¿Qué lecturas os seducen más?

jueves, 1 de octubre de 2009

A todos aquellos a los que amé (microrrelato)



A todos aquellos que amé.
A todas aquellas redomadas mozas que me miraban con cara de asco, cuando, incomprensiblemente no entendían lo que decía, hacía y escribía...
A mi tutor, cuando era pequeño e iba a la escuela.
A mi madre...
A mi padre...
A todos mis hermanos y a toda mi amplia familia.
A todos aquellos seres impíos que vagan por el mundo con sensación de ser mejores que nadie... pero no lo son.
A aquellas personas apóstatas, que reniegan de todo y no tienen objetivos.
A todos aquellos beatos y puros de corazón que no han roto jamás ningún plato sino toda una vajilla.
A ellos, todos ellos amé, un tiempo atrás. Mas, debo decirles que ya no. Para mí, son sólo un espectáculo que debo contemplar. Mi razón les ganó la partida. ¡A todos! No me harán caer en sus redes. Ya lo hicieron antaño y me mantuvieron relegado a la nada. Ahora yo soy mi propio carcelero y prisión. Llevo cantidad de ideas aprisionadas en mi mente. Pero ya las he liberado. Ahora son mías por fin. Esa larga hora que tanto se hizo esperar ya es del todo mía.


Ahora soy yo quien impone mis propias reglas. Ya ha llegado la hora. Mi hora. Y aunque esta visión subjetiva de la realidad no perturbe y abstraiga en mis pesares, sé que ya no debo lealtad a nadie; ya no soy esclavo ni amo de nadie, pero, ante todo, sigo amando... el arte, la literatura, la música. Aunque no del mismo modo. Ahora los amo por lo que son, no por lo que me enseñaron. Por fin le he dado la vuelta a la tortilla. Y he descubierto que, tras trescientos sesenta grados hay vida más allá y los que se quedaron en el camino sólo son calaveras centelleantes.
Copyright:

Relato:
©Ángel Brichs Papiol
Fotografía:
©Abi Pap, 2009

1 comentario:

elsagillari dijo...

Fue necesario pasar por el proceso de intelectualizar para ser dueño de uno mismo. Excelente.

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: