¿Qué lecturas os seducen más?

domingo, 11 de julio de 2010

El erotismo según Ramón Cerdá: RECUERDOS

La revista TIEMPO prepara una segunda edición de 70.000 ejemplares de la novela erótica de Ramón Cerdá, “Recuerdos”.






“Cada vez que me hablan del erotismo y la prevención sexual, invoco a ese artilugio de la ira que todos poseemos, para promover, una vez más, ese impulso libidinoso, irrefrenable, que, siempre permanecerá unido a nuestros pensamientos. El ignorarlo sería negar una realidad, un instinto natural y físico que siempre nos ha caracterizado. Una elegía de pensamientos, para algunos interiores, mas nunca inexistentes, que se reflejan de forma clara, en ese deseo de curiosidad -que todos hemos tenido- que nos hará descubrir aquello que no conocemos y que se anunciaron, ahora o en otro tiempo, como esas inocentadas de juventud y perversiones de adultos que relató, magníficamente, Edith Warthon en la más famosa de sus novelas. De algún modo, “Recuerdos” de Cerdá, es la conjugación de esos aspectos en un mismo plano y época vital: la vejez, medio la confluencia de casi todos los retos sexuales que se puede correr uno en vida, y aún más, si cabe, cuando la manifestada impotencia del protagonista le exime de todo límite no superable. Y allí, solo y lleno de deseo, sólo habrá una frontera inevitable para él: la muerte. Una muerte, ya cercana, que se le anuncia entre las delgadas sábanas de la locura y esa pasión inmedida que condicionó sus actos a lo largo de toda su vida”.
Ángel Brichs




Fue hace diez años, que un Cerdá con menos canas pero no menos interés literario, escribiera una novela, según él corta, comparándose con las otras que ha escrito, y tratando sobre lo que, según mi criterio, es lo que mejor se le da al valenciano: el erotismo, las difíciles relaciones sexuales de las parejas, y toda la fantasía, a medio camino entre lo onírico, y lo real, que siempre ha envuelto el universo de Ramón Cerdá. No hablamos de otra novela que de una de sus primogénitas: Recuerdos.
Con un lenguaje austero, regurjitando los tópicos más coloquiales, Cerdá resucita en ella a un anciano de setenta y ocho años que empieza a escribir sus memorias, dentro de lo que podría significar un antes y un después en la narrativa de Cerdá, que, aunque aquí acicalada en el terreno erótico, nunca olvidará -como sucede también aquí- esa siempre, personal conexión entre la intriga, el sexo y el entorno sicológico del individuo, un subgénero, entonces por descubrir, que acuñaría, en Cerdá, un nuevo nombre a su medida: el Psyco-thriller.


“Cuando me planteé escribirla, no quise perder la oportunidad de que no fuese simplemente una novela erótica, sino que sin perder este carácter, aportara algo más. De ahí que al menos intenté ofrecer una trama, en la cual se intuyen unos posibles asesinatos, se profundiza en la mente de un anciano que es quien relata en primera persona la novela recordando tiempos pasados, y se deja para el final un desenlace un tanto inesperado. Esta era la única manera de que, al menos yo, quedara satisfecho con la novela, no limitándome a un mero relato erótico”.
Ramón Cerdá




Adentrándose en el nodo sicológico del individuo, Cerdá esta vez se usa de un hombre mayor para desarrollar una procesión de flashbacks que descubren -en presente y en pasado- las fantasías sexuales del protagonista, reviviendo una historia que le atormenta, una y otra vez, aludiéndose como una obsesión que le conducirá por los pasadizos olvidados que su mente, ya muerta, igual que su sexo, yaciendo en una profunda miasma de ideas inconexas y delirios eróticos de pesadilla; una pesadilla tan terrorífica como real, la cual alcanzará metas de un Gólgota sexual sin precedentes, vista, éso sí, dentro de la mente de Camilo, el supuesto, aunque no confesado, álter ego del autor de la novela.



“En todas mis novelas se incluyen algunas escenas eróticas, porque pienso que el sexo forma parte de la vida y las novelas son, o han de ser, un reflejo de la misma. En esta ocasión tiene entre sus manos la que, al menos hasta ahora, es mi única novela de contenido totalmente erótico. Fue en su momento un desafío, o un experimento, como se prefiera llamar, y decidí introducirme en este aspecto de la novela... A ver qué ocurría”.
Ramón Cerdá



Otro aspecto a tener en cuenta, fruta propia que reza en la senilidad, es el marcado carácter vouyerista que el protagonista eterniza en la novela; hecho que le permite -en parte- recordar aquellos hitos sexuales que en ella aparecen. Y es precisamente Cristina, su mujer, la que empezará con la primera lección: como podemos ver en el capítulo de “El armario”, uno de los epicentros de la novela, el cual será eternizado en la imagen que abrirá la puerta a la portada de la reedición que la revista Tiempo está preparando para el próximo 1 de agosto:



[Entró descalza y únicamente llevaba ropa interior, unas braguitas de encaje minúsculas, de color negro, y un sujetador a juego, también minúsculo en contraste con sus grandes tetas, que parecían querer abandonar esos escasos trozos de tela. La acompañaban dos jóvenes algo mayores que ella]...
...[ Fue Cristina la que les quitó los splips y quedaron con los respectivos miembros al descubierto. Mientras ellos seguían besándose y acariciándose, ella se agachó a la altura de sus cinturas y empezó a chupar aquellas dos pollas. Primero una y luego otra, sin dejar de masajearlas con sus delicadas manos de largas uñas pintadas de rojo sangre].





El apunte:




Título: RECUERDOS.

Género: Novela erótica.

Autor: Ramón Cerdá.
189 páginas.

Ediciones Sobrepunto.
ISBN: 978-84-613-7041-2


¡A la venta, con la revista TIEMPO, el próximo 1 de agosto de 2010!






_______

.
Copyright:


Artículo:
Ángel Brichs©


Imágenes:
Ramón Cerdá y editorial Sobrepunto©


Publicado en este blog bajo el consentimiento del autor:
www.literaturadart.blogspot.com












Imprimir artículoWikio


5 comentarios:

Julian Melero dijo...

Eres un mago por lo que he podido leer de ti Ramón en el arte de la seduccion y el erotismo, eres un genio.
arrechuchone colega

Ramón Cerdá - novelista dijo...

Gracias Julian por seguirme...

Ramón Cerdá - novelista dijo...

ACLARACIONES SOBRE EL PAGINADO DE LA NOVELA RECUERDOS.

Hay que tener en cuenta que la primera edición de la novela tiene 189 páginas. La segunda, con texto revisado y mejorado, tiene solo 111, no porque se haya reducido su contenido, sino que por motivos de dsitribución se ha cambiado la tipografía y la maquetación.
Así y todo, algunos de los ejemplares distribuídos por TIEMPO (los que no indican 2ª edición en la portada), también tienen 189 páginas. Estos últimos son casi que objeto de colección porque hay muy pocos ;-)


Más info:

http://www.facebook.com/note.php?created&&suggest&note_id=414684768844&id=123486908534

Ramón Cerdá - novelista

Anónimo dijo...

En verdad, Brichs, al citar las características del libro, se basó en un ejemplar de una edición anterior de la Ed. Sobrepunto. No obstante, agradecemos su apreciación, Ramón.


LITERATURA DEL MAÑANA
www.literaturadart.blogspot.com

David C. dijo...

Muy interesante el extracto. Saludos.

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: