¿Qué lecturas os seducen más?

martes, 16 de junio de 2009

Transfiguración de la imagen


A menudo, las personas de nuestro entorno, o las más próximas a nosotros (padres, hermanos, abuelos, en general parientes cercanos), acuden a señalarnos toda una serie de excentricidades que podemos llamar también tics, manías o incluso fobias. Ello es producto de la incomprensión o lo que podríamos llamar “ceguera visual”. La ceguera visual es la incontinencia de esas personas a la hora de manifestar un sentimiento de rechazo que les producen esas excentricidades que no son más que algunas de las expresiones fisiológicas que nos son propias, pensándose ser los portavoces de esos reparos más perfectos que la persona que los padece, aún siendo ellos mismos “y su actitud acusatoria” el mismo efecto interno que puede desembocar más tarde en una fobia en sí mismo, siendo por ello partícipes de aquello que tanto odiaron. Conocemos bien el refrán “Una imagen vale más que mil palabras”, pero lo que dicen los refranes siempre es cierto. Más bien se equivocan con frecuencia. Por eso, esos refranes deben ser sustituidos por el conocimiento sobre aquello que es standard. Sólo así podremos comprender a los demás, siendo simples, sensibles, humildes. Podemos creernos, aún con esa humildad, estar por encima de los demás, o sea, ejercer en cierto modo de psicólogos o seudoterapeutas. Pero eso es más bien numinoso. A no ser que nos creamos nuestras propias mentiras, queriendo ser un alter ego de nosotros mismos.
Es por todo ello que necesitamos alguna cura de humildad, cosa que nos puede ayudar a comprendernos más y tener una mayor visión general de las cosas. Las nuestras y las de los demás. Nadie es perfecto, ni los que acusan ni los que callan, ni los que piensan de una manera ni de otra muy diferente, por eso, todos, absolutamente todos, debemos hacer lo que creemos correcto, algo que podemos incluso predecir instintivamente, que difiere mucho de la moral individual, ya que más bien aboga por la mentalidad de grupo, una mentalidad colectiva que no censura sino que une, avalada por la base universal de todo, ese adjetivo propio, sincero y puro que es el mismo motor que le da gas a este vehículo oxidado y viejo que es nuestro Planeta: LA SOLIDARIDAD.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: