¿Qué lecturas os seducen más?

viernes, 30 de agosto de 2013

Una reseña de Ángel Brichs se publicará en la última novela de Gillari





La crítica realizada por Ángel Brichs a unos de los poemas de la porteña Elsa Gillari publicados en LDM, quedará integrada en la contraportada de la última novela de la autora...











Para saber más (ver crítica):
http://literaturadart.blogspot.com.es/2009/08/una-artista-todo-terreno-elsa-gillari.html




Imprimir artículo Wikio

martes, 20 de agosto de 2013

Poesía en blog, LXIII: Jésica Arias


CRUZANDO MARES
 (A Caspar David Friedrich,(1774 a 1840), pintor alemán).
 

He contemplado la inmensidad
desde sus propios ojos,
sus ojos de artista.


He vivido en sus paisajes
y corriendo entusiasmada
me resbalé sobre la tinta.


Caí para disfrutar del abismo,
me ahogé tras tempestades
en las aguas heladas de los mares.

 
Me atrapó el horizonte
paseando en sus orillas.
Nunca me encerré en un cuadro,
sí en sus historias.

 
Sí en la esencia de la vida
en la grandeza de las almas
con las que me crucé en los viajes
realizados en sus obras.

 
Me agarré a su pincel
y recorrí así montes y senderos.
Crucé mil horizontes
y volé sobre el destino.
 
 
 
 
(c) del poema: Jésica Arias Mignorance; de la foto: Giuseppe Stichi
 

 




Imprimir artículo Wikio

lunes, 8 de julio de 2013

Poesía en blog, LXII: Javier Sáchez



VEREDA Y REGRESO

Vagó desde el inicio
domando los espacios y las horas.
Fundó en sus uñas
imperios del tamaño de su piel.
Todo su tiempo fue
esmero en el Osario.
Un vivo y otoñal lapso de naranjas.








Javier Sáchez (1970), licenciado en Derecho, es un autor en ciernes que posee un buen historial de premios menores tanto de relato corto, novela y poesia a sus espaldas. Autor de media docena de obras publicadas, nos regala un poema de su autoría para entrar en materia en su bautismo,en LDM.












Imprimir artículo Wikio

lunes, 3 de junio de 2013

Algunas prosas escogidas, LIV: Los Tipos Duros No Escriben Blogs







Malas compañías


Aquel jovencito se sentaba en un taburete de la barra tocando su cara recién enrojecida y dijo: “ojalá estas mujeres no fueran tan estrechas”. Dave dejó inmediatamente el paño con el que secaba las copas y se le acercó, para soltarle el mismo discurso de siempre, el que ya he escuchado muchas veces: Muchacho, voy a ser muy claro. Compré este club hace mucho tiempo y he trabajado demasiado para dejar que lo infecte tu inocencia, solo porque una camarera te haya dado una bofetada. La noche es atractiva, luce un encanto especial, un extraño tapiz nublado que podría marear al whiskey en el ambiente más sórdido. Pero créeme muchacho, lo sé de sobra, no es sencillo ni romántico, aquí podrías lastimarte mirando a cualquier chica. Muchacho, esto no es el cine, donde ves a Paul Newman emborracharse y salir del bar con su mirada azul. Maldita sea, si ese tipo hubiera pasado un par de horas en el Korova se le habría vuelto negra la sonrisa. Hazte un favor y vuelve a casa antes de que te roce la metralla del perfume de alguna chica.

Durante años camareras, coristas y mujeres de moral relajada arrastraron su reputación por el Korova. Todo tipo de mujeres que dejaron un reguero de víctimas, y Dave quiso advertírserlo al chico antes de que fuera demasiado tarde. Quizás para que no le ocurriera como a Guido Fischetti, un pistolero de Frank Nitti habitual del local que presumía de curriculum e invitaba a copas, gestos siempre apreciados por los que frecuentaban el club. Guido, con trajes recién planchados y peinado impecable, se pavoneaba de no casarse porque no encontraba a ninguna mujer que hiciera juego con sus antecedentes. Hasta la noche que Claudia Simons entró al local.

Se abrió la puerta y estuvo media hora entrando mujer. Satisfecha de no hacer prisioneros con las miradas del local, buscó una mesa con buena luz que luciera sus piernas. Solo Guido reunió el aplomo suficiente para acercarse. Ella le invitó a sentarse, desplegó su sonrisa y aparecieron setecientos cincuenta y tres dientes. Desde la barra Dave, avezado en este tipo de encuentros, negaba con lo cabeza. Había visto demasiados como éste.

Durante semanas Claudia y Guido se dejaron ver por los mejores locales de la ciudad. Restaurantes, teatros, cines. Dólares. Ropa cara, joyas y perfumes, muchos dólares. Guido abrazaba su trofeo luciéndolo, con el mismo orgullo con que ella mostraba los diamantes que adornaban sus dedos. Disparaba billetes de cien pavos como antes vaciaba su glock. Más tarde Guido comprendió que no hubo problema entre ellos mientras hubo dinero. Sólo el día en que su cartera titubeó más de la cuenta comprendió que la sonrisa de Claudia era pura bisutería. Los billetes dejaron el sitio en la cartera a las discusiones. Un par de días más tarde y ella ya se había marchado con un joyero de paso por la ciudad. Guido sólo volvió al Korova para despedirse. Sabía que Frank Nitti no le aceptaría a su lado, que a un tipo realmente duro jamás le habría ocurrido algo así. Lo último que supimos de él fue que andaba trabajando en un negocio de tintorerías en Cleveland. Guido pensó que una mujer así le cambiaría la vida. Y no erró.


Por casos así Dave anda siempre atento. Detesta que espanten a sus clientes. 
Pike, hay ciertas mujeres que son peligrosas, me decía acodado en la barra. Solo con una mirada podrían hacerte mear sangre durante tres días. Dios santo Pike, mujeres así, serían capaces de infectarte la pus.







Imprimir artículo Wikio

lunes, 6 de mayo de 2013

Algunas prosas escogidas, LIII: Eva M. Ruiz





África Scarlata
(adjetivo alegórico del blog de la autora)

 
 
 

Nairobi, 9 de agosto de 2011 - Kenia

La ciudad es caótica, hay mucho desorden y huele demasiado a polución.

Sin embargo, las afueras de la capital esconde algunas sorpresas: Sheldrick (baby elephants), el Museo de Karen Blixen y Giraffe Center.

Karen, mi mente ha volado contigo unos minutos. Gracias por el regalo de Memorias de África. Aún me sigue sorprendiendo tu baúl de Louis Vuitton de principios del siglo pasado, aunque no puedo entender que aceptaras que Denys Finch Hatton cazara leones y lo compartieras, eras una enamorada de África, con ello me parecía entender que lo eras también de lo indomable de su continente y la vida que en él habita, no de su muerte.



 

Amboseli, 10 de agosto de 2011 - Kenia

La sabana y la estepa son amigas del silencio. El polvo lo es del viento y las acacias lo son de mis ojos. El elefante es el más grande de mis amigos, por muy salvaje que sea yo lo amo como a la vida misma.
El sol es mi testigo, y con él me acuesto esta noche.
La jirafa, el búfalo, la cebra y el hipopótamo duermen en mi retina.
Las gacelas seguirán bailando en mis sueños.

 

Nairobi, 11 de agosto de 2011 - Kenia

Al amanecer hace frío, y también cuando anochece. En la sabana de Kenia reina apacible el silencio. Los animales son y también están. Sabio interior el de ellos.

Otra vez en la ciudad, reina el ruido y el caos. Sólo estoy de paso, debo ser fuerte, hoy y siempre.

Mañana parto hacia Nakuru, uno de los lugares más bellos de Kenia, salvaje y primitivo, tierra de Memorias de África vista desde el cielo cuando las manos de Meryl Streep en el papel de la Baronesa Karen Blixen se unen a las de Robert Redford en el papel de Denys Finch Hatton, en pleno vuelo bajo el azul cielo de África y sobre la enorme mancha rosa que conforman los flamencos del lugar. Algo impresionante, en la vida hay que visitar el Lago Nakuru al menos una vez.

Ahora descanso.


Naivasha y Nakuru, 12 de agosto de 2011 - Kenia

Aún era temprano, de camino hacia Nakuru, nos detuvimos en el Lago Naivasha, otro paraíso escondido que se debe conocer. Subí a la lancha y empecé a sentir el olor del agua y el frío del aire en mi pelo y en mi cara. Nos acercamos a los hipopótamos que empezaron a emitir sonidos que nos exigían mantenernos a una distancia prudencial, pero yo quería acercarme más, fue increíble. Asomaban las orejas y los ojos, algunos incluso la cabeza y parte del cuello, algunos machos simulaban luchas y medían su fuerza con sus mandíbulas. Los contemplé, y ellos también a nosotros, allí ninguna de las partes estaba sola, nos hacíamos compañía mutuamente, ellos bajo el agua y yo encima de ella, en la lancha. Pero no dejé de pensar que era yo la que estaba en su territorio, y no les había pedido permiso.

Continué el paseo por el lago Naivasha en la lancha, me acerqué a un sinfín de diferentes aves y tuve el privilegio de ver el águila pescadora pescando en el lago a tan sólo unos pocos metros de mi. Oí su voz cuando sobre la acacia en la otra orilla del lago posaba contemplando los silbidos que el guía le lanzaba para atraer su atención, el águila vino y recogió su recompensa en el agua, oí los chasquidos de sus garras cogiendo el pez en el agua. La vi, me vio.

Acabamos el paseo en lancha y cruzamos unos 2 o 3 kilómetros a pie la sabana y el bosque que rodeaba Naivasha, me crucé con algunos retozones y protestones ñus, cebras silenciosas que pastaban junto a ellos, gacelas que corrían felices, impalas que luchaban con sus cornamentas, enormes jirafas que arrancaban las ramas más blandas de las acacias de tronco amarillo que allí habían, y también descubrí el pájaro nacional de Bostwana que volaba sobre la sabana de Kenia en el territorio de Naivasha aquella mañana, de un intenso azul que hipnotiza, cuando alza el vuelvo, mis ojos lo persiguen hasta que lo pierdo en el infinito.

El calor es sofocante, pero debo continuar.

Por la tarde, tras la comida que restauró mis fuerzas, visité por fin el Lago Nakuru. El lago es impresionante. El rosa de los flamencos lo baña, lo tiñe, lo viste.

Hoy vi los primeros felinos. Él y ella, juntos, tumbados sobre la hierba en las proximidades al lago, al atardecer. Dos preciosos ejemplares de leones, macho y hembra compartiendo un espacio-tiempo, el mismo que en el que yo vivía. Mi retina lo retuvo por mucho tiempo, me quedé inmóvil sintiendo que sólo era, y allí estaba yo. Con ellos.

La cena fue cálida, el ambiente excelente. Perfecto.

 

Masai Mara, 13 de agosto de 2011 - Kenia

La lluvia siempre nos acompaña, es extraño en la época seca, pero le prometí una tormenta a Kenia antes de irme de su tierra. Y mañana es mi último día completo en sus entrañas, luego cruzaré la frontera con Tanzania.

Hoy estoy cansada, muy cansada, pero la vasta extensión de la reserva natural de Masai Mara y lo salvaje de su belleza es reconfortante cuando lo contemplas por primera vez. Por momentos sentía que pestañear era perder el tiempo. El viaje en 4x4 por mala carretera me había dejado agotada, pero de repente, parecía haber recobrado toda mi fuerza y todo mi equilibrio.


Masai Mara, 14 de agosto de 2011 - Kenia

El paisaje es precioso, hipnotiza. Un paraíso en la Tierra.

Era primera hora de la mañana, y contemplé la vida y la muerte. Una manada de leonas, siete cachorros de dos camadas y madres distintas. Un ñu semi-devorado, el agua estaba cerca, un espectáculo que me hizo sentir pequeña, y también muy afortunada.

El juego de los cachorros era como una película en directo, la propia vida convertida en juego pisando la muerte de aquel ñu que sólo hacía unos minutos había sido cazado. Ahora, la manada de leonas hacía homenaje a su trofeo, comer o morir.

Comían.



Lago Victoria, 15 de agosto de 2011 – Tanzania

El viaje desde Masai Mara en Kenia hasta Tanzania cruzando la frontera ha sido largo, 12 horas de jeep hasta el Lago Victoria.

Lo que encuentro al llegar lo compensa con creces. Qué maravilla, otro paraíso. Tantos… Paz, plenitud, armonía, y también mosquitos.

El lodge es precioso, especialmente romántico con unas vistas al lago que enmudece el habla y congela los sentidos. Todo ha valido la pena. Estoy en el Lago Victoria, parece una playa cuyo horizonte se pierde. Su extensión abarca Kenia, Tanzania y Uganda, no alcanzo a ver el otro lado…es tan hermoso.
La puesta de sol fue única, me fusioné con ella en su contemplación. Y volé.



Lago Victoria, 16 de agosto de 2011 - Tanzania

El paseo en barca me ha colmado de paz, la brisa y el sol eran mis aliados esta mañana mientras surcaba las aguas del gran Lago Victoria.

La tarde tranquila, con grata compañía. 

La naturaleza es mi vida, mi vida es la naturaleza.

Tanzania, qué bonita eres.

 


Serengeti, 17 de agosto de 2011 – Tanzania

El paisaje es infinito, miles de kilómetros bajo el sol de África bañando la sabana y todo su contenido. La tierra, las acacias, el aire, la hierba, las charcas, la vida.

Felinos que hipnotizan, árboles inmensos, llanuras solitarias en apariencia. Gacelas que corren.

Felicidad.


 

Serengeti, 18 de agosto de 2011 – Tanzania

En la noche, las risas de las hienas se confundían y entrelazaban con el galope de las repentinas  carreras de las cebras que pasaron junto a mi alojamiento.

El sonido de la sabana en África es un hechizo para los sentidos. No se debe dormir, sólo escuchar, sentir y estar.

Dos leopardos a la sombra de una acacia es una visión que debe congelarse. Cuando uno de ellos baja y cruza por delante de mí con suma lentitud y tranquilidad es un cuadro que África ha querido pintarme, allí te encontré. El cielo en la Tierra.


 

Ngorongoro, 19 de agosto de 2011 – Tanzania

La libertad en la tierra de África no tiene precio alguno cuando se es salvaje y vives en la sabana.  Los animales que pastan, corren, juegan y cazan en las llanuras del cráter son mis hermanos. Somos Uno, somos la vida.


 

Tarangire, 20 de agosto de 2011 -  Tanzania

Por la mañana, el sol africano me dejó sin fuerzas mientras paseaba durante 15 kilómetros en bicicleta a orillas del Lago Manyara. Verde, azul, tierra roja y sal blanca. Naturaleza.

 
El paraíso bajo mis pies y sobre mi cabeza. Bendita la tierra de África.



Tarangire y Arusha, 21 de agosto de 2011 – Tanzania

Apenas había abierto los ojos por la mañana cuando me topé de repente con una pequeña manada de elefantes, grandes ejemplares y también algunas crías que destrozaban los árboles al arrancar las ramas con el fin de alimentarse. Un espectáculo único.

Luego vinieron los leones, las cebras mezcladas con otra manada (esta vez muy grande) de elefantes bajo la atenta mirada de la leona que, junto al macho, contemplaba los movimientos de todos con los ojos abiertos de par en par y serio rostro. Hasta que el calor la venció, y descansó a la sombra. Cazaría al atardecer, cuando el calor se iba y acechaba la noche.

Así es en la sabana, así debe continuar siendo.

Por la tarde, rumbo a Arusha, una ciudad del norte de Tanzania, igual de caótica y ruidosa que su misma capital, Dar Es Salam, o que la capital de Kenia, Nairobi.

Sin embargo, dentro del Impala Hotel, la serenidad parecía ser mi compañera.

La cena fue estupenda, me vestí con un vestido azul turquesa de tirante fino y a la altura de las rodillas, habíamos quedado para cenar con el resto del pequeño grupo que compartíamos viaje. Éramos 9 y esta iba a ser nuestra última noche compartida.

Los zapatos eran azul marino con tacón fino. El vino excelente, pero el café frío.

Mañana lunes, partiremos a la isla de Zanzíbar, al sur de Tanzania. Y ahí, no habrán safaris ni madrugones. Como decía un gran compañero de viaje, es el lugar perfecto para empezar a hacer vida de leones. Se acabaron los madrugones y las rutas kilométricas de horas y horas en el 4x4, pero echaré de menos cruzar mi mirada con los felinos y contemplar las preciosas motas del guepardo, aquel que con vista de águila descubrió agazapado a la sombra de un matorral en Masai Mara (Kenia) mi marido para gran sorpresa de todos. Fue nuestro primer guepardo. Aunque luego, vinieron más.


 

Zanzíbar, 22 de agosto de 2011

El viaje a Zanzíbar ha sido largo debido a una escala inesperada. Pero al llegar a mi hotel, he comprendido de repente que sin dudarlo ha valido la pena la esfuerzo y la espera. Esto es un enorme paraíso perdido en el tiempo y en el Océano Índico.

Palmeras y aguas turquesas sobre arena blanca y fina me rodean. La cena ha sido gratificante y restauradora de mi cuerpo y mi alma, en la intimidad con él.

Un océano de paz aparece frente a mí.



Zanzíbar, 23 de agosto de 2011

Un recorrido por la ruta de las especias inundó mis sentidos de bellos olores y sabores a primera hora de la mañana. Una gran plantación de exóticas especias cuya historia se remonta a siglos atrás.

Luego, un paseo por Stone Town a pleno sol de la mañana me condujo por senderos que jamás creí que debería poder pisar. Desde las mazmorras de los esclavos cuando existía su comercio hasta la mismísima casa donde nació Freddie Mercury, pasando por un mercado donde la muerte y el olor a ella de otras especies era omnipresente. Un paseo que me recuerda lo lejos que están algunas civilizaciones todavía hoy de nosotros los occidentales.

Gran lección de historia y cultura.

Por la noche, frente al mar, una reconfortante cena con un divertido y autóctono espectáculo africano.

Jambo bwana!

Antes, metida hasta la cintura en las aguas cautivadoras de la playa de Nungwi, contemplé el atardecer frente a mi. Hipnotizada por el rojo sol sobre un horizonte infinito de azul al alcance de mis ojos que, por deseo propio, tienen el mismo color.

 

 

Zanzíbar, 24 de agosto de 2011

Tras el desayuno a orillas del mar en Nungwi, cruzamos la isla de norte hasta llegar al sur, donde nos esperaba un pequeño barco que nos llevó, a mi marido y a mi, a alta mar para nadar entre delfines salvajes que nos rodeaban por doquier. Una maravillosa experiencia que eterna vivirá en mi retina y en mi memoria.

No hay más que decir ni escribir hoy, sólo la felicidad estaba allí.



 

Zanzíbar, 25 de agosto de 2011

La puesta de sol cubrió mis pupilas, cerró mi pensamiento y acabó mi día. Rojo y azul en el cielo, tierra, blanco y verde en mis pies.

Tengo que despedirme llevándote en mis adentros, en el fuero de mis fuerzas y mis entrañas.

Te dije te quiero en tu última mirada. Y te fuiste sonriéndome y con gran libertad.

 

Zanzíbar, 26  de agosto de 2011

El último desayuno en el Saruche y la última comida en el Cinnamon fue justamente eso, la última con el corazón y también con el estómago en The Z Hotel.
Adiós Zanzíbar, adiós Nungwi. Hasta siempre. Fue un placer conocerte.

África, volveremos a mirarnos a los ojos, pero no todavía.


 







 



___________________________________________________
 

 
La verdad Scarlata (Ed. Carena, 2011), libro de autocrítica, y la única y más notable de las obras publicadas de Eva M. Ruiz (1976), una Administrativa multifuncional estacionada en el mercado publicitario; es una autora a la que se le reconoce un interés progresivo por la literatura y el artículo, faceta que nos muestra en uno de sus relatos de viajes que nos trae para la ocasión.





___________________________________________________



Imprimir artículo Wikio
Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Espacios publicitarios: