¿Qué lecturas os seducen más?

sábado, 8 de septiembre de 2012

Agenda cultural. Jornades, conferències, celebracions:



 
 
 
 
Dia internacional de la traducció. A la Casa del Comte Zanoguera, Pl. de la Constitució, 16 (Barcelona). El proper 28 de setembre a les 20.00 h. Organitzat per l'AELC. Més info a: www.escriptors.cat



Imprimir artículo Wikio

viernes, 7 de septiembre de 2012

Poesía en blog, LIX: Claudia Alejandra Klaiss



Galopar
Encontrarme en el camino
frente a una ventana
veo el danzar de una mariposa gris.
Allí frente a la ventana
observo el movimiento
de sus alas;
mientras mi corazón
galopa sin cesar
por aquel despertar
en un nuevo amanecer.
Es en algún lugar
donde veo el sentir
de mi soledad,
en el camino desierto
mi voz se apaga
con un grito
sin retorno,
a la luz de aquel
nuevo amanecer.
Si galopar hacia caminos
llenos de libertad,
galopar....
 


 
 
 
Te busqué
Te busqué por los laberintos,
en lo amargo de la dulzura,
en medio de la oscuridad
en el grito contenido de la pared
de mi habitación.
Te busqué en lo insignificante,
en lo palpable, en lo inexistente.
En las fantasías de mis sueños
pude verte y no consigo,
distinguir tu rostro.
Te busqué en medio de la tormenta,
en la lejanía de una ausencia
indescifrable
te busqué fuera de todo tiempo
y aún no te veo,
pero te he soñado.
¡Sí!, te busqué en el olvido y en los recuerdos,
pero se esfumaron en la amargura
de la desilusión.



 
 
 
 
 
Claudia Alejandra Klaiss (Medellín, 1968) es una administrativa que siente apasionadamente, tal y como descubriremos en los poemas que nos envía en su primera colaboración. Su génesis literario, descubierto en su ya temprana edad de 12 años, le ha impulsado a participar en concursos y certámenes, al tiempo de participar en redes y blogs del ámbito digital.




 
 
 

 
 

Imprimir artículo Wikio

Algunas prosas escogidas, XXXXIV: Adán de Maríass




La señora

 
El vaso cayó al suelo, no se rompió, y además estaba vacío. Una señora que esperaba a alguien, se acercó y presta lo cogió para llenarlo con este contenido:

¿Cómo te llamas?
Me dicen Taka.
¿Qué edad tienes?
Quince.
¿Vives por aquí?
Cerca (quiso decirle cerca de ti).
¿Te puedo tocar?

Antes que le responda empezó a mirarlo completamente, con una rigurosidad que quema.
Si quieres...
—¡Ajá!, tiene una buena estructura.
Mi prima piensa igual.
Buena masa muscular, ¿haces ejercicios?
Planchas, abdominales, y con esta mano también disparo.
Sí, ya me di cuenta, te han crecido las manitas, ya tienes las manos de un hombre grande le dijo bajando la mirada, y subiendo su nivel de hormonal excitación.

La habitación de Taka muestra un orden disimulado.

Le miró despacio, como si estuviera en cálculos de angustia, buscando el modo más salvaje de quitarle toda la ropa, eso siempre le sucede cuando una mujer se pone medias negras de nailon, provocándole lisuras de erupción pasional. 
—¡A ver saca tu lengüita! Oye, ¡qué grande la tienes, sácala más, lengüea!, ahora muévela despacito, piensa que la tienes enferma y necesita urgente toda mi saliva pero en comprimido de besos, los más húmedos.  
Él no trataba de comprender, ni así le pidiera que cambie de posición. Estaba disfrutando de un placer único que no siempre se presenta, y no tanto por estar concentrado en ella sino por como se vienen dando las cosas. 
¿Duermes con ropa?
Takaetsu dejó caer el vaso nuevamente.
No es mi costumbre.
Hueles a bragueta abierta contradijo risueñamente Alicia.
Y tú… hueles a vulgaridad.
No es necesario que me lo digas.
Quieres que te coma le dijo sin reírse
A ver empieza con…
Ni en broma gringa, con hacerte cosquillas, me basta.
Ella le mostró su espalda desnuda, donde ve algunos lunares como si fueran botones oscuros.
Quisiera arrancártelos.
Hazlo, no hay que pensar mucho para hacer las cosas.
Él la volteó sin delicadeza y pasó la mano atrevida por todo su cuerpo alargado, besó sus redondos y grandes senos de un color rosado lechoso hasta morderlos como si no tuviera dientes. Alicia calló y gozó todo lo que pudo. Taka fue su sexual artesano en esos momentos y hasta le gustó que no gritase. 
Me confunden los gritos, me ponen de malhumor dijo Taka.
No es mi estilo gritar, sino manifestarme con una ondulante naturalidad, como si tuviera cargándome de una electricidad que nunca he sentido.
¿Tienes dinero? le preguntó, con la curiosidad salpicándole la cara.

Alicia algo desconcertada, se puso un cigarrillo en sus labios sin encenderlo. Como si estuviera posando antes de entregarle algo más que una respuesta.
¿Cuánto tienes? insistió con voz absorbente.
Su cuerpo tiene una perfumada blancura de señora madura, una constitución física que ningún hombre puede dejar de mirar. Ya hace algún tiempo la vieron por ahí dando vueltas como si tuviera la dirección equivocada. Alrededor de Alicia se oyen unas melodías que sólo Takaetsu Mori, el japonesito del barrio, la pudo escuchar, y vaya que no demoró en encenderse el cigarrillo.
Estaba vacía hasta que…
Hablo de dinero volvió a insistir.
Piensa mejor (hace una oportuna pausa), que todo mi dinero lo he quemado con mi propio fuego.

Con una cólera que bajó desde su cabeza hasta llegar a sus pequeños pies, Taka pisó o mejor dicho aplastó el cigarrillo que ella había dejado caer. Escuchó que lo llamaban, baja Taka es la hora de almorzar, hace rato que te estoy llamando, ya voy, espera que ya termino de…desde la amplia cocina es costumbre oír gritar a Norka la empleada de la casa, que intenta establecer un vano horario con el único hijo de los patrones viajeros. Sabe que es un adicto no sólo viendo televisión casi todo el día, sino a la descomposición de los deseos, no le obedece ni a su propio cuerpo, se deja estar, dándole ventaja a sus instintos más primitivos. Hace poco, al terminar de ducharse, con las manos mojadas le agarró sus caderotas de chola poderosa, y se puso al toque en primera fila para puntearla, y no era la primera vez. Norka gritó tan fuerte como soprano amenazada, que casi se queda muda por la impresión.
Más tarde y como es habitual los padres de Takaetsu llamaron desde Osaka, su mala costumbre de no descolgar el teléfono se hizo tan notorio, y Norka que menos ganas tiene sabiendo que es su obligación, el desesperado teléfono fue timbrado como diez veces. Empezaba la sospecha a mostrar un rostro duro, indicio grave de la comprensible molestia de los padres de Takaetsu Mori.      
Eres una bestia, qué te has creído, faltarle el respeto a toda una señora como yo.
No las escucho bien, creo que hay interferencia, llamo más tarde dijo conchudamente.

Desde ese día Norka estuvo mucho más que atenta, muy alerta, lo preocupante es que hoy Taka no ha bajado a desayunar, ni almorzar, y por último la cena se terminaba de enfriar. Horas de horas metido en su habitación como un príncipe engreído, hasta que Norka vencida ya por el animado cosquilleo de un presentimiento, sacó el duplicado de llave, oculta en el pequeño tejido de su sostén de color negro. La hizo girar con cuidado, abrió despacito la puerta y cuando entraba, ya Takaetsu había apagado el televisor.   
¿Qué haces?
Nada, sólo conversaba con una amiguita.
¿Y?, ¿dónde está ella?, ¿se evaporó?

Norka intrigada miró el televisor recién apagado y aún con la antena caliente, él salió de su dormitorio sin decirle nada, pero pensando cosas.

 


 

 
 
Adán de Maríass (seudónimo de Miguel Ángel Colán Ramos; Lima,  1960), cursó estudios de Magisterio en la Universidad  San Martín de Porres, y de Literatura en La Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Empezó a escribir sus primeras poesías en 1980, hasta que unos años más tarde publicó gracias a una subvención editorial de la entidad CONCYTEC (1989) algunos de los que aún conserva inéditos, en las antologías  «Sol de Madrugada», y «Júbilo.

A lo largo de los años, ha participado en varios medios digitales (blogs y revistas online, sobre todo). Fruto de ello fue la doble publicación en formato e-book en 2011, del poemario «Poemas de Blog», y del libro de cuentos «Zona VIP».

El relato que nos trae, «La señora», es una réplica y resumen (a modo de calco particular), un tanto fetichista y fantástico, de una pequeña parte de la narrativa japonesa de los últimos años.

 

 

 




Imprimir artículo Wikio
Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Espacios publicitarios: