¿Qué lecturas os seducen más?

domingo, 28 de abril de 2013

Algunas prosas escogidas, LI: Gonzalo Garrido




Con un léxico bastante bien documentado para la ocasión, Gonzalo Garrido, asesor de comunicación, y uno más de aquellos blogueros del iglo XXI, analiza en esta novela a la sociedad bilbaína de la época de entreguerras (S. XX). Una visión de dicha sociedad dentro del seno de una saga familiar, que liga con toda esa norma novelada de los últimos años, que, tanto en cine como en literatura, apostillando los retoños de nuestra historia más reciente pero desconocida:
 

[...] El Noticiero era un periódico familiar que había comenzado su andadura en la segunda mitad del siglo XIX de la mano de Manuel Echevarría, recientemente fallecido. Sus primeros años fueron difíciles en busca de un hueco en un mercado en donde la lectura no tenía mucho predicamento. Con el transcurso del tiempo se fue asentando -su tirada subió hasta diez mil ejemplares en sus mejores momentos- gracias a una clientela fiel que apreciaba los comentarios de su editorial y de firmas como Chimbo, que disponía de un espacio propio y de una gran finura escribiendo.

En Bilbao la prensa estaba muy posicionada. Los periódicos tenían a gala defender líneas ideológicas que impregnaban el contenido de la información con un sesgo reconocible desde la primera palabra hasta la última página. [...]



[...] El Sitio, ubicado en un edificio neoclásico de la calle Bidebarrieta, contaba con más de mil socios que realizaban en sus locales actividades lúdico-culturales. El origen de esta institución databa de 1874, durante la tercera guerra carlista, cuando los librerales defendieron la ciudad de Bilbao contra el asedio. [...]
 

(Fragmentos; págs. 56 y 105 respectivamente, "Las Flores de Baudelaire")



En una línea usada en las tramas de la crónica negra, los principios de la historia industrial, y su desarrollo en Euskadi durante la Primera Guerra Mundial, discurre en un ambiente tenso, en espera de un futuro incierto, lleno de sentimientos e ilusiones:

[...] Ya había vivido situaciones extremas con otros acontecimientos menos trascendentes que éste y que habían traído consecuencias espeluznantes. Todavía recordaba con angustia la ocasión en que Pepa, la pequeña, fue embestida por una carreta en la calle. La niña iba conmigo de la mano y se me soltó en un instante, echando a correr. No sufrió más que el susto y algunos rasguños leves que podía habérselos hecho en el colegio. Yo no hubiese comentado nada a mi mujer, pero una de las hermanas -la muy puñetera- se lo chivó a su madre. Los reproches que tuve que oír hicieron que dejase de llevarlas a la escuela todas las mañanas.

Estas situaciones me solían dejar mayor resaca que la visita de los matones. Por eso, en un momento de lucidez, decidí arriesgarme y no contarles nada. [...]
 


(Fragmento; pág. 151, "Las Flores de Baudelaire")
 

En una serie de entradas bien ordenadas y sintetizadas, propias del ensayista común, el escritor nos dibuja, en diagrama perfecto, los relatos (trazados al milímetro), de unos hechos un tanto olvidados, pero no por ello menos cercanos:



[...] Y puso algún ejemplo. Los diarios estaban teniendo grandes problemas para abastecerse de papel y el gobierno había restringido el número de páginas de la mayoría de los periódicos, pero no de todos. Aquéllos que eran afines al gobierno de Dato tenían más espacio a su servicio.

-Ésta es la democracia habitual, amigos. [...]
 

(Fragmento; pág. 230, "Las Flores de Baudelaire")


 

 

Título: "Las Flores de Baudelaire"

Autor: Gonzalo Garrido

Editorial Alrevés, 2012

255 págs.

ISBN: 978-84-15098-38-6







Imprimir artículo Wikio

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Espacios publicitarios: