¿Qué lecturas os seducen más?

sábado, 18 de octubre de 2008

EL FUTURO DE LA LITERATURA

ARTE, LITERATURA, PSICOLOGÍA Y SOCIEDAD

Se podría decir que gracias a la estratificación del pensamiento crítico contemporáneo y su escisión a partir del período que vino después de la Segunda Guerra Mundial, no ha existido en una cierta envergadura, una visión literaria universalista y focalizada como en las etapas precedentes al fin del fascismo. Quizás por el miedo a expresarse en plural, lo cierto es que se ha cristalizado en que los críticos adoptaron como suyo un idioma suprademocrático, que no ha hecho más que favorecer a la singularidad y el individualismo de las obras, a lo que el artista ya no busca una meta, ni un objetivo ni un fin en las obras, sino que se transmuta en un Ser inerte, carente de sentimientos por el arte, actuando a favor de una aparente “naturalidad” a la que se deja seducir por fines estrictamente lucrativos. Es por ello, que el artista de hoy, resta despersonalizado ante la sociedad que le rodea, y a la par posee un excedente de información que le descoloca de sus actividades. No hace falta decir que las teorías literarias marxistas con Lukács a la cabeza y otras seudocapitalistas, como el estructuralismo o el posestructuralismo (con autores como Bertold Brecht o Dos Passos) han transmutando el mundo literario en una babilonia de críticas independientes que nos han llevado a la inconsistencia social que hoy día vivimos. Por ello se puede decir que existe un vacío real en la sociedad literaria del mundo actual, que es preciso remediar, ya que al igual que la economía del capital a la que estamos tan acostumbrados tiene breves períodos cíclicos de bonanza a los que siguen los de desaceleración, la literatura también necesita nuevas ideas y cambios internos que la hagan regenerar; y es por ello por lo que LA LITERATURA NEOMODERNISTA trasciende en esos aspectos, queriendo ocupar esa vacante, y no por señalar el camino sino para conseguir entre todos fomentar nuevas libertades literarias basándonos en la realidad social de hoy.
Dicen que los escritores “hacemos” la literatura. Eso no es cierto ya que la literatura como yo la veo es Arte, por ello nunca puede compararse con la escritura. De escritores hay muchos, objetivos y subjetivos, poetas y novelistas o historiadores; todos escriben, pero pocos hacen arte. E incluso podemos decir hay que padecen enfermedades mentales. A estos últimos se los ha calificado erróneamente como genios. No obstante, gracias al aporte científico aplicado de las teorías “freudianas”, psicólogos como Vygotski o Gardner advirtieron que los trastornos mentales no producían síntomas negativos en el proceder del artista pese a influir directamente en los lóbulos del cerebro, sino todo lo contrario, lo estimulaban, quizás debido a la saturación de las ondas cerebrales las cuales transmitían más encimas que provocaban los cambios de carácter del individuo, mas no afectaban a su lucidez ni lógica. A ello debemos la conclusión de que la cualidad que inflinge en el artista su impronta creativa, necesaria para el desarrollo del arte, es independiente a toda causa accidental por lo que finalizamos diciendo que esa misma capacidad, preludio del ARTE es intrínseca y natural del Ser Humano. Asimismo, dicha capacidad es imposible de conquistar sin la existencia en el mismo Ser de lo que yo denomino en mi libro “El Neomodernismo Literario o Una visión Artística de la Literatura” como gracia artística. Pero, volviendo al punto de vista psicoanalítico podríamos decir que el arte podría considerarse la respuesta fáctica del mal comportamiento de la mente influida por los deseos que, mediante la estética de la inteligencia, es canalizado en aspectos contrapuestos e influye en el comportamiento sensorial del prójimo como ser humano también “deseoso”.
La literatura es el único arte completo, los demás sólo son artes aislados. La pintura y la música, aunque se sirvan de gráficos para reflejar el compás o descubrir el significado del dibujo, serían meros comparsas a no ser que los escritores que profundizaban sobre ellos en estudios y tratados teóricos los recordaran. La literatura, por lo tanto, es el estado de arte más humano ya que comprende todas las facetas del Ser Humano, pero lo más importante es que crea instrumentalismo (escritura), lo cual es una fuerza motriz de la sociedad. En sí, la literatura se sirve así misma mediante la creación del literato, pero da parte a la historia de todas las formas del arte con la escritura. Es por ello, doblemente humana. La literatura pues, es el eje del cual fluyen las diferentes formas de arte. Sin ella no hay comunicación y sin comunicación, el Ser Humano no existiría ni poseería los aspectos diferenciales que lo conforman y distinguen de los demás animales. Por otra parte, la capacidad asociativa del público ante cualquier forma de arte (aquí en especial la literatura), trasciende según la capacidad interna y hoy día en gran manera muy objetiva, por la vinculación de la sociedad actual a las “modas” y no a la cultura en su grado más íntimo. Por ello, a día de hoy se descartan los ensayos y academicismos por la novela o el Best-Seller, y ello tiene su explicación en la búsqueda de vías de escape debido al aumento de la población universitaria. Indudablemente, hoy día la masa social tiende a visiones más someras de ver una realidad más objetiva en las obras, como antes se ha dicho. No obstante, debido a la publicación de una nueva literatura que cada día mezcla más dosis de hiperrealismo y la esencia irreal o subjetivismo del mismo artista (p. ej. Ver guiones de películas independientes de D. Cronenberg, o bien Best-Seller historiográficos como el de J. Littel en “las Benévolas”) que hacen proclive al lector-espectador, ya que al tener dichas obras una buena crítica, le permite adentrarse en aquello que no es material; lo que puede acercar a la involución negativa que ha tenido la literatura comercial en los últimos años ¿Podría eso ser el preámbulo de un cambio cercano? Es dudoso decirlo. El trío sexo-drogas-rock´n roll ha pasado a la historia. Una clase notoria de gente más cultivada cada día queda influida en ideas alternativas, quizás incluso antagónicas con la idea de literatura que se ha tenido durante los últimos 50 años. Frenar el envite de las modas es importante, pero aún dista mucho de influir en un contexto social más elevado, ya que la cultura actual y mayormente formada con la estética docente no favorece el uso de la lectura.

ANGEL BRICHS PAPIOL
Autor del libro:
El Neomodernismo Literario o una visión artística de la Literatura


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Espacios publicitarios: