¿Qué lecturas os seducen más?

jueves, 21 de abril de 2011

¿Tratados para escritores, hoy?

Si hace algunos meses reseñábamos en LDM la 2ª edición del ensayo metalingüístico El neomodernismo literario (del escritor Ángel Brichs), ahora lo hacemos con una obra, quizás algo más cómoda, tanto en el léxico como la dirección en la que se ideó (escritores y lectores): Quiero ser novelista (2010), de nuestro colaborador y amigo Ramón Cerdá.



Como asevera Cerdá en el preámbulo de este ensayo, la tarea del escritor reside más en una vocación personal que en una carrera profesional:





«[...] Personalmente pienso que un novelista—permíteme que a lo largo del texto utilice este término como sinónimo de escritor—no se fabrica, por supuesto puede y debe mejorar con el tiempo, pero es algo que uno lleva implantado en algún oscuro rincón del cerebro a modo de un chip de origen alienígena desconocido, y creo que se nace con ello, lo que ocurre es que uno a veces tarda años en darse cuenta de que lleva dentro de él ese minúsculo implante que le permitirá crear sus propias historias y compartirlas con el resto del mundo. Pero si eso no está dentro de ti, aunque sea muy escondido y pequeño, ningún taller de escritura podrá dártelo. Es algo que no se puede comprar.
¿Te he desanimado con mis palabras? Para nada. Si tienes la inquietud de escribir es porque de un modo u otro esa semilla ya está dentro de ti, solo debes dejar que aflore, buscarla si es necesario. Seguro que ese maldito chip lo tienes escondido por alguna parte. Escarba en tu interior [...]».
(Quiero ser novelista, pág. 10)


En este breviario, el autor analiza, quizá desde una perspectiva un tanto personal, algunas de las premisas que este valenciano ha usado en su carrera de novelista hasta conducirle a una madurez literaria que, como añade en el epílogo, dista mucho de llegar a su fin:


«[...] Hay un pensamiento bastante simple pero muy profundo a la vez que dice que si estás solo pendiente de tu futuro, de alcanzar esa meta que tanto anhelas, acabas por no disfrutar nada de tu presente, de manera que cuidado con eso también.
Ahora, cada vez que escribo algo disfruto al máximo de lo que escribo, cuando publico una novela, no importa que sea con una editorial modesta y con una distribución mínima, disfruto con esa nueva criatura que ha salido al mercado y que otras personas podrán leer. Disfruta del presente, pero mantén un ojo abierto mirando al futuro. El pasado ya no importa, salvo que seas historiador [...]».
(Quiero ser novelista, pág. 68)

 
Asimismo, también nos acerca un decálogo, con unas pautas muy definidas (las cuales le ayudaron a conseguir esa tan afanada plenitud literaria), y que pueden servir a todos aquellos curiosos, o escritores en sí mismos, que busquen algunas ideas para saber cómo optimizar el proceso de creación de una obra cualesquiera (desde el simple borrador inicial hasta la actividad promocional, una vez el libro ya se ha editado, para lograr aquella difusión que todo autor necesita); y en el intermedio, todo un alud de notas y aclaraciones, con una buena dotación de aforismos y frases de novelistas y escritores (la mayor parte, celebridades), que el autor ha reunido en una obra práctica que nos ayudará a comprender un poco más el oficio de escribir, que, como nos él mismo nos indica, es algo más que una profesión, ya que:

«[...] escribir, de un modo u otro es un arte [...]».
(Quiero ser novelista, pág. 7)


Título: Quiero ser novelista
Género: ensayo
Autor: Ramón Cerdá
68 páginas
Disponible, de forma gratuita (en formato pdf),
desde la web del autor:












Fragmentos e imagen: ©Ramón Cerdá
Reseña: ©LITERATURA DEL MAÑANA


Imprimir artículo Wikio

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: