¿Qué lecturas os seducen más?

domingo, 29 de enero de 2012

ZAWP: la nueva industria cultural bilbaína



Una llamarada de innovación cultural y metal creativo ha surgido de uno de los ahora barrios post-industriales de Bilbao (País Vasco). Una nueva ingeniería menos mecánica y más humana donde la adaptación al medio (reciclaje arquitectónico) y saber compartir (Redes 2.0) resumen claramente su voluntad de cambio.





Se llama ZAWP (Zorrozaurre Work in Progress). Consiste en una variante vasca de lo que en Alemania (Región del Ruhr, Hamburgo, Berlín...), Inglaterra (Liverpool, Londres...) y USA (Chicago, San Francisco...) se está llevando a cabo desde hace años. Su objetivo, el mismo que los otros: buscar, entre factorías abandonadas y antiguos complejos industriales (en este caso, las del barrio de Zorrozaurre), un espacio donde transformar esos lugares sin vida en nuevos centros en los que la creación cultural y los artistas sean cohabitantes de pleno derecho.

Bilbao ha sido la primera ciudad-piloto española donde se ha lanzado este proyecto, con el que las instituciones públicas también se han volcado de una forma especial si cabe, en una propuesta urbanístico-cultural que tiene como meta la reordenación y conservación del tejido industrial como enclave cultural (en su patrimonio) y espacio de desarrollo creativo (en sus diversas variantes artísticas). Una promesa de futuro, vista como una retrospectiva de los albores de la industrialización a los avatares a los que nos ha conducido la incesante globalización de nuestros días.







Artículo:    ©LITERATURA DEL MAÑANA
Imágenes: ©Zawp Bilbao




Para saber más: www.zawpbilbao.com


Imprimir artículo Wikio

domingo, 22 de enero de 2012

La revista "Balcó de Montserrat" publica una entrevista d'LDM





La revista vacarissenca, Balcó de Montserrat, ha publicat en el seu número 521 (gener de 2012) l'entrevista que LITERATURA DEL MAÑANA féu a l'excursionista i escriptor Jordi Colell:












Imatges: ©Balcó de Montserrat

Imprimir artículo Wikio

domingo, 15 de enero de 2012

Algunas prosas escogidas, XXXII: Ricardo Chao






El acentín y las palabras de León

De niño siempre pensé que León era el sitio de España donde mejor se hablaba castellano. Como parte incuestionable de esa creencia, también estaba seguro de que los leoneses no teníamos ningún tipo de acento. Por supuesto, no era el único en pensar esto: de hecho, aún es frecuente escuchar tales afirmación en debates familiares de sobremesa y en las discusiones de bar. El primer desengaño me lo llevé cuando con once años fui al Campamento de los Amigos de Francisco de Asís (hoy Campamento Padre Pacífico), en Descargamaría (Sierra de Gata, Cáceres). Éramos diez chicos de León, y nos llevamos la sorpresa de que a los cacereños les hacía gracia nuestro acento. Mi indignación fue enorme: ¿cómo se atrevían a decir eso precisamente ellos, que parecía que se comían partes de las palabras, y con ese acentazo que a mi me parecía casi andaluz? «Habláis cantando», decían cuando les preguntaba sobre ello. Eso era el colmo. «Pero si en León no tenemos acento», respondía uno en su inocencia. Al interlocutor solía hacerle gracia, y a veces nos imitaba entonando preguntas: «¿Qué hora éeess?» era una de las que más éxito tenía. Uno se acababa encogiendo de hombros y lo achacaba a que eran rarezas extremeñas. Con los años, y en el mismo Campamento, fui descubriendo que había ciertas palabras y expresiones que eran desconocidas para mis amigos cacereños. Recuerdo una situación en la que, mientras estábamos cortando unos troncos, uno de ellos se puso a tararear una canción de Mano Negra que por aquel entonces era muy famosa. Cuando paró de cantar, le dije «Sigue, sigue, que la canción me presta». Recuerdo la cara de extrañeza que puso. «No te entiendo —dijo—. ¿Quieres que te preste el disco o qué?». Sorprendido, tuve que explicarle que quería decir que me gustaba mucho aquella canción. «En León decís cosas muy raras», dijo él, meneando la cabeza. Poco a poco tuve que darle la razón: había muchas palabras que allí eran desconocidas, como gocho (lo que incluía que no comprendían expresiones como «eres un gocho», «eso es una gochada», etc.), madreña, mancarse, etcétera.

Viajando por ahí también comprobé que a los leoneses nos confunden frecuentemente con asturianos, o incluso con gallegos. La última vez que estuvimos en Nueva York coincidimos con unos sevillanos en un restaurante, y tras hablar un rato nos dijeron que pensaban que éramos asturianos por el acento.
Pero he visto que hay matices según la zona de la provincia: cuando conocí a la madre de un amigo de Carrizo, pensé que era gallega por el acentazo que tenía. Todavia hoy, andando por los pueblos del Órbigo, se puede apreciar un acento que recuerda mucho (pero mucho, mucho) al de los bercianos. Hace poco le pregunté a nuestra veterinaria si era de Ponferrada, y me dijo que era de Benavides, pero que cuando estudiaba en León sus compañeros de carrera le decían lo mismo. Me da la sensación de que el Órbigo todavía es una frontera en este sentido, y que de allí al occidente no sólo se conserva mejor el leonés, sino también el «acentín».






Ricardo Chao Prieto (León, 1975), es licenciado en Historia y diplomado en Biblioteconomía y Documentación por la misma Universidad de la ciudad que le vio nacer. Asimismo, en la actualidad ejerce como profesor de Ciencias Sociales de un Colegio privado de la misma capital leonesa. Dos son sus aficiones: el estudio de una lengua en desuso, la asturleonesa, y algo tan sideralmente opuesto a ésa como la astrología. Dos facetas que circunscribe en su bitácora personal: corazonleon.blogspot.com.

Hace algunos meses, encontramos una nota sobre su existencia en las últimas páginas de la revista Muy Interesante, las que dedican a ese apartado bibliográfico en donde los lectores pueden buscar más información sobre algunos temas particulares (del que las páginas digitales se les dota cada vez de una más y mejor relevancia). Al cabo de unos días de contactar con él, nos respondió enviándonos parte de la información solicitada. Lo que nos interesó más de su blog es la forma en que Ricardo tenía de estructurar los artículos de corte divulgativo que iba publicando asiduamente. Valga decir que la archivística y el ensayo han sido dos apartados literarios siempre enlazados, pero difíciles de fusionarse con un lenguaje entendedor y sin demasiadas pretensiones. Lo cierto es que, a menudo, anda provisto de una forma harta sofisticada y ampulosa, lo que aburre al lector. Algo diferente del que descubrimos con Chao. Quizás porque tras esa sonrisa enigmática que nos descubre su foto (llena de letras, códices y constelaciones), se esconde una mente abierta y transgresora, propia de toda esa nueva hornada de humanistas que ha visto florecer este siglo XXI (sólo nos queda que nuestros mismos lectores nos dén la razón, tras publicar el primer artículo de este bibliotecario aventurero en nuestra página).




Imprimir artículo Wikio

Rusia en la memoria. El «flashback fotográfico» de Larenkov


Imagen: 1941-2010 (Moscú, Hotel Nacional).





 
Hace un par de años que Sergéi Larenkov, gracias a la colaboración del Museo de Historia de San Petersburgo y del Archivo de documentos audiovisuales ruso de Krasnogorsk, lleva a cabo un proyecto a caballo entre el doble plano y un estilo de reciclaje fotográfico atemporal que busca, en la superposición y combinación de imágenes, una retrospectiva de la Guerra Patriótica Rusa (1941-45), bajo la supervisión de ese tercer ojo que todo lo ve, y todo lo vio.



Imagen: 1941-2010 (Moscú, control armado).




Imagen: 1941-2010 (Moscú, alerta de ataque alemán).




Imagen: 1941-2011 (Leningrado, soldados alemanes a las afueras de la ciudad).




Imagen: 1941-2011 (Leningrado, gran Palacio de Peterhof  ardiendo).

 

Imágenes: ©Sergéi Larenkov (www.sergey-larenkov.livejournal.com )


 
Imprimir artículo Wikio

domingo, 8 de enero de 2012

Algunas prosas escogidas, XXXI: Roxana Heise

El lunar

Este extraño lunar que crece y crece, piensa él cada mañana frente al espejo. No es que sea grande grande, sin embargo, a él le parece que está cada vez más puntiagudo, que adquirió de pronto el carácter de una montaña, después de haber sido sólo un punto muerto en medio de la cara. Y no es que le preocupen las marcas en el rostro y esas tonterías, es sólo que él, está consciente de la azarosa lucha por el sustento diario y de sus graves problemas económicos, «protestas» piensa, mientras se rasca el lunar y le mueve sutilmente la cúspide. Vendrán los acreedores y lo coge de la base, incrustando levemente la uña de su índice derecho. Aquello del jefe fue una chambonada, mire que considerarlo incompetente, bueno, son cosas que pasan. Apoya su rostro sobre el espejo, el lunar no lo percibe y parece no existir, la humedad de su respiración empaña sus facciones, lo vuelve dúctil y etéreo como la nada. Piensa que esta vez todo acabó, que hoy recibirá el sobre azul, quizás sí, quizás no. Su esposa ignora la situación, sus hijos juegan a ser grandes en la habitación contigua mientras él se aleja del vidrio, su rostro está sudoroso, el lunar sigue allí, más grande aún, en verdad piensa, esta vez ha crecido demasiado, su tamaño se ha vuelto cósmico, será mejor que lo extirpe.





Tiempo sin regreso
 
Sientes nostalgia de mí, eso dicen tus manos mientras acarician la espuma inmóvil del silencio, encapsulado bajo los nudillos gastados de historias. Coges un lápiz, por un momento crees verme, fresca y vivificante, dispuesta a todo por amor o lo que fuera posible y el rictus de tu boca sube hasta el cielo en donde el ángel de tus sueños tiembla de frío. Estoy aquí te digo, marchita de inviernos y no me ves, algo en ti parece morir un poco, estás pleno de argumentos pero coges tu lápiz al parecer sin una finalidad clara, no me encuentras. Pronto vendrá tu mujer y el sonido de sus pasos aplacará la fiebre que aún sientes y el deseo de arrojar los años por la ventana para decirlo todo de una vez para siempre, antes que el elfo indeseable del sinsentido consuma tus entrañas. Estás mustio, más mustio que este otoño y encima ella aparece con la misma perorata de todos los días, la cara gastada de antiguos brillos y el cuerpo agrietado de decepciones. No la amas, es tarde para decirlo pero no la amas, ella sonríe como si nada ocurriera y desearías gritar tu verdad a los cuatro vientos con nombre y dirección, con la ayuda del bolígrafo que llevas contigo como un amuleto para la buena suerte.

Sientes nostalgia y no es cosa de viejos, la modernidad te provoca desconcierto, te desequilibra por dentro y por fuera como si hubieses quedado suspendido para siempre de las faldas de un tiempo sin regreso. Aún estoy aquí, inevitablemente condenada a muerte.
Sentado sobre tu sofá, observas de reojo el nuevo computador y rompes el aire con la mano que acarició mi cuerpo delicado y sutil, heredero de la brisa silvestre de los campos y el verdor fragante de los árboles. Ya no existo, tu esposa vuelve a repetirlo: la modernidad llegó para quedarse.
Vuelves a mirar el monitor, ella activa el correo y aparece el cuerpo vacío de un mail. Son los nuevos tiempos, dice, el final de la carta ha comenzado.




 
Roxana Heise (Chile, 1964) fue finalista del concurso de cuentos breves Alfred Hitchcock (USA, 2001). Traducida a varios idiomas, sus microrrelatos han sido leídos e integrados como materia de estudio en Universidades tales como la de Málaga o de Valladolid. En 2006, su novela Frenético sosiego fue traducida al polaco, al tiempo de valerle el reconocimiento suficiente para ser incluida en el «gran libro» de la historia de la literatura hispanoamericana. Un par de relatos breves han servido de primera incursión de la autora en nuestra página.



Imprimir artículo Wikio





Algunas prosas escogidas, XXX: Carlos Alberto Gamissans


Un reparto desigual
Ya ha pasado un año desde que se divorciaron. Fue una separación rápida, consensuada de esa manera que no satisface por igual a las dos partes. Ella quería una desunión pacífica y él estaba demasiado triste como para levantar la voz. Acordaron enseguida el reparto de los bienes materiales. Para ella, el coche y la casa; para él, los antidepresivos. Cuando llegó a casa de sus padres, se sintió muy en deuda con su ex mujer: él se había quedado con todos los recuerdos.
 
 
 
 
 
 
Carlos Alberto Gamissans (Calatayud, 1989), estudiante de Periodismo en la Universidad de San Jorge, desde su site «Blog de un onironauta» surca los mares de este universo digital, compartiendo esa literatura bloguera tan propia de nuestros días. Ganador del XXX Concurso Literario para Jóvenes de Albacete, en la modalidad de relato, nos brinda esta primera colaboración en LITERATURA DEL MAÑANA, al tiempo que busca editorial para su próxima antología en prosa.«




Imprimir artículo Wikio

Agenda cultural de enero de 2012. Conferencias y recitales:







Recital  en el Café Poético de la calle Burdeos, 31 de Barcelona. Con la participación de Roser Amills, Agustín Calvo, Txus García y Mariona Masferrer, entre otros.










 
Conferencia «Gegants de paper», en el Museo Municipal de Rubí  «El castell», en calle castell, 35. El próximo sábado 12 de enero a las 18.00 h (el dibujante Jaume Capdevila nos hablará de la prensa satírico-humorística de finales del xIx y principios del xx y, en especial de su caricatura).



Imprimir artículo Wikio
Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: