¿Qué lecturas os seducen más?

sábado, 3 de julio de 2010

Poetas colombianos de nuestros días: José Ignacio Restrepo


He aquí cuatro nuevos poemas de un autor, para nosotros, también nuevo. El nexo común que los une: el drama de nuestras vidas, aquí expresado en una etapa que bien pudiera instalarse en la senectud. Época en la que se nos abren, en nuestras sombrías mentes, un correlato intenso y “caduco” de imágenes y flases que, igual que los poemas de Restrepo, analizan nuestras experiencias vividas para reflejársenos como un envoltorio subliminal de aquellos actos que nos han hecho y convertido en lo que somos; a menudo, vapuleados por esos sentimientos vacuos que nos han oprimido, del que solo uno nos queda: la melancolía.
Ante todo, una poesía edificante y que te hace pensar en aquellas interioridades que todos nos guardamos para nosotros pero que, al final de la carrera de nuestra existencia, cuando pocas cosas importan ya, siempre salen a la luz.






A ALGUNA


Abrasiva,
inmensamente volcánica,
con su resuello
que semeja estampida de bestias nocturnas,
esta tristeza me recorre una y otra vez...
Una y otra vez, como a ti,
lo sé.






EXTRA-BIOS


Brillo de esta diadema,
perdido,
extraviado en nubes oscuras,
de tempestades que prometen negros,
como los actos de esos párvulos malvados,
injuriosos, dispuestos a lo malo sólo...
Musa perdida
a que sitio buscarte,
conque genuino esfuerzo rehacerte,
ni el brillo de este poco sol,
que me habla desde los charcos
con fondo de asfalto,
ni el del bello sol que estará allí aún
cuando esto haya muerto,
ni el fulgor imaginado de tus ojos
que ya no están aquí.






PRIMER GRADO


Quemado vértigo,
que asciende sin fe
desde la piel conversa e irredenta
del calcinado estómago hasta el velo nacarado,
donde se empotran brillantes y amarillos
estos cuchillos cortantes, los pocos que quedan
y desde allí, tras de ese ingobernable cantillo
que ha nutrido al viento...
Quemado, irreconocible sentimiento,
por nuestras manos vuelto vil ceniza,
a que lugar enviarte en la memoria
donde te pueda visitar de pronto,
en las noches de marisma cancerosa
cuando por equis razón me acuerde de sus ojos de fuego.






SEGUNDO RECUERDO


Suave destreza del hilador curtida por fiebres e insomnio,
por años de ser escolar de una sola asignatura,
me abstraigo en tu disciplina para lograr comprender
estos míticos trabajos de olvido,
lentos gotereos de agua, socavados palpamientos,
recuerdos breves vagando sin un lugar en el tiempo,
como entrevistos fulgores
que luego no sabemos si realmente fueron.
Suave, una semilla redonda que se queda implorante y seria,
a centímetro y medio de mi mano,
y me permite ver sus hilos y fisuras,
las fibras y vasos,
que habrán de formar algún inmenso ser
en un futuro no sé cuan distante,
a mí, pequeño enano salido de no se sabe dónde.






Algunas notas sobre el autor...


José Ignacio Restrepo vive en Medellín (Colombia). Este antiguo profesor de Sociología de la Universidad de Antioquía, también escribe a menudo, tanto en redes online como en revistas. En esta ocasión, ha tenido la amabilidad de enviarnos algunos poemas que, como hemos anunciado en la introducción del post, están en la línea de ese existencialismo que tan comúnmente ha vestido la poesía de las últimas dos décadas; aquí, empero, decorado de forma muy sutil, con una prosa poética que abusa de figuras de dicción como la imagen o el oxímoron, para expresar lo que desea, siempre unida a una visión, particularmente filosófica, de tratar sobre la vida y las cuestiones que afectan y preocupan al hombre de nuestros días.
Esperemos que no sea su última ni única colaboración en esta página.






Copyright:


De los poemas, fuente para la biografía e imagen:
José Ignacio Restrepo©
.
Introducción y reseña:
LITERATURA DEL MAÑANA©


Publicado en este blog bajo el consentimiento del autor:
www.literaturadart.blogspot.com












Imprimir artículoWikio

1 comentario:

PASSOFINNO dijo...

La pesadilla se viste de prosa y deja que la tristeza se esconda por cada uno de sus versos .El amor ronda como un extravio en cada linea y la angustia existencial grita sus silencios fabricando ecos taciturnos , noctámbulos ,feroces y veloces como el viento abrasador en cada palabra de los poemas .El poeta es su dueño y a la vez su propio esclavo .
¡ saludos !

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: