¿Qué lecturas os seducen más?

sábado, 27 de febrero de 2010

La cuina catalana d'autor segons Montse Estruch



En la fotografia: Una escena del sopar en què Montse Estruch dialogava amb els assistents.



Ahir, Divendres 26 de Febrer de 2010, se celebrà un sopar en el restaurant Cal Gendre, carrer de Baix Plaça, 10 (Terrassa). La convidada d'honor: la xef del Restaurant “El Cingle” de Vacarisses.
Gairebé tots els que van assistir al ja habitual i més que famós sopar-tertúlia que organitza l'Ateneu Terrassenc cada mes, varen quedar meravellats amb les senzilles i colpidores paraules d'una dona que, després d'una llarga trajectòria en el món de la restauració, aconseguí fer-se un nom en un espai selecte reservat al llarg dels anys a un públic masculí.
Tenir èxit en aquest món engelosit, on la hipocresia neix amb la mateixa absència d'allò que precisament els que ho són defugen, és molt complicat; la fama és efímera, estèril i alhora, una càrrega molt difícil de suportar.

Per a Estruch, la combinació de feines que envolten un restaurant d'alta cuina, o com més en els nostres dies hem conegut amb el nom de cuina d'autor, comporta -com diu Estruch- “tota una sèrie de sacrificis que et du, inevitablement, a un treball esgotador.”
Trobar-te en un estatus de gran nivell com és governar un dels restaurants més prestigiosos de Catalunya, mereixedor fa uns anys enrere d'una estrella Michelín o el guardó a la millor carta de vins de Catalunya (Premi Cartaví, 2009), comprèn estar al dia en moltes qüestions. Una d'elles és viatjar. Estruch, parlà sobre alguns dels darrers viatges que ha fet, passant per un llarg i ample recorregut que l'han portada des de Suïssa, passant per Alemanya fins als Estats Units, entre molts d'altres països.

“En els llocs que m'he trobat -argumentà Estruch- he procurat d'aprendre tot el què podia, de la mateixa manera que aquells altres xefs que coneixia allí, també ho aprenien de mi.”

Actualment, alguns dels restaurants de més relleu a Catalunya, com ara Liventia, Saük, Iko, El Blanc o Petit Comité, de Fermí Puig, s'han adherit a una proposta que vol incentivar menús a preus més assequibles per al client. Coneixedor dels perills que envolten la crisi actual, el Restaurant “El Cingle” ja inicià un mètode similar, comptant en l'actualitat amb una carta que pretén satisfer els gustos dels més exigents però també les butxaques dels que no en són menys.
Tanmateix, i encara que l'every meal is possible to pay americà ha funcionat molt bé fins ara, els adeptes que han seguit i continuen seguint la cuina de xefs com Ferran Adrià, Carme Ruscalleda o Montse Estruch, és més viva que mai, configurant per això una nova modalitat o variant, en la seva base i continguts, del que fins ara havíem conegut amb la pintura, la música o la literatura.



En la imatge: La xef Montse Estruch amb l'escriptor i membre de la Junta de l'Ateneu Terrassenc, Àngel Brichs



Per a Estruch, crear un plat és un miracle, produït, certament per mitjà de la fusió entre l'experiència i l'equilibri del sabor, però també és una obra, més subjecte a l'art en sí, aquí identificat com una poesia; un poema visual que, malgrat tot, i per benefici i plaer de l'ésser humà, és comestible.







Font de l'article i les imatges:
Vocalia d'acció literària i filològica de l'Ateneu Terrassenc

martes, 23 de febrero de 2010

SOPAR TERTÚLIA A TERRASSA:




LA CUINA D'AUTOR CATALANA ACTUAL







amb Montse Estruch


Xef del prestigiós Restaurant "El Cingle" de Vacarisses que fa poc va rebre una estrella Michelín. Sòlida professional que s'alça com una de les grans mestres cuineres del nostre temps, a l'alçada de Ferran Adrià o d'Arzak, portant aquesta essència femenina en l'exercici d'un ofici que sempre s'havia reservat a l'àmbit masculí.


Ens parlarà de les noves formes i usos que ha adoptat en els darrers anys la cuina d'autor a Catalunya, fent un viatge que ens portarà a entendre una mica més el món singular i exquisit que envolta l'Alta Cuina que es fa al nostre país.



Presenta: Àngel Brichs
membre de la Junta Directiva de l'Ateneu Terrassenc





Organitza: Ateneu Terrassenc





Divendres 26 de Febrer de 2010 a les 9 del vespre al Restaurant Cal Gendre.

C/ Baix Plaça, núm. 10
TERRASSA






-Menú del sopar-tertúlia (aprox.)-
(versió en Castellà)

PRIMER PLATO

Ensalada de verduras y pescado
Risotto de setas
Verduras a la brasa
Paté de mousse de pato con tostadas
Fideuá
Lacón ahumado a la gallega






SEGUNDO PLATO



Cordero a la brasa
Pollo a la brasa
Filete de cerdo con quesos
Merluza fresca a la plancha
Confite de pato a la manzana
Carpaccio de ternera
Chipirones a la andaluza
Lenguado con salsa de almendras






Bebida y postres incluidos



Precio: 14 €









Font: Vocalia d'Acció literària i filològica de l'Ateneu Terrassenc




lunes, 22 de febrero de 2010

PIELES DE GOMA (prosa breve)








“No había suficiente crema espermicida en el mundo para lo que quería hacer. Lo malo es que la bojigua podía tragar mucho y yo, en ese ámbito, no podía complacerla.”

Abi Pap



Una suave brisa acariciaba la larga cabellera de la joven, la cual, provista de interminables ondulaciones, danzaba al viento como si un pájaro enorme la sujetase.
Una cara redondeada, con facciones arqueadas y severamente marcadas, se enrojeció ante mí al verme pasar por la boca del metro en dirección a los andenes. En una fracción de segundo, una juvenil y atractiva cara llamó mi atención. Atrás quedaban los pantis ajustados y el sable de la guerrillera que hacía la esquina. Había pasado frente a la fruta prohibida y no me paré a contemplarla más de cerca. Tenía que seguirla. Alcanzarla. Debía hacerla mía. Subí en el coche número seis; el número de la “suerte”, según para quien, claro. Por fin la hallé; se encontraba sentada en una butaca; al sentarme en la de delante suyo, torció el gesto.
Unos segundos más tarde, unas débiles pero sutiles miradas, lanzadas como dardos mortales, fueron mancillando mi ánimo y moral.
Ya sea fruto de mi pasión o de mi corrupta personalidad, lo cierto es que aquella colorada faz infantil, llena de pecas y trenzas, me estaba poniendo a tope. Mi subconsciente me decía “cógela y fóllatela”. Sin embargo, en un esfuerzo para autocontenerme, sólo dejaba que mis ojos me delatasen. La de cosas que se pueden decir con ellos, sin tocar, sólo con ver. Como un theremín de una película de Lugosi, iba acechando a mi presa. Ya la tenía a mi alcance. Ahora, tan sólo faltaba que ella cruzara esa delgada línea que separa un sí de un no.
De repente, el metro se paró. La muchacha que se hallaba sentada a mi izquierda se levantó y andó hacia la puerta para apearse en la solitaria estación. Luego, la joven que tenía delante mío, se puso de pie. Yo pensaba que se perdería de vista, sentándose en otra parte del vagón, ¡pero no! Se sentó a mi lado ocupando el asiento que había quedado vacante hacía unos instantes.
Aunque estaba sorprendido por el impulso repentino de la chica, algo no demasiado extraño tratándose de mujeres, tuve tiempo suficiente de apreciar unos pechos curvos y decaídos, dotados de un volumen suficiente como para gozar a base de bien, y que te permiten asirte a ellos sin perder el equilibrio. Si bien estaban claras sus intenciones, del mismo modo que en un partido de fútbol, el que tiene un porcentaje más alto de dominio de la pelota no tiene siempre la victoria asegurada. La conquista estaba algo lejos ya. Digamos que nos habíamos metido en un standby. Pero, ¿quién de quién? Una suave hinchazón en la frente me hizo entender que yo era el que había salido vapuleado. Algo no andaba bien. Sonó un móvil. Era el suyo.
Durante la conferencia, habló con un entrecortado acento argentino. Delante nuestro, una pantalla de cristal que hacía, a su tiempo de soporte y divisoria con la zona de desembarque, ejercía de abogado del diablo. Un juego de miradas y risas fingidas eran las únicas respuestas a mi incapacidad de girar la cabeza y mirarla en un cara a cara de verdad. No tenía nada que rascar. Había perdido mi oportunidad.
El tren frenó en seco. Todos los pasajeros se bajan. Todos, menos yo. La chica se incorpora y agarra un paraguas de la bandeja portaequipajes mientras que, en un intervalo de segundos, un pequeño tatoo con una flor y un cigarro descubren una barriguita desnuda que clama venganza. La cojo de la cintura. Grita. La amarro bien y la monto sin piedad. Las horas pasan y continúo dando de comer y de beber a esa joven, aunque curtida vagina que se presta a todo lo que le echen. De pronto, ella sonríe. Me tiene dominado. ¿O no es así? Es difícil decirlo. Y es que sin portería no hay gol que valga. Fin de trayecto.
Cuando descubrí que mi mente empezaba a fallar, una espalda que se mostraba cual peineta, alejándose hacia el apeadero de la ahora solitaria estación, hizo percatarme de mi error. El sueño era hermoso, pero la realidad difiere de la ficción. El deseo me quebró. Me había trastornado. Por ello yo había perdido mi oportunidad, y ella había ganado la partida.





Copyright:

Del relato:
Ángel Brichs©

Imágenes:
Abi Pap, 2010©


Publicado en este blog bajo el consentimiento del autor:
www.literaturadart.blogspot.com




Juegos oscuros (microrrelato)



"Pilar Ana nos trae un relato que tiene visos de la película, El Rey del Juego"
Ángel Brichs
escritor y crítico literario




Juegos oscuros


Aquella era la última partida. No me quedaba más dinero para apostar, pero las cartas que me habían llegado no estaban del todo mal.

Cuando me levanté por la mañana, pensaba que iba a tener mejor suerte pero, seguramente esa era la misma impresión que habrían tenido el resto de los jugadores, aunque nuestras cuatro ideas serían desbancadas por las del mafioso con gafas de sol y traje de marca italiana, que nos estaba ganando las cuatro partidas que habíamos jugado.
Las dos primeras veces, nos ganó a todos mostrando su escalera de color y su póker de dieces respectivamente. En sucesivas partidas, las buenas manos no fueron para él; si bien decidió "subir" la apuesta, y hacernos pensar a todos que era mejor que nos rindiéramos.
En la penúltima, la señora pomposa y aristocrática de mi derecha se vio ya sin dinero como para igualar las pujas, y simplemente "no fue". Los otros dos, el chino y el vaquero cowboy se retiraron a media partida con un "full" y un trío de damas… tampoco aguanté yo con mi escalera sucia. Volvió a ganarnos el de las gafas, faroleando con un par de doses.
Sin embargo, esta vez no podía fallar. Me había subido un póker de ases. Todos se retiraron ante el aumento de la apuesta.
Seguro de mí mismo, enseñé mis cartas y todos me felicitaban cuando aquel corpulento fanfarrón de gafas oscuras puso sobre la mesa la mejor mano posible, la escalera real. Fui el último en abandonar el local; me daba miedo volver a casa.



Copyright:


Del relato:
Pilar Ana Tolosana©


De la imagen:
Abi Pap, 2010©


Publicado en este blog bajo el consentimiento de la autora:
http://www.literaturadart.blogspot.com/

Los leones blancos (cuento)


"Un interesante relato que describe ese vacío existencial que padece el ser humano, el cual siempre busca ese "beatus ille" atemporal, aquí truncado por la realidad del visitante del parque de las fieras, que busca en vano alguna conexión con el mundo animalizado en el que vive y las bestias del zoo, que, contra todo pronóstico se muestran menos salvajes y más civilizadas que él; ya que ellas tienen un fin, un objetivo, algo por lo que vivir, cosa que, en su imparable alienación, el ser humano va perdiendo día a día."
Ángel Brichs
escritor y crítico literario





Los leones blancos


Majestuosos, solemnes, indiferentes: los leones blancos. Ahí están, de espaldas a los ojos del espectador que los mira curiosos. Son una pareja de leones blancos encerrados en el zoológico. Están al sol, como yo, un sol de cuarenta grados, verano, maldito verano en la ciudad, una ciudad tan encerrada como esos leones, en apariencia sueltos en su lugar redondo, de tierra seca, tan indiferentes a su destino como ella.
Tal vez piensan en sabanas, en lejanas selvas exhuberantes y húmedas, quién sabe.
Tal vez corren un venado, se separan, ella sale a cazar. Meses después la leona ha parido dos o tres hijos. El león escapa de un cazador furtivo y lo celebran. Comen entre los dos, ella y él y los tres pequeños vástagos un delicioso venado. Le han arrancado la piel, la carne, se lo han comido hasta chupar los huesos. Las fieras se relamen de placer. Gozan de la selva, del rocío en las plantas de los pies al caminar, del agua fresca que van a beber a un lago cercano. El león se mira en el espejo acuático, ve dos ojos, una mirada extraña, no sabe o sí sabe que es la de él. No teme. Tampoco sabe que él es un león blanco, una especie distinta, poco común y que algún cazador codicia para lucir su cabeza, su piel en el living de su casa.
Esa pareja de leones blancos mira hacia el otro lado, donde un cerco verde de arbustos y de plantas los separa de otros ojos, de otras miradas. Nadie le puede ver los ojos a ese par de fieras. Un pájaro grita a lo lejos, en una jaula, seguramente un guacamayo o un loro, como sólo puede hacerlo un pájaro tropical. Camino por el sendero de tierra mirando jaulas, animales, monos a los que algunos les dan de comer. Les arrojan alimento que los monos toman, otros, indiferentes como los leones blancos miran hacia arriba, hacia la nada. Silbo a uno de los monos, me mira, parece ciego de no ver, de no importarle, tan habituado está al encierro, a la soledad.
¿Dónde está la salida? de pronto me he olvidado por dónde vine, he olvidado el camino y el mapa. Se va haciendo de noche, pronto cerrarán las puertas del zoológico. Los pájaros han comenzado a cantar y a refugiarse en los árboles, el atardecer siempre tiene ese canto triste y confuso de los pájaros. Es casi de noche y no sé cómo saldré de ahí, aunque escucho lejano, el sonido de una campana y un altavoz que dice: en diez minutos este zoológico cerrará sus puertas hasta mañana.
Alguna vez, en una situación similar, aunque mucho más fea, pasé la noche en un silencioso y oscuro lugar. Los mármoles, las placas con nombres y fechas grabados, las tumbas blancas y yo caminando por ahí como un espectro, llamando a quien se suponía que sólo estaba durmiendo, desesperadamente. Aunque él no escuchaba, sólo dormía. ¿Dormía realmente? Me tendí a su lado, el piso estaba demasiado frío.
Como un Daruma, un muñeco japonés de papel maché que representa a un monje budista, sin importar las veces que caiga, siempre se levanta simbolizando así la perseverancia y el esfuerzo continuo, me levanté.
Tuve que esperar en ese horripilante aunque calmo escenario nocturno, rodeada de sombras y tenebrosos silencios, a encontrar la salida. Al lado del lugar había una fiesta: luces de colores como guirnaldas de carnaval cruzaban el espacio nocturno y mucha gente entrando y saliendo de ahí, se escuchaba una música alborotada. La entrada era cara, carísima para mis modestos bolsillos, en ese momento sólo tenía algunas monedas. Decidí esperar. La luz del amanecer no tardaría. Si el sol siempre sale, la tierra da vueltas, sería demasiado extraño que no lo hiciera esta vez. Y esperé, esperé hasta ver los primeros rayos de luz y la gente, el movimiento del mundo de los vivos aparecía por primera vez , las personas iban y venían, reconocí las caras, era de día y salí, sin miedo, sin temor de juzgar ni ser juzgada.
La jaula del cóndor está un poco más lejos, el ave mira el cielo con las alas dispuestas a volar en la cúspide, entre las rejas. Parece una marioneta que alguien hubiera puesto ahí como adorno, pero sólo es un pájaro inerte sin sus cumbres, sin montañas. Tal vez él también sueña con otros cielos, otras cumbres, otras montañas.
El día es soleado, el cielo azul y diáfano hace de escenario para que el cóndor crea que puede volar libre alguna vez. Tal vez lo haga.
El hipopótamo estará en el agua, ahora no se ve. El cocodrilo sólo aparece en un cartel que da su nombre científico, alerta contra posibles peligros de caer en ese lugar cerrado y acuático. Y así, recorriendo las jaulas, mirando animales, oliendo a fieras encuentro como de casualidad el lugar, la salida, el exit. Y una vez ahí afuera, respiro aliviada, voy haciendo el balance del día, contándome a mí misma recuerdos, imágenes, símbolos, sin saber si a la vuelta de la esquina o más tarde me encontraré de frente con esos leones blancos, podré mirarlos a los ojos y salir corriendo, abdicada ya su indiferencia o tendré que pasar otra noche oscura, esperando el amanecer, en algún tenebroso lugar, porque quién sabe cuáles son los sueños, cuál es la realidad.



Copyright:


Del relato:
Araceli Otamendi©


De la imagen:
Abi Pap, 2010©


Publicado en este blog bajo el consentimiento de la autora:
www.literaturadart.blogspot.com




Àngel Brichs en El Corte Inglés d'El Portal de l'Àngel





Imatge: Àngel Brichs a l'entrada d'El Corte Inglés d'El Portal de l'Àngel de Barcelona, i al costat del cartell-anunci de la presentació.








El propassat Divendres 19 de Febrer de 2010, amb motiu d'una conferència sobre “Les noves tendències de l'art”, l'escriptor i col·laborador d'aquesta pàgina, Àngel Brichs, aprofità per parlar del seu llibre, “El Neomodernismo Literario”, del qual acaba d'estrenar la segona edició. Acompanyat del nostre autor, també hi participà l'artista i pintor Josep Cárceles, del què a l'any 1988 la seva obra “Olimpismo Catalán, passà al fons d'art de la Casa Reial Espanyola. Entre els dos, parlaren de la situació de l'art en l'època de crisi en què ens trobem, per acabar presentant al públic assistent a la conferència, un esborrany del nou art universal que una tendència nova, anomenada Suprarrealisme, vol donar a conèixer: un gran crucifix de grans proporcions repintat fa poc per Cárceles i que vol presentar-se com una campanya contra una proposta presentada fa pocs mesos pel PSOE, en que es pretenia retirar els crucifixos dels llocs públics.




Imatge: Els artistes suprarrealistes, Oleg Tsyganyuk i Josep Cárceles, en la sala Àmbit Cultural d'El Corte Inglés de Barcelona, lloc on es feu la conferència.













--------------------------------





-----------------------------------------------------------
Copyright:

Artículo:
LITERATURA DEL MAÑANA©

Imágenes:
Ángel Brichs©

La agenda cultural de las próximas semanas...






“Marca un Gol por Haití”: Acto celebrado por la ONG Ayuda Directa, con la que colabora Ángel Brichs, el escritor de esta página, en el Campo de fútbol del C.P. San Cristóbal, en la Avenida del Vallés nº 522 de TERRASSA (Barcelona), el 20 de Febrero de 2010. La recaudación total se destinará a la construcción de un comedor infantil en Haití.




1ª Entrega de premios a los mejores blogs de literatura, por la revista digital DE LETRAS. El acto se celebrará en la Librería Bertrand de la Rambla de Catalunya, nº 37 de Barcelona, el Sábado, 20 de Febrero, a las 18.00 h, y será presidido por el subdirector de LA VANGUARDIA.ES y el Editor de la Revista DE LETRAS, Antoni Lladó, entre otros.




“La cuina d'autor catalana actual”: Cena-coloquio con la prestigiosa chef del famoso restaurante catalán, El Cingle, de Vacarisses, Montse Estruch. El 26 de Febrero de 2010, a las 21.00 h, en el restaurante Cal Gendre, Calle Baix Plaça esquina con la Calle Jaume Cantarer. TERRASSA (Barcelona).





Exposición “La terra erma” del pintor Xavier González. En la Galería Art Ricard. El 28 de Febrero de 2010, a las 19.30 h. Calle Nou de St. Pere, nº 26 bajos. TERRASSA (Barcelona)





XVIII Seminari sobre la traducció a Catalunya. El 6 de Març de 2010 a la Biblioteca-Museu Víctor Balaguer de Vilanova i la Geltrú, Avgda. Víctor Balaguer s/n. Tema: “LA TRADUCCIÓ DE LA LITERATURA INFANTIL I JUVENIL”




Recital: En conmemoración del día mundial de la poesía (21 de Marzo de 2010). Lectura de poemas a cargo de Jaume Creus (escritor, experto en doblaje y colaborador de TV3) y de Ángel Brichs, escritor y miembro del AELC. El evento se celebrará el 23 de Marzo de 2010, a las 19.30 h, en la sala de actos del Ateneu Terrassenc, Calle Antoninus Pius, nº 79 bajos de TERRASSA (Barcelona).





Presentación de “El Fantasma de los sueños” (ed. ECU, 2009), en la sala Ámbit cultural de El Corte Inglés de Sabadell, el 12 de Abril de 2010, a las 19.00 h. En la presentación asistirán Ramón Cerdá, el autor y novelista, y Ángel Brichs, escritor y crítico literario.







Primer encuentro mundial de escritores y artistas. Organizado por la Unión Hispanoamericana de escritores. Lugar: Caracas (Venezuela). Fecha: Días 20, 21, 22 y 23 de Abril de 2010. Contacto: e-mail: sociedadvenezolanadearte@gmail.com
LUGAR DE RECIBIMIENTO Y DESARROLLO DEL EVENTO: Hotel Ávila, ubicado en la Av. Jorge Washington, San Bernardino, Caracas 1010-A (Venezuela).
Más información en:
http://sociedadvenezolana.ning.com/forum/topics/modificada-la-fecha-i

Un evento muy especial


El pasado doce de Febrero de 2010, tuvo lugar la presentación de las novelas más célebres de Ramón Cerdá Sanjuán: La Habitación de las Mariposas (2002) y El fantasma de los sueños (2009). El lugar donde se dio cita nuestro autor: el Casino de la Amistad/Numancia de Soria. Aparte de los contertulios que asistieron al acto, dos invitados de piedra contemplaron la escena: un piano Stenway con el que tocó numerosas veces Gerardo Diego y el encanto del Salón decimonónico en que literatos ilustres de la talla de Antonio Machado, dejaron antaño su estela. Y en ese entorno dado a la inspiración artística en todos los niveles del término, Ramón Cerdá ilustró a los asistentes algunos de los hechos que se dan lugar en sus obras, con especial interés en su novela “La Habitación de las Mariposas”, la cual se desarrolla -en parte- en la vecina localidad de El Burgo de Osma, y concretamente en su catedral, declarada en el 1993, junto con el municipio, centro de especial interés turístico de esta zona de Castilla y León.




En la fotografía: Ramón Cerdá firmando libros a algunos de los asistentes.



Una ocasión de lujo para un invitado que no lo es menos. Un autor, que, desde la redacción de esta página, le tenemos un aprecio especial y del que esperamos que coseche muchos éxitos con éstas y las próximas novelas que nos tiene preparadas.





Imagen: Ramón Cerdá junto a la escritora Silvia Ochoa. En el fondo y a su izquierda, la poderosa araña de cristal del Salón Machado y una columna de estilo neoclásico les contemplan.










Copyright:


Artículo:
LITERATURA DEL MAÑANA©


Fuente de las imágenes:
Ramón Cerdá Sanjuán©


domingo, 14 de febrero de 2010

PEQUEÑAS HISTORIAS (Seis microrrelatos)


“Es cuando empiezas a conocer a alguien que descubres, al fin, que esa cualidad de entrañable que le atribuías no era más que una mera fachada de lo que no es. Es luego cuando ves, que, a veces es mejor no profundizar en algo y quedarte, tan sólo, en lo superficial” Abi Pap




PEQUEÑAS HISTORIAS

Con este título, he querido mostrarles algunos de los relatos más breves que he escrito, los cuales, ya sea por la inverosimilitud de los mismos, el poco trabajo que me llevaron escribirlos, o la sorpresa que me dio alguno de ellos, son dignos de tener en cuenta:




EL ESPALDARAZO


Era una vez un puerco sin igual. Un comediante en exceso que rehuía cualquier contacto con sus empleados. El auténtico patrón malsano y malvado. Y es que el villano tenía todo lo que se podía pedir del rey de la granja; todos estaban alienados, extenuados de trabajo, mientras que el truhán se pegaba la gran vida. Sus estudios: no se le reconocían. El cargo: heredado.
-¿Qué futuro le espera a la empresa con éste?-pensaba el encargado de la planta.
-¡Qué lo sustituyan!-dice otro
-Eso es imposible-arguye el primero, con dudas, mientras fija sus ojos en un chiquillo que corretea dentro del despacho del director: ¡Era su hijo!




SEXO EXENTO DE COLESTEROL


¡Óigame!
-Ya le oigo.
Es que tengo algo y no sé qué es.-responde el hombre, tan contestón como siempre.
-Bueno, bueno, no se preocupe -dijo la doctora Espinoza, mientras inspeccionaba, poco a poco, todos los orificios de Roberto, uno de los notarios más reputados de Madrid.
-¡Usted no tiene nada! -sentenció la mujer
-Pero me duele, doctora.
-¿Y sabe dónde?
-Pues a decir verdad, no.
-Pues, ¡hala!, le doy el alta. Se va mañana.
-No me haga eso, por favor -añadió el hombre, un tanto desesperado.
-¡Pero no le puedo retener! ¡No tiene nada!
-¿Usted cree? -afirma con premura, mostrando una verga más roja que el neón del hotel de carretera, donde fue la noche anterior.
-¡Vaya! -suspiró la doctora.
-Mi mujer piensa que es la tensión.
-¿O el colesterol?
-Podría ser. Pero esa comida tiene otro nombre.
-Y morbo, ¿no?
-Mire: -le señaló un informe- está todo correcto. -se lo acerca al paciente para que lo pueda leer.
-A simple vista, todo parece bien, sí.
-Pues, ¡venga!, se va mañana.
-¿Pero no ha visto el bulto rojo?
-No.
-Mi mujer me matará si lo sabe.
-Ese es su problema.
-Ya lo verá en las necrológicas...
-Luego si que le podré ayudar -finalizó ella.
-¡Brrr! Mujeres.
-Es hermosa -y le dio un cachete en el culo.
-¡Cuídesela! Por ser de derechas -añadió sin remilgos, la doctora.



EL GENIECILLO DE LAS CORTINAS


No sé si aún hay gente que las compre. Hace algunos años, todo el mundo tenía una, como mínimo. Éstas, frecuentemente se han utilizado para espiar al vecino, al amante, e incluso para premeditar y más tarde, llevar a cabo algún asesinato. A día de hoy, por contra, a la gente le importa un huevo si les ven o no. Se han vuelto todos unos naturistas, enseñándolo todo sin pedir cita previa. El mundo de hoy se ríe más y mejor del otro mundo de ayer.
Esta historia no se desarrolla en el vacío de una casa moderna hecha de hormigón y revestida la fachada de ladrillo, y que dentro no hay más que muebles de “fine art design” y una cháise longue en el comedor, con una pantalla de plasma que te pierdes en ella. ¡No! Es un relato corto, muy corto, ¡de 2 líneas tan sólo!: -¡Éstas son Sir Richard! -Bien, Greenwich, pero tienen que moverse si queremos ver la Luna. -¡Vaya! Tiene razón. Bueno, algo se me ocurrirá -dijo el confeccionista, saliendo del Palacio de Westminster.




EL DINERO ES AGORERO

Un día de Marzo de 2005 salí a la calle. Era Domingo por la mañana y no me había duchado. El paseo estaba limpio. Miré a Norte y a Sur, a Este y a Oeste y me percaté de mi soledad. Una última mirada para descubrir mi vacío material.
Había ganado el euromillón y no tenía el boleto de lotería ganador. Rosalinda lo había echado a la lavadora junto con mis calzoncillos Mickey Mouse al que estaba pegado, como una alegoría de la mierda de vida que me había tocado vivir. ¡Qué asco! El cabrito de la lotería se debe tronchar a mi costa; tantos millones y sin poderlos gastar.
Un hombre da un traspiés y cae al agua. Su desconocimiento de la natación, le delata. Unos segundos más tarde, es historia. Un par de jóvenes contemplan la escena desde lejos. Cuando llegan al lugar, ya es demasiado tarde. Tan sólo les queda un viejo boleto de lotería arrugado que la brisa de la mañana se estaba a punto de llevar.





EL DESPERTADOR SONÁMBULO


Cuando iba a la universidad, se me atrofió el aparato. Sí, no, bueno, no el que pensáis, sino el otro, el que suena. Sí, ese que te despierta por la mañana sonando como un loco. Normalmente, cuando se te estropea un chisme de ésos, sueles ir a comprar otro; pero ése no era el caso. ¡Qué va! Al contrario.
El despertador funcionaba perfectamente, sólo que, en vez de dar las horas en positivo, daba la vuelta y se ponía a andar. Como los cangrejos. ¡El muy bicho! ¡Qué nochecitas nos daba! No hay quien pudiese dormir. Me hubiera visto en un compromiso si no hubiese optado por atizarle un poco; aunque después del batacazo -no os lo podéis creer- siguió andando... Como esos que caminan... en sueños.




EL PERRO RAQUÍTICO

Hace algunos años, paseaba un día por la tarde por las cercanías de la calle Sepúlveda, en Barcelona y me encontré con una gran mota de pelo en medio de la calzada. De un traspiés, salí disparado cayendo cerca de una abuela que de poco se desmaya del susto. Al volver la mirada, descubrí que no era más que un perro. Un chucho descolorido, lleno de sarna y garrapatas del tamaño de langostinos del Cantábrico. ¡Qué lastre! ¡Qué desgracia de mundo! Hasta los canes se han vuelto indigentes. De golpe y porrazo, vi como el espantajo comenzaba a empequeñecerse, hasta convertirse en algo más grane que un chihuahua. ¡Increíble!-pensé ¡Un tamagochi! ¡Coño! ¿Cómo lo sabes? -dijo un japonés que pasaba por allí.




Copyright:

De los relatos:
Ángel Brichs©
escritor


De las imágenes:
Abi Pap, 2010©


Publicado en este blog bajo el consentimiento del autor:



Un helado para comer (cuento corto)



“The opposite of progress is the congress”
Refrán americano



Una belleza sin mácula trocó por completo esa niebla matutina que todo lo englobaba. Esa lánguida cara, esculpida en un cuerpo grácil que desprendía una esencia virginal, remataba con esmero las líneas curvas de una figura provista de un estilo y maneras más propias de una mujer adulta que de una joven búlgara de veinte añitos recién cumplidos. Como si el Sol la hubiese escuchado, tan pronto levantó la persiana del carro de los helados (esos móviles que podemos encontrar en la intemperie, en campos o jardines públicos), los negros nubarrones y la calima que no te dejaba ver más allá de treinta pasos, fueron desapareciendo, lentamente, por el impacto de los rayos solares. Poco a poco, el parque de Bourgas se fue llenando de gente. Familias enteras acampaban al aire libre y la cola de los helados se iba haciendo interminable, llena de niños, mujeres embarazadas, gente mayor, padres e indigentes, y hasta algún que otro gato que esperaba su ración.
Con mi tarrina de fresa y nata en la mano, que iba apurando con una cucharilla de plástico de fabricación eslovena, fui dando una vuelta por los jardines desconocidos de un equipamiento público que no se había mantenido desde los ochentas. Sin darme cuenta, me hallé en un pantalán al más puro estilo californiano, pero sin vigilantes. Miré abajo. En unos amarres improvisados yacían dos embarcaciones, cuyos miembros lanzaban gritos al aire mientras se zambullían en el agua. A su alrededor, una cortina de medusas te hacían comprender que te encontrabas ante el Mar Negro. Un pozo sin fondo que cubría las miserias de la industrialización masiva y un ecologismo inexistente.
El helado ya no existía. En vano, intenté buscar el amalgama DER GRÜNE PUNKT. ¡Buen provecho, panoli! -pensé para mí, mientras que oía la voz de ese escritor sin nombre que todos llevamos dentro: “El colono del individualismo que yace en nosotros; la fútil realidad de nuestra existencia, que nos hace lo que nos sostiene, ver como somos y ser en lo que nos hemos convertido.”



Copyright:


Del relato:
Ángel Brichs©
escritor


De la imagen:
Abi Pap, 2010©


Publicado en este blog bajo el consentimiento del autor:



Más allá de las pútridas aguas (relato)



Cuando hablamos del Mar Negro, nos viene a la cabeza una somera imagen, abstracta, de una inmensa laguna más negra que el pozo más hondo de la Tierra. Luego pensamos de dónde proviene semejante negrura, momento en el cual asociamos dos nombres: Odessa y petróleo. No obstante, si ustedes hubieran estado alguna vez en la otra orilla de ese mar “mutilado”, sabrían la verdad.
Hace cuatro años, me encontraba paseando por el Boulevard cercano al Hotel Bulgaria, centro de una de las ciudades más pobladas de esta parte del Mar Negro. Eran las ocho de la mañana. Después de comprar en un kiosco ambulante el Avo Byprac, decidí adentrarme en esa inhóspita ciudad, donde las gaviotas nunca cesaban de graznar. Después de hacerme toda la calle Jan Krum, me situé delante de la avenida principal que hace a su manera de puerta de entrada a la populosa urbe. Ante mí, una gran estación con rótulos de neón con letras cirílicas. Dentro de ella, revisores y oficialas de ferrocarril que no saben ni gota de inglés.
Ante tamaña vicisitud, sólo me quedó una opción: largarme de allí.
Una vez fuera, investigué unas barracas que cubrían la parte trasera de la estación. Eran, o mejor dicho, habían sido oficinas sindicales. Pero, ¿de qué sindicatos? Nadie sabía nada. Entonces, un conglomerado de gente pasó ante mí en dirección a la única que se hallaba abierta, en lo que, a simple vista, parecía un gran puerto comercial. Mi curiosidad se adueñó de mí, y durante quince minutos me dediqué a investigar dónde podría estar la entrada a los muelles. Un súbito interés en ver barcos me sumió la cabeza. Pocos minutos después, una niebla caliginosa lo inundó todo. No se veía a diez pasos, hasta que me di de bruces con un puesto de guardia. Dos scouts de la armada búlgara, con charreteras doradas y elegantemente vestidos de blanco, me apuntaron con sendos kalashnikov. No podía ir más allá. Fue entonces cuando comprendí lo incomprensible. Un no siempre lo es. Pero cuando se trata de algo que no entiendes, sus efectos suelen ser más contundentes. Fue, entonces, cuando supe que -del mismo modo que el título de la novela de Ionescu- hay lugares donde el agua siempre duerme. Aunque, a veces, las pesadillas etéreas no dejan conciliar tu sueño. Éste era uno de ellos.





Copyright:
.
Del relato:
Ángel Brichs©
escritor

De la imagen:
Abi Pap, 2010©


Publicado en este blog bajo el consentimiento del autor:




sábado, 13 de febrero de 2010

La prosa breve de Jordi Leal Espuny


En nuestra incansable búsqueda de nuevos valores para mostrar en esta página, dimos con un autor que se ha hecho a sí mismo. Dotado con un estilo que roza la prosa seudoperiodística de la Generación perdida norteamericana, lo cual deviene, en parte, a su carácter objetivo y las aptitudes literarias logradas en cuantos talleres de escritura creativa ha participado, conformarán en el relato “La playa”, que este autor nos ha traído a la redacción de LITERATURA DEL MAÑANA, una estética literaria que difiere sobremanera de la prosa de cuantos autores hubieron participado aquí hasta ahora.



“Un estilo narrativo que mezcla la estética descriptiva del naturalismo y un conceptualismo propio del existencialismo más contundente. Cada frase conlleva una acción espontánea, pero premeditada, que, lejos de cansar al lector con giros expresivos y una retórica aparatosa, lo imbuyen de lleno en el cuento sin dejarle respirar; manteniendo su interés hasta el final, una expectación que hará que se concentre en la lectura, una lectura que no interrumpirá hasta que éste se termine.”

“En el relato “La playa”, alude a algunos de los tópicos propios del lugar donde reside, mostrándonos una cosmogonía donde lo real y lo ficticio sólo es determinado por nuestra imaginación.”

Ángel Brichs
escritor y crítico literario






La playa

El invierno regaló un día de calma tras varias semanas de temporal. Gabriel estaba obligado a aprovecharlo. Dejó aparte el chubasquero y las botas de agua, cambiándolos por una chaqueta de paseo y unas zapatillas deportivas. La playa estaba a cuatro kilómetros en línea recta. A veces bajaba hasta ella andando por un sendero o en bicicleta por la carretera, pero aquella mañana no se fiaba del tiempo y lo hizo en coche. Un destartalado Seat Panda de color amarillo. Cuando llegó a la finca no tuvo que parar ante la cerca. Estaba levantada. Aparcó y entró en el almacén repleto de herramientas oxidadas y máquinas averiadas. Todo estaba amontonado entre polvo y telarañas. En uno de los postes de carga estaba clavado un plato con la foto a todo color de John Wayne que sonreía con aquella pose tan peculiar. Entre tanto trasto sólo quedaba hueco para aparcar el coche. En la parte más amplia del almacén se amontonaban, de manera uniforme, unas jaulas para conejos vacías. Hacía años que la herrumbre se cebaba con ellas.
Salió al exterior. Un camino calvo de hierbas atravesaba el naranjal. Todas sus frutas estaban en el suelo, esperando a que la tierra se nutriera con ellas. Nadie cuidaba de los naranjos y nadie disfrutaba de sus frutos. El viento de poniente había soplado de manera desbocada días atrás. Las cañas jóvenes no habían resistido la embestida y se entrelazaron entre ellas creando unos escondrijos naturales con forma de cueva. El mar había amontonado la arena horizontalmente y los tubos de hormigón que hacían la función de papelera estaban cubiertos hasta el borde. Duchas, casetas de socorrismo, chiringuitos abandonados permanecían en desnivel o semienterrados. La orilla estaba cubierta con un manto de piedras redondeadas entrechocando mecidas por las olas. La humedad apelmazaba la arena y conseguía una firme capa lisa; frágil a las pisadas y delatora de cualquier huella. Un rastro más fino de piedras marcaba la línea hasta donde habían llegado las olas en el punto álgido del temporal.
Aquella mañana el mar estaba tranquilo. Parecía cansado. Sus olas se adentraban tímidas en la arena y casi parecía dolerle. Era el día perfecto para buscar en la orilla lo que el mar llevaba días expulsando con violencia. Gabriel era la única persona deambulando por la playa. Le llamó la atención un trozo de ladrillo erosionado. Gabriel lo tomó con una mano y observó la transformación causada por las potentes corrientes marinas. Imaginó aquel ladrillo formando parte de una pared. Su pensamiento fue tan lejos que imaginó el ladrillo en la mano cuarteada del albañil que lo colocó, o quizás sólo fuera una parte de escombro lanzado al mar. Al final lo dejó caer en la arena tan húmeda que lo amortiguó sin que dejara huella.
Avanzaba despacio por la orilla, atento, por si descubría algo interesante. Sus pies se hundían y se cansaba. Levantó un momento la vista y vio a dos personas a lo lejos que se dirigían hacia él. Miró hacia el mar y vio una barca que recogía las redes a menos de doscientos metros de la orilla. Pudo observar a tres personas enfrascadas en la labor. El sol brillaba como una luz mate tras las grises nubes. En cualquier momento llovería. Gabriel perfiló la vista y reconoció que las personas que se acercaban eran un hombre y una mujer. Calculó que ambos pasarían de los setenta. Se agachó para recoger una pechina. Sólo recogía las enteras. El color no le importaba, pero sí que no tuvieran ni la más mínima muesca. Incluso cuando las transportaba en la bolsa de plástico tenía cuidado de que no se golpearan entre ellas. También recogía las caracolas. Para estas era menos riguroso y, a no ser que estuvieran muy desgastadas, las recogía todas. En aquella parte del Mediterráneo era muy difícil encontrar un buen trofeo en la arena, pero después de un temporal siempre se puede topar con alguna sorpresa. Gabriel seguía dispuesto a hallarla.
Una suave brisa soplaba arrastrando la humedad hacia la tierra. Gabriel levantó de nuevo la vista y se tranquilizó al observar que los ancianos no buscaban nada en la orilla. Algo extraño notó en la mujer. Ya no le parecía tan mayor. Bajó de nuevo la vista y allí estaba: una inmaculada pelota de golf. La tomó con el pulgar y el índice de su mano derecha y la puso frente a sus ojos. Era impresionante la cantidad de hoyuelos que tenía y todos de la misma dimensión. Gabriel imaginó un pasado factible para aquella bola y continuó la búsqueda portándola en la mano. Confiaba en su suerte para encontrar la gran caracola. Una vez descubierta la limpiaría bien y bajaría a las tiendas de souvenires del puerto para acabar vendiéndola al mejor postor. Después los frutos de un día gris de invierno se los bebería en la taberna al calor de los compadres.
La pareja cada vez estaba más próxima y Gabriel levantaba a menudo la cabeza. Lo que antes le parecía una anciana ahora se había convertido en una hermosa mujer. El anciano la llevaba del brazo. En otras condiciones con un simple buenos días habría valido para no quedar como un mal educado. Pero el esplendor de la mujer causaba en Gabriel una especie de rubor y a punto estuvo de quedarse callado con la mirada fija en la arena de no ser por el anciano que le dirigió un cordial saludo.
-Buenos días. -Gabriel alzó la cabeza e instintivamente se llevó la mano con la bolsa de las pechinas a la espalda. Contestó con un gesto sin abrir la boca. El anciano continuó. -Parece que tras el temporal viene la calma.
-Eso dicen, pero no se pude confiar en este tiempo tan traidor.-Contestó Gabriel.
La mujer seguía la banal conversación con una sonrisa en los labios y no pronunció ninguna palabra.
-¿Cree usted que lloverá?-El anciano era extranjero y para parecer amable quería dar importancia a la opinión de Gabriel. La mujer lo miraba con la misma expresión sonriente y plácida.
-A la noche se lo digo.-Gabriel se rió de su propia broma. El anciano sonrió, aunque sólo por condescendencia, y la mujer no desdibujo aquella bella mueca.
-¡Adiós!
-¡Adiós!
Y cada cual siguió su camino. A los pocos metros Gabriel se dio cuenta que en la arena sólo estaban marcadas las huellas del anciano. Se giró y miró a la pareja, extrañado.
-¡Eh!
El anciano y la mujer se giraron. Ella parecía un poco más mayor.
-¿Qué pasa, buen hombre?-Preguntó extrañado el anciano.
-Su mujer no deja huella.-Afirmó Gabriel.
-Es porque está muerta. Es un fantasma.-Aclaró con total naturalidad el anciano. La mujer miró a Gabriel con su cara risueña y ladeó un poco la cabeza. Gabriel se quedó pasmado mientras el anciano se despedía meciendo la mano. La pareja reanudó el paseo por la playa. Gabriel se fijó en que la mujer seguía sin dejar huella en la lisa arena apelmazada por la humedad. Cada vez parecía más vieja. Un pato volaba a ras del mar en dirección al sur. Gabriel no daba crédito a lo sucedido, pero en la arena sólo estaban marcadas las pisadas del viejo. Cuando se dio cuenta tenía justo a sus pies una preciosa caracola. Tenía el tamaño de un melón y relucía bañada por las espumosas olas. Gabriel dejó caer la pelota de golf y desenterró la caracola. La elevó a la altura de sus ojos y sonrió. Lo único que le preocupaba es que en la taberna nadie creería la historia del anciano y el fantasma.








Algunas notas sobre el autor...




Nacido en Tarragona en 1972, Jordi Leal Espuny siempre sintió, desde ya muy joven, una gran afición por la literatura. Después de participar en varios talleres de escritura, en la primavera de 2009 autopublicó Los animales y compañía, un libro de relatos. Recientemente, ha publicado el microrrelato El tigre de Malasia, en la revista digital Almiar (Margen Cero). Como otros tantos autores que han pasado por nuestras e-pages, se le puede encontrar también en su bitácora personal: Mis pequeños relatos, en la que hallaremos algunos de sus cuentos más destacados.











Copyright:

Del relato, fuente para la biografía e imagen:
Jordi Leal Espuny©

Introducción y reseña:
LITERATURA DEL MAÑANA©

Publicado en este blog bajo el consentimiento del autor:

domingo, 7 de febrero de 2010

Los versos sentidos de Juan Antonio González Molina


“González ejerce como comunicador de una poesía que mezcla una perspectiva solidaria y universalista de ver nuestra existencia para con el prójimo, al mismo tiempo que recrea unos valores histórico-literarios perdidos, elevándose como un poeta en ciernes, que, del mismo modo que Lorca, nos trae un estilismo métrico dotado de un buen rigor argumental y un “nervio” poético
a tener en cuenta ”
Ángel Brichs
escritor y crítico literario






SOÑAR

Soñar es sobrevivir al cadalso
inapelable de la historia,
sentirse protagonista,
romperla, rasgarla
a golpe de maravillas,
esbozar una mañana
de soles renovados,
una calle colorida,
un soneto bien hilado.

Soñar es Victoria,
batalla librada, ganada,
soñar es ir pasando,
dejando huella en la palabra
que augura, mordaz la centella
y vivaz la pasión,
colorada, fugaz, desalmada:
Revolucionaria.

Soñar es contar
que somos muchos,
cientos, miles, millones
de ceros levando los puños,
ensanchando los pulmones,
solapando las chaquetas con claveles,
gorjeando libertades,
volando entre vaivenes,
quemando las naves
hasta acabar con los toscos,
vanidosos matarifes
de los jacos inocentes.

Soñar es prender calamidades
en la fragua de la luna,
donde bailan los gitanos,
donde los poetas,
donde los canallas,
donde los tuertos
con los parches de pirata,
donde el mar es Dios padre
y la espuma su corona,
donde los templos
no importan ni condenan,
donde la lluvia,
donde las ganas,
donde la utopía te da cancha
y el piso te la quita,
donde mi pies son alas
y mis manos tierra,
donde el jadeo es sonrisa
y no pecado,
donde mis ojos
donde tu espalda,
donde la lucha final, definitiva,
no da treguas a la muerte.




LOS AMANTES DEL NEOLÍTICO





Detuvieron el tiempo
Justo en el instante fugaz
en que se inauguraba la muerte.


Y con él,
detuvieron también la mirada profunda
de los enamorados,
las caricias ardiendo
en sus manos ya muertas,
sus cabezas retratadas
en la proximidad de un beso,
el abrazo más tierno
que haya existido jamás,
un te quiero tan sincero que viaja
de unos labios a otros
a través de la sonrisa.

Que privilegio morir
como se ha vivido,
juntos
-Siempre juntos-
amándose hasta momento último
del último de los suspiros.

Que hermoso desfallecer
en los brazos del ser amado.

Al verlos,
parece que sonrieran todavía,
que aun jugasen a estar vivos,
que supieran que su amor
iba a convertirse en eternidad.

Parece, que se estén contando
secretos íntimos al oído,
anécdotas de tiempos felices
en los que caminaron de la mano
por la vereda del río.

Parece, al ver su foto,
que supieran que la muerte los andaba esperando,
que ya no les daba más cancha,
que ese era el último momento,
su momento último.
Y se fueron de la única forma
que podían hacerlo,
queriéndose,
amándose
más allá del tiempo y la palabra,
más allá del azar,
del destino,
de la distancia, de las eras,
de los siglos;
de los años y los minutos,
de los segundos,
más allá de su inevitable destino.

Parece que supieran
que era esa la única forma
de sobrevivir a su propia muerte

...morir amándose.







Algunas notas sobre el autor...



J. A. González Molina es un poeta sevillano que hace muy poco tiempo que ha decidido adentrarse en el mundo de la lírica. Aunque su estreno en este ámbito ha sido mediante ese tan influyente canal comunicativo que es internet, su e-literatura posee una riqueza expresiva en la que podemos hallar, en gran medida, todo tipo de figuras de dicción que exaltan la fuerza y dan rapidez al verso (como la sinestesia, la gradación o la adjetivación), muy propias de la Generación del 27; a menudo formada por poetas que abogaban por un ritmo rápido, con grandes descripciones y algunos recargamientos expresivos que daban un sentido menos “breve” y más prosaico, que sus homónimos de nueve años antes.
González, licenciado en Historia por la Universidad Hispalense, compagina su vocación de educador con la afición a aquel género literario que tanto les agrada a los seguidores de esta página: la poesía.
Influenciado por los autores de la generación de Rafael Alberti y Dámaso Alonso y por ciertos poetas latinoamericanos contemporáneos, Juan Antonio escribe por pura, simple y llana necesidad, entiende la poesía como un arma de lucha contra la injusticia, así como un modo de expresar los sentimientos más profundos del hombre.



Sus poemas están impregnados de muchas cosas; son un compendio de sentimientos humanos que el poeta necesita compartir con el mundo. Sentimientos de culpa, de miedo o de dolor ante la pérdida, ante la desorientación de no saber hacia dónde dirigir nuestros pasos. Sentimientos de alegría, de gozo o de satisfacción por ver como crecen los granitos de arenas que vamos aportando a lo largo de nuestra vida para mejorar el horizonte que se viene. Y como no, por supuesto y ante todo, sentimientos de amor, amor de todos los tipos y colores habidos y por haber. Su poesía no tiene más pretensiones que hacer sentir; provocar ese sentimiento tan buscado por el escritor en el lector. Sus versos son, a veces, retales descarnados de la realidad, y otras, tratan de recoger esas pequeñas utopías que son capaces por sí solas de ir cambiando el mundo muy lentamente, empezando por la ardua tarea de poner una sonrisa en aquellos que tenemos a nuestro lado.






Copyright:

Poemas, fuente para la biografía e imágenes:
Juan Antonio González Molina©


Reseña:
LITERATURA DEL MAÑANA©


Publicado en este blog bajo el consentimiento del autor:


María de los A. Sánchez: el posexistencialismo de nuestros días.


"La poesía de Sánchez sugiere un tratamiento estilizado del verso, con frecuentes gradaciones, giros expresivos y cuerpos de palabras que yacen unidas por un ritmo argumental muy vivo..."
Ángel Brichs
Escritor y Crítico literario



Estamos ya en Febrero y desde LITERATURA DEL MAÑANA les queremos obsequiar con poemas y cuentos, de autores nuevos algunos, ya conocidos por los lectores de esta página otros; pero que todos juntos se han unido aquí para llevarnos aquel fruto tan codiciado y que a todos nos interesa tanto: LA LITERATURA.
En esta ocasión les traemos a una autora nueva aquí, la argentina María Sánchez; una poetisa y escritora que estamos muy seguros de que les va a sorprender.
Y para ello, esta autora nos ha traído gentilmente dos poemas y un relato -al que podríamos tipificar de hiperbreve- que nos hará remontarnos a los viejos preceptos formales de Albert Camus y Jean-Paul Sartre.





La Muerte del Sepulturero

Isaac se había sentido intensamente aquejado el último tiempo. En ocasiones, profundamente extenuado por los insoportables dolores que silentemente toleraba en la soledad de un antiguo panteón. Ruinas pútridas que le habían cedido autoridades del cementerio en calidad de hogar, en retribución a sus añosos servicios allí.
El aspecto de las flores marchitas entre las tumbas, parecían reflejar el estado de su precaria salud. Pulir el envejecido bronce se tornaba cada vez más fatigante cada jornada. Mientras que deslizar lentamente entre las grietas de sus demolidas manos, los lazos que descendían los féretros a sus sepulcros, ya era prácticamente imposible para el mórbido anciano.
Una fría mañana, la brisa matinal terminó por devastar la agonía del abnegado trabajador. Y cuando cavaba una profunda fosa, con las trizas de sus últimas fuerzas apoyadas sobre una pala por única -y última- compañía consigo, su cuerpo se desplomó súbitamente hasta el fondo de la misma, con un golpe tan seco como mortal.
Una viuda que por allí pasaba en ese momento, arrojó una despreciable mirada sobre el cadáver de Isaac y exclamó.
"Infeliz bueno para nada, de haber sabido que siempre dormía en horas de trabajo, me habría ahorrado unos cuantos centavos en propinas."









Silencios

Lo que dices cuando el silencio calla.
La desesperación que marchita la ilusión.
El olvido como cómplice y verdugo de mi paz.

Lo que te llevas cuando me dejas.
La ausencia que llena tu espacio.
El adiós que invade cada rincón.

Lo que deja el paso de la vida.
La espera del tiempo sin horas.
El instante de perderte.





Déjame

Déjame ir en paz,
no exhumes los restos de mi dolor
con ilusiones vacías.

Déjame enterrar mi recuerdo,
en latitudes donde mi ser
descanse al fin de tu presencia.

Déjame velar mi alma
a la sombra de un adiós
cual pena que busca el cauce
al mar de tu olvido.

Déjame acariciar los rastros
de esta mísera existencia,
en los perímetros de tu recuerdo.

Déjame contemplar en tus labios,
la completa expiración de mi existencia
sin tu aliento dándome vida eterna.





Algunas notas sobre la autora...


María A. Sánchez es una escritora y ensayista argentina natural de la provincia de San Juan. Esta autora, nacida el 13 de Junio, día del Escritor en Argentina, también se ha consumado como una poetisa digna de tener en consideración.

Inspirada hondamente por pensamientos filosóficos tales como el existencialismo, inició su trayectoria literaria con tan sólo 13 años, para acabar escribiendo, antes de los 20, un ensayo con el título "El Mimo". Galardonada en numerosas ocasiones (tales como el Primer premio en el Certamen Interprovincial de Cuento, 2002; la Medalla de Plata en el Encuentro Nacional de Escritores Inéditos, 2003; Medalla de Oro en el Encuentro Nacional de Escritores Inéditos, 2006; Primer premio en el VXI Certamen Interprovincial de Poesía y Narrativa breve), entre otros; y con una amplia trayectoria a sus espaldas, esta autora ha cursado Magisterio en Letras en la UNSJ, a modo de profesionalizar su vocación literaria, mientras que continúa su labor como literata, consolidándose como una escritora de talento, al ganar premios como el Revelación a las Letras Sanjuaninas (2007), convirtiéndose en una joven, pero portentosa autora que, desde LITERATURA DEL MAÑANA, estamos seguros que dará mucho qué hablar.






Copyright:

Relato, poemas, fuente para la biografía e imagen:
María de los A. Sánchez©

Introducción y reseña:
LITERATURA DEL MAÑANA©

Publicado en este blog bajo el consentimiento de la autora:



El EXTRAÑO (microrrelato)


Desde Guatemala, nuestra amiga y colaboradora, Aída Niederheitmann, nos trae un nuevo relato, el cual pasará a formar parte, próximamente, de su nuevo libro "El Abuelo que fabricaba Memorias". ¡Qué lo disfruten!





El EXTRAÑO



Se preguntaba sorprendido si la postura de la persona que permanecía frente a él era la adecuada. Consideró que no podía existir otra actitud. Dijo para sí, que si aquella persona utilizaba esa compostura, probablemente no existía una manera diferente de actuar. Que esa debería ser la actitud más antigua y que usualmente el comportamiento de las personas que laboraban en ese lugar era el mismo.

Abrió la boca del tamaño de un túnel, expresó que le parecía extraño que en lugar de saludar con la mano, lo hicieran con el pie, y que al mismo tiempo le parecía extraño que las féminas en lugar de usar falda, vestido o jeans usaran ese horrible overol que les proporcionaba aspecto de obreras, y realmente no tenían esa apariencia.

Estuve tentado a preguntarle en que forma creía él que se debía vestir una mujer, pero como sabía de antemano que diría todos esos chismes que acontecieron en otra época, en otra dimensión, decidí guardar silencio y dejar que observara los otros objetos que existían a nuestro alrededor. No pasaron inadvertidos para él los uniformes blancos colocados en el escaparate de vidrio, ni la neblina propia del lugar; tampoco las bancas color naranja instaladas en forma circular que se encontraban en un desnivel a la entrada del local en el que estaban las oficinas principales. Preguntó porqué todo era blanco. Le informé que el blanco da sensación de claridad, que es el color de la luz solar; además simboliza la paz. Aquí se utilizó principalmente para proyectar paz y luz. Además, como refleja el sol, se percibe un calor infinito aunque se creyera lo contrario. El contraste resultaron ser los overoles azules y las bancas anaranjadas; color éste último, que se utilizó como complemento del azul. Lo pasé adelante de la oficina del que él creía que era el patrón, no sé cómo hizo para diferenciarlo de entre todos. Pues al igual, vestía overol. De seguro tenía la tendencia servil, de inclinarse ante quien consideraba patrón, y al ver que irreverente saludé con el pie, por poco y cae con desmayo pues cuando entramos en la oficina, me miró como acongojado. Al presentarlo, hizo exactamente lo que imaginé, se quitó el sombrero, lo puso sobre su brazo izquierdo y con una inclinación de cabeza extendió el brazo derecho para saludar. El mismo, o jefe para él, le dijo que se sentara y que no había necesidad de tanta ceremonia, me volvió a ver incrédulo y no pude disimular la risa que empezaba a emanar de mi boca.

Cuando salimos, me preguntó que si no sabía que hacía él en aquel lugar, a lo que contesté que aquí se llega casi sin saber porqué, pero se llega. Que realmente ignoraba cual había sido la causa de su presencia o los medios que había empleado para su aceptación; naturalmente me desconcertó su pregunta, pero de todas formas le dije que no se excitara, que poco a poco iba a admitir su nueva residencia, era cuestión de esperar, que cuando transcurriese la etapa pre-muerte se daría cuenta del motivo que lo había impulsado a llegar aquí, se sorprendió aún más, no comprendía el significado: pre-muerte. Le pude haber informado que era la sala de espera para dar el brinco a lo desconocido, o bien sala de espera para regresar a la realidad. De seguro su ingreso fue como el de un tipo que la vez pasada se presentó delante de mí y casi amenazante me dijo que quería regresar de donde venía, en ese caso el sorprendido fui yo, porque se supone que quien llega aquí lo sabe de antemano, solo en caso de haber sido golpeado en el lugar denominado cabeza en el momento antes de cobrar conciencia de que se va a morir, se pierde por completo la relación con la realidad, y cuando se vienen a dar cuenta es porque ya están dentro. Sin embargo, consideré prudente no decirle en donde se encontraba para evitarle un choc.
Lo conduje casi imperceptiblemente al salón circular de las sillas naranjas, en el que debía permanecer antes del examen final. Examen indispensable para continuar con el proceso de adaptación. No se resistió. Al contrario, considerando su extrañamiento del inicio, su sumisión me pareció un acto de inconciencia. Se sentó sin ninguna indicación en la tercera fila, sillón uno. Le entregué el formulario que había que llenar como simple requisito, y empecé a cortarle el cabello hasta la rape. Cuando me entregaron el camisón blanco para ponérselo, el individuo contaba del uno en adelante, exactamente como contando ovejas para conciliar el sueño.



Copyright:


Del relato:
Aída Niederheitmann©


Imagen:
Abi Pap, 2006©


Publicado en este blog bajo el consentimiento de la autora:

Agonía (relato)


"Lo simbólico y lo real son dos términos más próximos de lo que a nosotros, a menudo, nos parecen. No hemos de trivializar; este cuento no trata un tipo de suspense que yace en la misma línea de Hitchcock; en sí, permite introducirnos en lo que está detrás de un delgado y finísimo velo que separa nuestro estado racional del inconsciente, permitiéndonos ver lo que sucede a nuestro alrededor desde un calidoscopio que dibuja las imágenes "narradas" más oscuras de la psicología del individuo y su transcripción en el mundo de los vivos".
A. Brichs
escritor y crítico literario




AGONÍA


Ernesto miraba el techo como esperando que le diera una señal, algún guiño, un hasta siempre, quizás, un dormite de una vez. Sin embargo la fiebre no le permitía relajarse, temblaba, de a ratos, con el calor, con el repentino frío que se colaba por sus sábanas.
La puerta cerrada no le permitía oír los murmullos que seguramente lo evocarían en la sala, su madre, allí, y Maitén.
Maitén. Maitén que no paraba de llorar, probablemente habría salido de la habitación por ello, para no angustiarlo con su propio dolor. Su madre que debía estar abrazándola mientras le acomodaba la blusa coral y le corría el pelo de los hombros, como despejándole el pecho y el cuello.
En la ventana, acomodado bloqueando el único espacio que permitía que se filtre algo de luz solar, el gato gordo y antipático, que de a ratos lo miraba de reojo burlonamente, sin sonreír.
Serían las dos de la tarde, con suerte las tres. Sabía que el calor era intolerable, pero no podía prescindir de las frazadas, el frío lo azotaría sin piedad, otra vez. La nieve comenzaría a brotar del maldito techo nuevamente, luego se derretiría porque haría de nuevo calor llenando el piso de agua, y frío repentinamente, que congelaría el agua del piso volviéndola hielo, hielo que podría hacer que Maitén o su madre al ingresar en la habitación patinaran y cayeran y quizás se partieran la cabeza y el que tendría que llorar sería él.
Pero Ernesto no estaba con ánimos de llorar. Si sólo pudiera sacarle una sonrisa a ese gato… Sabía que la realidad distaba muchísimo de esa posibilidad. Sabía que moriría sin haberlo escuchado reír, sin haber conocido sus dientes. Desagradecido gato gordo, pensaba, desagradecido.
Golpes suaves en la puerta. Ernesto aclaró su voz para poder darle ese tono agonizante que tanto precisaba. Pasá Maitén. Se abrió la puerta con ese crujido que hacía que tanto le fascinaba (de chico pasó demasiadas horas abriéndola y cerrándola sólo por ese placer). Entró sigilosa, como si caminara en puntitas de pie. Acercó el sillón a la cama y se sentó como si se estuviera acomodando en una nube. Estaré muerto ya, pensó Ernesto, y ella no pudo aguantarlo y se arrojó a las vías del tren para acompañarme. Imposible, era el olor del gato el que invadía aún la habitación. No lo creía capaz de seguirlo, con toda su antipatía y su indiferencia.
Ella no tenía rastros de dolor en las facciones. Tenía el maquillaje intacto, una sonrisa disimulada pero que denunciaba una presencia reciente. Él estaba seguro de haberla visto llorar. Quizás lo había imaginado, producto de las alucinaciones que podían conllevarle tan alta fiebre.
Cruzó las piernas y encendió un cigarrillo lentamente, como esperando que Ernesto tosiera. Se levantó y caminó sensual y pausadamente hasta la ventana, empujó al gato hacia adentro (siempre que era desplazado de algún lado hacía un ruido que perturbaba demasiado a Ernesto, seguramente lo sabía y por eso lo seguía haciendo). Levantó la persiana y el Sol lo invadió todo, filtrándose por cada rincón de la habitación.
Esperaba ansioso por esa luz, pero al llegar, en el fondo le molestó, quizás por no haber podido proveérsela él mismo. Las cuatro, seguramente eran las cuatro de a tarde ya. Además de la luz, comenzó a ingresar un calor agobiante por la ventana. El gato se había subido a la cama y estaba a sus pies. Lo hubiera pateado de no quererlo tanto.


Su mamá ingresó bruscamente por la puerta, sin golpear, sin aviso. Traía consigo una bandeja con una tetera y tostadas. Tres. Tres tostadas. Ni una más ni una menos. Sabía que en el fondo quería alterarlo.
Sonó el timbre. Ambas salieron de la habitación dejándolo a solas con el felino que seguía sin mirarlo. Media hora había pasado, al menos. Puerta que se abre sin previo aviso otra vez, pánico que estremece cada rincón del cuerpo, sudor, calor, frío, miedo.
Ambas ingresaron bruscamente, Maitén cerró nuevamente la persiana, la madre bajó al gato de la cama que hizo su horrendo ruido acostumbrado, y caminaron apresuradamente hacia la puerta, mientras él preguntaba qué pasa, quién era. Maitén dio media vuelta, se acercó a la cama, le dio un beso en la frente y le tapó la cabeza. Era el médico Ernesto, hoy tampoco te vas a morir.
La puerta se cerró de un golpe mientras él escuchaba al gato reír, por primera vez.



Copyright:


Del relato:
Soledad Arrieta©


Imagen:
Abi Pap, 2010©

Publicado en este blog bajo el consentimiento de la autora:

"O HOMEM CONSUMIDO" (relato en portugués)


"De nuevo, Ronie Von Rosa Martins, nos trae un relato terroríficamente real que nos inmersa en la síntesis de la realidad humana contemporánea, medio la despersonalización que del Ser Humano pueden hacer las nuevas tecnologías. Un amor y odio que se unen en un mismo canal comunicativo "total", el cual representa una alegoría cibernética de la Red de redes, la cual, lejos de oprimir al hombre, lo libera, pero también lo convierte en un alienado; una víctima de una oscura trama conspiradora que trasciende a los siglos y a la Historia de ésta, nuestra raza humana dominadora. A lo que nosostros, meras marionetas sin sentido, yacemos perplejos ante sus maquinaciones, como objetos-fetiche de una extraña realidad que nos envuelve."
Ángel Brichs
escritor y crítico literario




O Homem consumido


Os olhos em lágrimas que jamais não chorariam na pele da cara sua, brilhavam no rosto da cibernética outra criatura. Quadrada forma de intenso devorar a ação. Preso. E junto todo o resto e entorno. A carne mastigada em luz, cuspida em sites, cortada em sítios, a imagem rápida; diversa; de tudo quanto é nada. Um nada presentificado, construído dentro e que se expande gradativamente. Outro mundo?
Plano de nova realidade. Multifacetária, plurinacional, multiplicável, a falácia do discurso total. Todos os discursos, todas as palavras, todas as vozes, todos os rostos. O mundo todo. Mas apenas uma face. Tua. Fascinado. Seduzido. O passado e o futuro te habitam. Tens a vã idéia que te ensinam que te informam, mas a rapidez com que alimentam teus desejos de saber e prazer não condiz com as possibilidades do teu corpo e da tua carne humana. E te constróis através dos retalhos, dos trapos das informações mal ingeridas que compõem teu alimento. Excremento?
E da sensibilidade que pretendias ter do mundo e das coisas que o mantém, o que consegues é o mais comum de todos os sensos. A tela da máquina que és brilha intensa. Queres lágrimas para chorar... Buscas na máquina os sentimentos... Queres imagens para lembrar... Na máquina... Queres inclusive os prazeres que da carne pertenciam anteriormente? Busca na máquina o orgasmo virtual; corpos constituídos e produzidos na ilusão da imagem consertável, sexo da palavra pura, sexo discursivo, dialético, prazeres da contemporaneidade.
O cérebro, empanturrado de informação, prazer e brilho. Mas o corpo, em seu triste estribilho resmunga... e os verbos dominados pelo Estado, rejeitam e renegam a ação. A física dos corpos está contida na luz digital, no som das teclas que constituem um outro plano... Matrix? A ficção? E tudo aquilo que era o homem já mais não o é. Toda a filosofia, a sociologia, a religião, a moral, a ética, a medicina, a educação, até a política... Devorados. Consumidos pela bocarra virtual.
Dragão contemporâneo. Ame-o ou morra encéfalo! O papel, investido de novo vilão das instancias naturais do nosso real, é acusado violentamente da miséria em que vivemos. Abaixo o livro!! O texto deve ser livre... O papel é a prisão do discurso, do verbo... Digam não ao papel!
E limpam, sem exceção, o mundo inteiro, suas bundas... Magras e gordas, raquíticas ou fartas... e correm para a luz , a nova religião, o mais novo vício...
E estamos todos ligados. Energia que nos conecta, veias elétricas que nos transformam numa grande entidade midiática, por fim o verdadeiro "uno", a criatura final. Nossas vidas depositadas em caixas, nossas imagens expostas ao universo, nossos segredos vendidos como mercadoria. Já não somos o que éramos agora somos o que nos tornamos... E nos tornamos o que querem que sejamos. Somos o Frankstein. Somos fotos, filmes, palavras escritas... Conseguimos por fim eliminar a morte.
A grande vitória. O corpo perfeito, a criatura perfeita. A tecla é pressionada e seu texto é arquivado e enviado pro mundo inteiro, tua imagem é salva das decrepitudes do tempo, você sorri. Está satisfeito. És eterno. Só falta o peso. O corpo. Sim... é claro. Um estalido seco, uma gota de sangue na tela do computador e a grande criação está livre...


Pedro Osório sexta-feira, 20 de fevereiro de 2009




Copyright:


Del relato:

Ronie Von Rosa Martins©


De la imagen:

Abi Pap, 2010©


Publicado en este blog bajo el consentimiento del autor:



sábado, 6 de febrero de 2010

LA MALA TERRA (Poema)



Menjant uns vells secalls
vaig viure encès;
com un possés
em vaig curar,
però vaig guaitar la remor,
el fil d'aquella espasa,
el jou d'aquella soga,
i vaig comprendre on era,
vaig entendre la veritat.


Del Cadí al Moixeró,
pedres cabdals de la nostra terra,
infants joveníssims perplexos
som tots nosaltres
però també ho són ells.
Ens miren suaument,
arran d'esquena,
sembrant l'individualisme,
faceta que ens fa ser petits
podent ser grans.


Quan els fills d'Herakles
es feren amb la nostra terra,
llabors pures com volien,
foren dominadors
dels celtes,
dels íbers,
de nosatres mateixos.
Arremolinats en els boscos,
els últims defensors de les costums
sagrades de foc i aigua
desterrades foren de les vides,
de les deus,
de la sang,
del foc
i de l'aigua.


Uns nobles sarraïns coratjosos
blandint espasa corbada
estrenaren les nostres mosses,
abans i ara,
en la pau i en la guerra;
i a prop dels mosquits moriren
uns i altres,
folls i folles,
amb la sang rosada
del ventre de la terra.


Li digueren Priorat,
i és que n'era de Sió,
i no perquè de terratinents lleidatans vingués
sinó d'una altra tipus de creu sacrificada,
vermella i arcana,
veritablement “pura”,
símbol de perpetuïtat,
símbol de la Terra.


I a bon fer Jesús,
n'hi feu un bon feude
en una contrada erma,
però no d'esperança mancada.


I a bon fer Maria,
filla de Déu i dels homes,
esperit de sacrifici,
llum vital,
fruïnt-ne la contrada
del seu regust humà,
del seu gust aromàtic,
sensual,
d'aigua,
de vinyes,
de Porrera,
del fruït de la terra.


Centre de la pangea n'era el gran riu
d'una Ribera poderosa,
forta,
rica,
creient
i formosa.


Terra de combats ridículs,
ceptre de bàndols enfrontats,
de nobles bel·licosos,
de perill de mort,
de condemnes,
de setges
i lletraferits,
de romàntics inestimables.


Terra batuda
amb el millor sorrar del món català,
frontera del Regne de Déu abans
i de la llengua, ara.
Corrua de poblacions desaparegudes,
de poblets misteriosos,
de gorjes i Matarranyes
de cabres i voltors,
de boscos cremats
i de consellers mentiders.

Sacsejada fins a l'extenuació,
límit de tot,
d'un món plural,
d'una terra impura,
què per encàrrec del clergat,
el seu màrtir fou flagelat.


Fa trenta anys
uns enginyers portaren dragamines a la costa
i feren sots a la muntanya.
Petroli no n'hi havia,
per què feien doncs,
aquella xirinoia?
Què volien aquells sapadors
d'un exèrcit forani?
Què volien aquells polítics,
aquells senadors, aquells batlles
i aquells regidors?


Passat el temps
ara correm perill;
un ramat d'ànecs
n'ha fet allí el seu fortí.
Amb la força de l'àtom,
units tots s'han trobat,
posant-se d'acord sempre
fintant les lleis,
encarant la història,
la natura,
el medi,
sempre,
amb el suport de l'inevitable,
el fruït de la terra,
dels seus vots
i de llur butxaca.


Només quan la remor de la pixera
ens fa venir trempera
pronostiquem vies noves,
recursos,
ofensives,
guerres,
penes.


Només quan ens ve el patiment,
quan no tenim feina,
hi ha fam
de diners,
de tranquil·litat,
de jornals pagats,
de velles patums,
d'esforços patriòtics.


Quan va de debò,
pobre xicoïa,
anem tapats
de mentides,
pors
i vergonya;
de ser com som,
de no ser poble,
de no ser res.


I tot i així
consciència plena,
tots,
de morir en pau.
Car no és veritat,
cares llargues ens responen
i no diuen res,
sabem la veritat,
resta al cor
congelada,
com la nostra sang d'escurçó.
Sang que se'ns mostra vermella
però no ho és;
un miratge insípid que s'arrossega
per la farum d'una fumera intensa,
d'uns arrossars que no ens alimenten,
d'una terra que no és volguda.
Però sí per altres,
els de dalt,
com sempre,
natural, però no ecològic,
frescos sí,
però no bullents,
tant sols uns
d'elements
ho estaran,
i fruït de la nostra traició
a la terra,
a les persones,
al poble,
per sempre es quedaran.



Copyright:


Poema:
Àngel Brichs©
escriptor i membre de l'AELC


Imatge:
Abi Pap, 2010©


Publicat en aquest bloc amb l'aprovació de l'autor:


Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: