro guía sino un medio para lograr un fin y no el fin en sí mismo. El entender todo eso nos hará más libres, libres de nuestras obsesiones y libres de nosotros mismos, de nuestros vicios y malos hábitos, los cuales sólo nos llevarán a padecer alguna patología psicológica tarde o temprano. Internet es libertad informativa sí, pero también puede resultar una cárcel virtual de la que podemos tardar mucho en salir. O no salir nunca. En fin, ¡no os obsesionéis! ¡sed vosotros mismos!



EL ETERNO AGUAFIESTAS


Imágenes:

ABI PAP, 2009©

Literatura Online



Desde hace muchos años, hemos estado acostumbrados a leer entre las apretadas páginas de algún enjuto volumen, sin darnos cuenta de que nuestra mirada estaba envuelta entre las sucias aguas de algo marginal, tendencioso. Estábamos acostumbrados a dejarnos aconsejar; nos gustaba, en sí, mucho más el guiso que nos ofrecían que el que nosotros podíamos fabricar. Y es que no teníamos elementos para cocinarlo.
Durante largo tiempo hemos vivido en una cárcel, en una prisión donde sólo existían un plato de sopa y un pedacito de ternera adobada que nos servía de rancho. Nunca hubiéramos pensado más allá de esas cosas, ni tan solo imaginado que existieran exquisiteces culinarias que pudieran adornar nuestras bocas. Nos encontrábamos encallados. Inmersos dentro de una letrina infecta donde nadie podía expresar lo que quería ni decir lo que pensaba.
Pero eso ha cambiado. Ya ha llegado el momento en que podemos saborear aquello que nuestro inexacto paladar nos induce a pensar, a ser, a escribir y leer. Hemos logrado aquella "libertad total" de la que hizo gala Kropotkin. Pero una libertad digital y no real. Una libertad comunicativa, de expresión, de las ideas, no del Ser, el cual aún dista mucho de conseguirla. Pero ello ya es algo. En sí, es lo más importante, ya que el que puede expresarse con respeto, educación y criterio, entabla un diálogo ó un debate, arguye a pensar "diferente" y ensalza el conocimiento, que es el fruto directo por el cual el Ser Humano justifica su existencia.



Hace unos días, en una columna del diario "El Mundo", el escritor Antonio Gala manifestaba: "Hoy, en que todo huele a podrido, los alrededores de ciertos personajes se han hecho inhabitables. Y no es Briatore el único. En cada calle hay uno con menos éxito que él. Pero con idéntica hediondez". Esto nos podría parecer algo común, que siempre ha existido; hecho del que ya les hablamos hace unos días en esta página. Pero, si lo miramos desde una óptica más amplia, ¿qué podemos descubrir?
Menos días han pasado desde que el Sábado anterior, la escritora Silvia Alcántara, autora de la novela en catalán más vendida durante el año 2009, "Olor de Colònia", declaraba ante el Diario de Terrassa: "Hay muchas novelas que han conseguido vender 25.000 ejemplares, pero la mía lo ha conseguido en sólo ocho meses". ¿Podría ser eso orgullo de escritora o una realidad que ya ha dejado de ser un secreto a voces? No lo sé. Pero, lo que si sé es que mientras estos autores cuentan sus "batallitas" offline, existe un vehículo comunicativo más amplio y de mayor envergadura: Internet. La semana pasada recibí un mensaje por correo electrónico con el siguiente asunto: Reunión del grupo "Club de Lectura" en Madrid. Se ve que la abundancia de miembros en una actividad realizada en el portal militeraturas.ning.com había hecho posible animar a sus organizadores para celebrar una tertulia literaria en la Cafetería Zahara, en la calle Gran Vía, 31 de Madrid. Por otra parte, también recibí otro mensaje casi en el mismo día, en el que se anunciaba que la novela "Érase una vez, Adán" de Sergio Mendoza, había conseguido superar las 40,000 descargas gratuitas, un hecho verdaderamente loable, al menos para los que entendemos la literatura como un arte, y no como una fórmula editoral para ganar dinero.
Y he aquí el dilema: ¿escribir o vender? ¿Cuál sería la respuesta correcta? No seré yo quien lo diga, ya que no creo en verdades absolutas, sino solamente en lo que veo, oigo y siento. Y por ello, os he de decir que, a diferencia de todo aquello en lo que hayamos creído hasta ahora, a diferencia de ese rancho pestilente que nos han vendido como verdad absoluta, hemos descubierto que aquello que otrora fuera denominado como una nueva fórmula literaria va acortando espacios a aquellas viejas formas de entender este lindo arte. Nos hemos metido de lleno en una época donde la comunicación global, o sea, el encontrar lo que sea sin apenas moverte se ha convertido en una necesidad. Nuestro mundo ha cambiado muchísimo en el último decenio; ya no se trata de ejercer un status quo del que muchos autores se desprenden en menos que canta un gallo. La época de la abundancia se terminó y el adentrarnos a un concepto digital de ver nuestras vidas, día a día, nos hace desprendernos más de más cosas y ceñirnos en aquello que verdaderamente utilizamos. Y estoy seguro de que la industria del libro, tal y como se conoce hoy en día, se tendrá que adaptar a esos cambios, ya que si no es así, morirá.


Comentarios de algunos lectores después de la lectura de "Érase una vez, Adán":

.

“Una verdadera sorpresa, coincidimos todas en no haber escuchado antes de este autor. Sin embargo, a la mayoría de nosotras nos ha sorprendido favorablemente (exceptuando tres cristianas que se sintieron ofendidas) sin embargo, el club concluyó en que este autor es verdaderamente prometedor.” Anónimo


“Mis felicitaciones al autor de la leyenda de “Erase una vez Adán” Realmente hizo una obra de arte de quienes lo considerarían un mito tonto y obsceno.” J. L. L. Recio



Hace unos años, muchos dudaban que las nuevas fórmulas de reproducción de la imagen como el DVD o el VCD no tendrían cabida y serían un lujo al alcance de muy pocos. Pues bien, a día de hoy no hemos de temer por ello, ya que lo difícil sería encontrar películas VHS o BETA, ya que la mayoría de recopilaciones cinemáticas de la historia del 7º Arte se han reproducido y ensamblado mayormente en esos, hace poco menos de diez años, nuevos formatos; y lo difícil sería encontrar en pocos años más existencias en ellos, ya que el interés que suscita en la persona humana el ahorro del espacio y una mayor capacidad en el almacenamiento de datos, como por ahora vemos en el Blu-ray disc, es algo que no tiene vuelta atrás.
Lo que me hace pensar que aquellos que hablan por sí mismos como iconos de la literatura actual "escrita y publicada en papel" no sean más que unos arcaicos ermitaños que dentro de poco queden vencidos por un sistema digital que, cada día tiene más asiduos de los que se cuentan, e incluso valga la incongruencia, de esos mismos escritores en papel.


.

Copyright:

Del artículo:
Ángel Brichs©
escritor y crítico literario

lunes, 16 de noviembre de 2009

Frente a Frente (microrrelato)

No se trata de un "face off" norteamericano ni del epíteto de una tragedia griega. Es el nuevo cuento de nuestra colaboradora, Soledad Arrieta, que con su lenguaje rápido y preciso arremete de nuevo para mostrarnos una vez más, que el amor y el odio son algo más que estados del comportamiento del Ser, pudiendo ser también, LITERATURA, con mayúsculas.




Frente a Frente


Sentados frente a frente, en silencio, con su respiración y sus gestos casi imperceptibles, cabizbajos, tristes, con un canto por dentro y ninguna voz por fuera. Con una caricia en el alma y un regocijo en el cuerpo. Así, como pasaron los años. Con una suerte de nostalgia y alegría. Con una incomunicación presente en todos los sentidos. Con un dolor acostumbrado y una felicidad perezosa. Como dos soledades acomodadas en la cotidianeidad de quien no tiene porqué reír. Como dos amantes que alguna vez gozaron de un encuentro, ó dos ó tres. Como dos secuencias aburridas de una rutina pero encaminadas con y para ella. Como un disco que no puede mantener la armonía de la melodía que regala. Como un libro sobre el cual se ha derramado café y ha borroneado sus mejores textos. Como un cigarrillo que se apaga posado en su boca. Olía a melancolía y a aburrimiento. Sonaba a un tic-tac aletargado por su propia voluntad. Ni siquiera una tecla de aquél piano, pensaba. Sabía a frustraciones y a ginebra. Ambos estaban cansados. Sus párpados pesaban como juicios, como no deberían salvarse, como recordaban a Mario. Ya lo sabían. Estaban listos, las salidas ya no existían, no eran posibles. Eran los mismos rostros de hacía 37 años y se habían visto de tantas formas diferentes en base a tantas facetas...Ernesto se paró. Descolgó el espejo y le dio la vuelta, apoyándolo contra la pared. Ahora estaría solo.





Copyright:


Relato:

Soledad Arrieta©


Imagen:

Abi Pap, 2006©


Publicado en este blog bajo el consentimiento de la autora:


Con la red (relato)

Les presentamos el cuento "Con la red", de nuestra autora y colaboradora argentina, la escritora Araceli Otamendi. Este relato fue publicado en el Suplemento literario La Palabra, del diario La Opinión, de la Provincia de Santa Fe, hace ya algunos años, y representa -al menos para nosotros- uno de los mejores cuentos que nos han remitido a esta edición hasta la fecha.
.
En él, Otamendi, describe de forma portentosa, amena, rápida y sin rodeos expresivos de difícil entendimiento, aquello que los renacentistas admitieron otrora como el "beatus ille", el paraíso ideal donde el artista crea, exiliado del mundo terrenal, creando su cosmos perfecto. Sin embargo, ello no es posible en el cáotico y enjundioso mundo en que vive la protagonista. Un entorno exasperante que destruye toda posibilidad de recreación idílica, creando un impulso intermitente de ansiedad y ritmo frenético que tan solo tiene acceso vedado en el cerebro del personaje. Allí existe aún la calma, pero es inquieta, y dibuja una tenue sonrisa que, poco a poco no tardará en desaparecer.









Con la red





"Algunos tienen en la vida un gran sueño y no logran sostenerlo. Otros no tienen en la vida ningún sueño, y tampoco logran sostenerlo" Fernando Pessoa







Buenos Aires, 1986



Las once. Esta es mi hora. Es la hora que me gusta de la noche, que me atrae, que me atrapa. Ahora es la hora de escribir. El tren. Se llamará el tren. El teléfono ha dejado de sonar. Por suerte. El sonido es furioso, incesante, perturbador, insistente. No he querido atenderlo. No quiero saber por qué intentan hablar. O mejor sí, creo saberlo. Hablar a esta hora en que escribo, no, no quiero hablar. De noche, en esta ciudad maldita y amada, atrayente y perturbadora el silencio se hace de golpe. Cae una red suspendida del espacio y lo atrapa todo, el silencio es un come-ruidos-¡Qué palabra!- los devora, los tritura en su inmenso estómago, los deglute y es aprisionador. Los aprisiona y se lo agradezco porque gracias a él puedo escribir en mi computadora. ¿La realidad copia a la ficción? ¿La ficción copia a la realidad? ¿Qué sucede cuando las imágenes de los sueños parecen penetrar en lo real? ¿Se apoderan de ella? ¿Existe un espacio secreto entre la realidad y el sueño? ¿Hay en cada uno de nosotros un lugar para ese espacio? Ahora voy en un tren, inexplicablemente estoy ahí, pero lo acepto. Algunos hombres disfrazados, desfiguradas sus caras como máscaras viajan colgados de los estribos del último vagón. Afuera las hojas ocres, doradas y tenuemente rojas viajan en dirección contraria. Alguien, una voz secreta me dice al oido: tu punto de destino es Schumann. No conozco ninguna ciudad con ese nombre pero sí un compositor. Escuchá música clásica, clásica, clásica. En mis oídos resuenan esas palabras repetidas en la infancia. Un recuerdo infantil, lo desecho. Beethoven me parecía triste, odiaba su música, por suerte llegaron los Beatles. ¿Si mi destino fuera llegar a Schumann? ¿Qué quiere decir? El también se obsesionó con la literatura.



Si pudiera escribir de manera tan simple como los cálculos y fórmulas matemáticas donde apenas con algunos signos se puede expresar que el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos en el triángulo rectángulo sin decir todo esto, me acercaría a un estado parecido a la felicidad. Pero no, estoy llena de palabras, de significantes que desbordan a veces sin poder atraparlos. Palabras que hay que atrapar como esas pelotitas que saltan enloquecidas en un juego de parque de diversiones, a las que hay que atrapar con una red, a ver quién atrapa más, la gente aprieta los labios y trata de mantener firme el pulso, a ver quién atrapa más y el que gana es que logra reunir más cantidad. Yo quisiera ensartar la menor cantidad y así expresarlo todo.
Viajar en auto puede ser peligroso. No hay nada tan inofensivo como andar en auto por las calles del centro. Andar por andar sin ningún motivo especial. Vulgarmente se llama dar una vuelta. La tarde está pintada de gris. La ciudad se ha vuelto una paleta de grises, no tiene luces, no tiene brillo. Tres hombres vestidos con traje y corbata nos detienen. Estoy con mi novio. Los tres nos miran serios, inexpresivos. Una extraña inquietud se apodera de mí. No hay motivos para detenerlos, dicen. Tampoco hay motivos para dejarlos circular.



¿Cuáles son los motivos? Pienso en ese momento. Y enseguida arguyo: soy una buena mujer, no he matado a nadie, no he traicionado, no he robado. Soy una buena esposa, una buena madre, una buena amiga. Fuí una buena empleada, una buena estudiante. ¿Por qué me detienen? Soy una buena ciudadana. ¿No se da cuenta? Usted es sólo eso, me dicen. Una transeúnte. Y no hay motivos para andar por acá. ¿Comprende? En realidad no, no entiendo nada. Dejen el auto con las puertas abiertas y váyanse. Lo dejamos ahí, los tres hombres suben al auto. Ni siquiera miramos hacia atrás, como Lot, sin el miedo a convertirme o a convertir a nadie en una estatua de sal. Nos alejamos rápido del lugar. Aparecemos en Florida y Rivadavia. Se hizo de noche. Apenas hay algunas luces prendidas. No nos importa dejar nada atrás. Todo queda como detenido en el tiempo. Los hombres se van en el auto. Escuchamos el ruido del escape. Ni siquiera hablamos. Caminamos apresuradamente por Florida. A medida que avanzamos mi desasosiego aumenta. Es necesario encontrar un lugar. ¿Para qué? A veces me pregunto. Tengo la sensación extraña, incierta de que ocurrirá algo inminente. Algo así como un avión que cae, una explosión, una tormenta, un huracán. Entre la gente que camina por ahí no es posible ver nada. Aparecemos en una iglesia. Una mujer cierra las puertas y las ventanas. Nuestros ojos se cruzan con otros y se intercambian miradas de asombro. Otra mujer que no alcanzo a distinguir bien dice con voz de flauta: ahora vamos a rezar. Vamos a entonar un himno. Todos los que estamos ahí nos miramos sin saber qué hacer. Nadie recuerda cómo se reza. Tengo una rarísima sensación de inquietud. Creo que nunca supe cómo se rezaba. Es una situación absurda y angustiosa. Me siento aprisionada. Estoy aprisionada en ese lugar tan oscuro, donde todo huele a incienso. Igual a cuando era chica y debía cantar en el coro de la misa, todos los días cuando concurría a clases. Entonces una de las monjas ejecutaba himnos en un órgano desafinado y lo único que yo deseaba era escapar de ahí, si fuera posible volando.
Quería transformarme en un pájaro.



Soñaba despierta con volar desde el coro y escapar por una ventana. Sin saber cómo ni por qué aparezco en un lugar oscuro y abierto. Un espacio inexplicable. Se escucha una música estridente. Hombres y mujeres vestidos de negro bailan rock and roll. Me niego a participar de esa danza. Aunque me llaman. Ese no es mi tiempo. Ya superé la estridencia, las luces sicodélicas, las luces negras, la atmósfera asfixiante y un buen día dije no va más y como en el casino, no fue más.
Tengo necesidad de tomar un café para seguir escribiendo.




Al costado hay un camino oscuro por el que no puedo internarme. Una fila de chicos con máscaras interrumpe sorpresivamente el ensimismamiento en que estaba. ¿Por qué los chicos tienen máscaras? A lo mejor no son chicos, son pigmeos. Enseguida me acuerdo de algo que leí. El hombre que compró la isla de Manhattan fue estafado por unos indios. Los verdaderos dueños de la isla espiaban en el bosque durante la transacción. Y el muy tonto de Peter, que así se llamaba, les creyó. Yo también he deseado creer, creer en algo. Alguien, no sé quien es me dice: ¿cómo va tu relación con Dios?

Como si lo hubiera estado esperando digo: hablemos de Dios. Ahora navego en un barco medio deshecho pero no estoy sola ahí. Somos varios. Atravesamos un río revuelto, una tormenta cae sobre nosotros. El viento agita el agua, el barco, a todos, vamos a la deriva. El río es una inmensidad marrón, me pregunto si esa es nuestra vida o tan solo un pedazo. ¿La vida es eso, navegar? Nos internamos ahora por un riacho, entre las islas. Es de noche y casi a tientas buscamos el camino que nos permita salir de ahí. No se ve casi nada. Sé que el río es marrón y es opaco. Casi como la tierra. En ese momento, desesperadamente quiero acordarme de una poesía de Walt Whitman. Algo que me hable de su manera de ver las cosas. Tengo la sensación de que en cualquier momento la nave se va a partir en mil pedazos. Y sin embargo me empecino en seguir. Habré dormido noches, años. Inesperadamente se hace de día, llegamos a tierra firme. Salió el sol. Siempre, sin saber cómo, el amanecer llega. Entonces inicio otra etapa.


Por algún lado encuentro una poesía, la escribe un personaje de una novela que comencé hace algún tiempo. El marido se ha ido, ¡otra vez el sonsonete! con una mujer treinta años menor. Viven en la casa de enfrente, él y su amante. La mujer los ve por la ventana. La poesía termina así: “fue el infinito el límite de mi inocencia. Creí que vendrías una tarde cualquiera”. El personaje me aburre mortalmente. No lo aguanto, ese personaje está muerto, tan muerto como decía Henry Miller: todos estamos vacíos y muertos aquí en Villa Borghese. Pienso que en Buenos Aires ni siquiera estamos así, sino hundidos, varados en una ciénaga de cemento. Europa se pudre, dice Miller. Una vez estuve en el aeropuerto. Ezeiza. El avión ya salía, vía Roma. El hombre me miró con autoridad, con firmeza. Falta una firma, me dijo, ¿no ve? No entiendo, dije. Falta una firma más. Quiero irme, quiero tomar el avión que se va, digo. Y él me responde: jódase. El avión vía Roma no sale, tengo que conseguir esa firma. Pero pierdo el pasaje, el pasaporte tardará dos o tres días. Recuerdo al hombre, nadie pudo hacer nada. El jefe del aeropuerto sonreía: será un error, y esa palabra: jódase. Algo se pudre irremediablemente.


Sin saber cómo se ha abierto una ventana color beigé. Tal vez alguien pudo dibujarla. Está a otra altura de dónde estoy, más arriba. Estoy en el foso de algún teatro, las piernas de las bailarinas se mueven en un cuadro bellísimo. No quiero que me envidien el sueño, los colores han sido modelados y todos armonizan, rosas, amarillos, tierras, celeste. La música irrumpe en la escena, todo es mágico. No debo salir de ahí, me quedo mirando el espectáculo, las bailarinas siguen bailando, me despierto. El sol ya se entrometió en mi cuarto. Es un nuevo día, la función debe continuar.





Copyright:



Del relato:
Araceli Otamendi©



Imágenes:
Abi Pap, 2009©





Publicado en este blog bajo el consentimiento de la autora:
www.literaturadart.blogspot.com


Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: