¿Qué lecturas os seducen más?

martes, 24 de noviembre de 2009

Mónica López Bordón: una poeta del siglo XXI (entrevista)


Si pensaban que después de las últimas entrevistas que hemos realizado en esta sección bajaríamos el listón, se han equivocado. Por ello, y como consecuencia del inestimable trabajo de esta redacción y con el deseo de sorprenderles de nuevo, les presentamos aquí una nueva ODISE@, Mónica López Bordón, que es la primera mujer en someterse al nuevo concepto de entrevista digital que instauró nuestro colaborador Ángel Brichs con nuestro primer invitado, el escritor Ramón Cerdá Sanjuán.

Por otra parte, y como novedad en esta edición, dicha entrevista irá acompañada por unos poemas de esta polifacética autora y sólida profesional, excelente comunicadora y periodista que difiere de nuestros anteriores entrevistados, resultando ser una excelente alumna y maestra en sí misma, merced a su corta pero dilatada carrera periodística, por la que ha tenido la suerte de trabajar y formarse en algunos de los centros más relevantes de nuestro país, como RTVE o Grupo Cero. Esperamos que sus contundentes y objetivas respuestas ayuden a algunos de los lectores de este blog a perfilar nuevos puntos de vista en este mundo tan simple pero a la vez tan complejo que representa en sí mismo la literatura.







Entrevista a Mónica López Bordón
(por Ángel Brichs)



A.B. Después de leer un poco acerca de usted, podríamos decir que, fuera del ámbito perodístico al que ha dedicado bastantes años de su vida y del que le sobreviene una corta pero densa carrera, tanto en televisión, radio e incluso en cine; dentro del ámbito estrictamente literario, ¿cómo se definiría?

MÓNICA: Dentro del ámbito literario soy poeta y escritora. Leo y escribo cada día con la intensidad y el deseo de encontrarme siempre con algo nuevo, desconocido.

A.B. Como Directora de Comunicación de GRUPO CERO ha protagonizado todo tipo de actividades para ayudar a la difusión de las escuelas y talleres de dicho organismo, el cual se ha considerado por muchos entendidos como una de las escuelas más vanguardistas a nivel europeo. Una entidad que basa su actividad formativa en la poesía y el psicoanálisis, como ayuda para reforzar la creatividad del individuo. ¿Cree realmente en este tipo de talleres como una herramienta imprescindible para cualquier escritor?

MÓNICA: La Escuela de Poesía y Psicoanálisis GRUPO CERO está en Madrid desde 1976, imparte su enseñanza en los cinco continentes con sede también en Buenos Aires y Brasil. Continúa la enseñanza de Sigmund Freud que él ya dejó escrita en su obra “La interpretación de los sueños”: sumar la poesía al psicoánalisis, algo que ha llevado a cabo el poeta Miguel Oscar Menassa con el movimiento científico cultural GRUPO CERO. De sus talleres de poesía, que se empezaron a impartir en 1969, se han formado un centenar de poetas. Los talleres son una herramienta de trabajo, de lectura, de producción donde se tiene en cuenta lo grupal.

A.B. No obstante, algunos escritores piensan que los talleres de escritura son un medio para perfeccionar la escritura y no un vehículo formativo en sí mismo, ya que ultiman que el arte no se forma, se lleva dentro. Digamos que, según ellos, en un tanto por ciento muy elevado, el ingenio creativo, el cual es innato en el autor, corresponde a un setenta por ciento, mientras que la formación correspondería al resto. ¿Está de acuerdo con ellos?

MÓNICA: La poesía es fruto del trabajo. Todos llevamos un poeta dentro, la cuestión es trabajarlo y cultivarlo. De tal manera que la poesía como la cultura está al alcance de todos, luego hay que sumarle el deseo a querer realizar ese trabajo, a insistir en la escritura y permanecer en ella. Cuando vives con la poesía la vida ya es otra vida. Miguel Menassa desarrolla un estupendo escrito titulado “La lectura como producción” (Libro “Freud y Lacan Hablados – 1-". Editorial Grupo Cero) donde vemos que la lectura es la base de la producción, de la escritura”. Un trabajo.

A.B. Yo mismo, como miembro de la Junta directiva de una entidad cultural vallesana con una larga trayectoria cultural y gracias a poder tocar el mundo cultural día a día durante más de trece años, pienso que en nuestra sociedad, en cuanto a materia de cultura se refiere, las cosas no se hacen bien. Los chicos que salen del instituto y más tarde de nuestras universidades no leen y se cultivan muy poco, a diferencia de nuestra generación. O sea, la suya y la mía. Algunos críticos opinan que se debe a que la actual formación educativa ha perdido el método de enseñanza clásico de hace una década. Antes se leía más. Y no hablo de literatura comercial o Best sellers, sino de una larga lista de libros de filosofía, clásicos de la literatura y otros pares, que hacían desarrollar al estudiante su cultura y crearle un criterio más cultivado que el de hoy. Un criterio que a día de hoy se ha transmutado en un gran interés por los nuevos canales tecnológicos como internet, con sus comunidades y foros que abarcan todo tipo gustos y actividades. En lo que respecta a la literatura, en los últimos cinco años, la red de redes ha sido protagonista de una invasión de comunidades, blogs y foros que día a día visitan más y más aficionados. Usted dijo recientemente, en una entrevista radiofónica, que internet representa para sí una herramienta imprescindible pero, ¿realmente cree que es un buen método difusor de la literatura o sólo es un canal comunicativo alternativo difuso para pasar el rato, donde se encuentran más "fans literarios" que autores, y que por algunos se considera como un elemento dotado de un dudoso rigor informativo?

MÓNICA: Siempre de lo que se trata es de sumar. Si hacemos un análisis de aquí a 20 años atrás queda demostrado que el avance tecnológico nos supera si no lo entendemos y no sumamos sus capacidades comunicativas. Nunca pensé que iba a ver una clase de quince o veinte alumnos con pizarra digital, tomando apuntes en el ordenador y con intranet para cada aula donde se puedan compartir trabajos, notas, documentos, etc. Eso ya se vive en las aulas de los colegios españoles. Es un avance tecnológico que debería sumar la literatura, la filosofía, las matemáticias y toda la cultura en general, ahora, otra cosa es la calidad de la enseñanza y lo que se enseña, cuestión que sigue dependiendo del Ministerio de Cultura, de los centros educativos y de los profesores.
Posiblemente el contacto que nosotros tuvimos con los libros haya empezado a desaparecer, sobre todo en las nuevas generaciones que ya nacen con el móvil, la consola de videojuegos, el portátil y la playstation y ahora veremos si usan el e-book o prefieren navegar por la red.
Luego hay que saber que no todo lo que está en internet es válido o verdadero, que las redes sociales tienen un funcionamiento y una utilidad estrictamente relacionada con el objetivo de esa red (puesto que hay miles y de temas cada vez más diversos). Los blogs son un canal de difusión dentro de las posibilidades que ofrece hoy por hoy internet, de cada uno depende saber qué lee o a quién sigue, hay algunos que relizan una estupenda labor educativa.
Y respecto al rigor informativo es algo que siempre debe estar en duda permanente pero no sólo con los blogs, también con la prensa, la televisión y la radio, a mayor politización menor rigor informativo en todos ellos.

A.B. Y de los e-books, ¿qué opina? ¿Cree que en el futuro, prueba del coste ínfimo comparado con el papel que significa la edición digital, se irá acortando el camino a las publicaciones tradicionales?

MÓNICA: Convivirán como hoy convive el periódico de papel con el periódico digital, el mercado será más plural y abierto con ofertas para los lectores que prefieran el libro tradicional o el libro digital. Por lo menos eso es lo que se está tratando en diferentes congresos internacionales al respecto, lo que es una realidad es que la técnica avanza a pasos agigantados, la realidad será otra historia.

A.B. Usted misma como autora de más de cinco libros de poesía, poeta ganadora de dos premios de relevancia en España, como son el Premio de Poesía Ángel Miguel Pozanco por la obra “Claros improvisados” (2009) y el Premio Nacional de Poesía Hernán Esquío (2006), después de licenciarse en Teoría de la Literatura por la Universidad Complutense de Madrid y tras muchos años de duro trabajo en talleres y cursos para escritores, ¿cómo se calificaría, en cuanto a escritora?

MÓNICA: Mi primer libro “Mitos Azules” (en colaboración) salió en el año 2004, después se publicó “Árbol de sol” en 2007, y en 2009 recibí el premio de Poesía Ángel Miguel Pozanco por el libro “Claros improvisados” que todavía no ha salido a la luz. Estoy preparando el próximo trabajo y formo parte de distintas antologías internacionales de poesía. Colaboro con revistas nacionales e internacionales y me acaban de incluir como una de las cien mujeres bercianas relevantes, la verdad, llegados a este punto, me define la tenacidad, el trabajo, la entrega y la pasión por la poesía. Así es como lo vivo.

A.B. En una entrevista que le hicieron el pasado día 20 de Octubre de 2009 en Radio Morata para el programa del escritor Francisco Legaz titulado "el bosque de las palabras", usted afirmó que "Árbol de Sol" es un libro dedicado, muy especial. ¿Por qué?


MÓNICA: Muy especial porque disfruté muchísimo escribiendo cada poema, me ha dado tanto que no lo puedo definir, es un desnudo sutil donde se toca la piel de las palabras, como dice alguno de sus versos.

A.B. En Canarias he conocido a muchas escritoras reputadas, una de ellas es Ibiza Melián, la cual posee una bitácora en la comunidad del diario EL PAÍS digital. A la par que ella, veo que también usted utiliza un léxico no excesivamente cargado, y perfila la retórica simple, entendedora, sin excederse en retoricismos vanos ni giros expresivos. En lugar de ello, he notado en su poesía un ritmo rápido, alegre y provisto de un sentido total, al que, verso a verso define claramente la idea que quiere dar, fruto de una estudiada metodología, con una introducción, un nudo y un desenlace que remonta con el título o el concepto que quiere expresar en el poema. Esa claridad o, mejor expresado, clarividencia literaria, del mismo modo que los cuantiosos recursos expresivos que posee, ¿provienen de ese carácter guanche apasionado y objetivo?


MÓNICA: Leo a grandes poetas, mi escritura está influida por César Vallejo, Rafael Alberti, Jorge Luis Borges, Federico García Lorca, Gabriela Mistral, Alfonsina Storni, Cesare Pavese, Pedro Salinas, Miguel Menassa, Carilda Oliver Labra, Raúl González Tuñón, Enrique Molina, Luis Cernuda, Louis Aragon, Almafuerte, Miguel Hernández, Vicente Huidobro o Rubén Darío por mencionar a algunos de los poetas que me trabajan entre otros, esa diversidad enriquece. Es más la manera de mirar a la vida, de gozarla y de vivirla con felicidad, que también, es un trabajo.

A.B. Cuéntenos una efeméride, algo interesante que no sepan nuestros lectores acerca de usted.

MÓNICA: El 10 de octubre de 1998 leí por primera vez el verso: “Si es posible el poema es posible la vida”, estaba publicado en la revista de poesía “Las 2001 noches”, esa misma semana me anoté al Taller de poesía Grupo Cero en Alcalá de Henares y ahí continúo. Luego en la revista “El indio del Jarama” leí esta que también me encantó y la tengo como referecia en mi blog: “La poesía no tiene edad”. Y diez años después, el 26 de septiembre de 2008 me anoté al taller de poesía que coordina los sábados por la tarde en Madrid el poeta Miguel Menassa. Dos fechas y dos versos inolvidables en la poesía.

A.B. Y para acabar, díganos, ¿qué nos tiene preparados para el futuro Mónica López Bordón?

MÓNICA: Para el futuro, siempre, escribir el próximo poema.










Sobre la autora...


Nacida en Las Palmas de Gran Canaria (1976), Mónica López Bordón es el vivo ejemplo de una joven que se ha hecho a sí misma medio la experiencia y voluntad inquebrantable de aprender constantemente. Licenciada en Ciencias de la Información (Periodismo) y Licenciada en Teoría de la Literatura (ambas en la Universidad Complutense de Madrid), esta poeta, periodista y escritora, actualmente es Directora de Comunicación de Grupo Cero, Coordinadora de Prensa, Comunicación e imagen de ACEDAP y columnista del semanario Puerta de Madrid. Pero, para llegar hasta aquí, muchos han sido los caminos por los que ha tenido que concurrir. Coordinadora de Prensa para la Secretaría de Estado de Servicios Sociales, Familias y Discapacidad. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (2006); redactora desde el año 1995 en cadenas televisivas, emisoras radiofónicas y agencias informativas como TVTRANS/CANALMETROMADRID, Agencia EFE, Telemadrid, Televisión Española y Radio Nacional de España; gracias a sus premisas: trabajo y constancia, se ha hecho a ella misma valedora del título del blog de opinión desde el que escribe en el Diario El País en su versión digital: “Vivir para contarla”. Una sólida frase para una autora joven pero ambiciosa, la cual no ha perdido ni un segundo de cada minuto de todas las horas y días que ha vivido. Una escritora y poeta que, sin dejar de escribir, también ha hecho cine, ya sea en tareas de coordinación y dirección, e incluso como actriz ella misma en el cortometraje El mecánico y la fotógrafa, rodado en Madrid en marzo de 2006.

En el año 2006 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Hernán Esquío concedido por la SAF y en 2009 el Premio de Poesía Ángel Miguel Pozanco por su obra “Claros improvisados”.

En cuanto a su obra literaria se refiere, en la que ha predominado siempre la poesía, ha publicado los libros: “Mitos Azules” (en colaboración, 2004) y “Árbol de sol” (2007), entre otros. Ha colaborado y sigue colaborando con varias revistas literarias nacionales e internacionales y está en proceso de publicación para este año 2009 de “Claros Improvisados” un libro de poemas por la que fue recientemente galardonada, y que a continuación tenemos el gusto de ofrecerles dos para que todos nuestros lectores vayan entrando en boca:









ROJA NOCHE ES EL PECADO

Nunca salió de aquella boca
un juramento incumplido,
roja noche
lenta espera
y pecado.
Amé de ti las conversaciones interminables,
los papeles rayados de madrugada,
los ríos pintados en verde,
las arboledas perdidas de los sueños.

Cambiamos impresiones
con el futuro sentado a nuestra mesa
y el presente disolvió todo
como epigrama sin forma,
desgajó cada sílaba
como pecado carnal
de salivas apasionadas.

Mientras dormía
sentí una mano tibia
acariciando el cuello de cisne.



No hubo juramentos incumplidos,
sólo pecados sobre un fino papel
que se fue rasgando en la libreta del tiempo.

Todo rojo,
como la pasión,
todo rojo,
como el amanecer
derramado al sentir la despedida
de nuestras bocas muertas,
de nuestros besos muertos,
de nuestro pecado vivo,
de nuestro amor.







ALBATROS DEL MUNDO

Conversé con sombras la otra noche.
Música celestial abre ojos hambrientos
y tú yo encontrándonos a tientas.

Creceré rodeada por tus brazos
y cubierta de tus besos,
creceré contigo paso a paso
aunque miles de relámpagos declaren la guerra y
amenacen con romper mi cuerpo a pedazos,
con quemar mi lengua
o partir estas manos carpinteras abiertas de vida.

Creceré contigo en el asfalto del tiempo
y seré un ángel de alas naranjas
que vigilará los molinos para moler el silencio.
Serás la mitad de los vuelos,
la que me recogerá en cada muerte,
la que permanecerá en la calma,
la que me levantará de los naufragios por los
...........................................................................escondites de piratas sin ojos,
la que hará rocas de azúcar y desiertos de palabras.


Esta vez esperas en una montaña.
Apareciste en forma de mujer y volaste como paloma.



Albatros del mundo.







Nuestros críticos opinan...



Por Ángel Brichs
(escritor y crítico literario)


"La definición de escritor para Bordón queda muy lejos de la denominación habitual de artista que solemos darle, al que le añade un acicate: El trabajo."






¿Qué podemos decir de esta escritora? Es la primera pregunta que me suelo hacer cuando tengo que empeñarme a buscar los puntos flacos de cuantos autores hemos comentado y analizado en este blog, ya sea por la vía del artículo o de la entrevista. En el caso de Bordón, me quedé en blanco. No sabía qué decir. La verdad, me gustaría evitar la respuesta a esta pregunta o simular no hallarla. Mas no puedo, ya que la costumbre que tenemos en esta publicación es la de contar la verdad tal y como la vemos, por muy fea que sea ésta. Pero en Mónica no se da este caso. Podríamos decir que ella cumple con todas aquellas premisas que se deberían recrear en una auténtica poeta y esritora. ¿Un arquetipo? ¿Un modelo a seguir? No me gustan nada estos conceptos, ya que yo, igual que muchos críticos y autores mismos, no creemos en las verdades absolutas. Mas, en Mónica, la calificación se nos hace ardua y trabajosamente dura de contestar. Pero buscando las palabras correctas, podría decir que me encuentro delante de lo mejor que últimamente podamos haber leído en poesía. Esta autora, a diferencia de muchos de los hoy poetas y poetisas descafeinados que se usan de la improvisación constante para dar forma a sus poemas, los cuales en su mayoría carecen de una métrica y estilismo como antaño, valiéndose del verso libre en la mayoría de sus formas (haikús, prosa poética...), con sinalefas constantes y un extraño interés para hallar un cambio en el ritmo de entre versos; mientras que en ella vemos todo lo contrario. Bordón cuida tanto el estilo como la métrica, creando una narración subyacente al mismo poema, con un ritmo provisto de una rima elocuente y sobria, la cual va armada con toda una amalgama de retoricismos expresivos que, sin causar un recargamiento excesivo en los versos, ayudan a las estrofas a mantener un significado completo en cada una de ellas, para orquestrar en todo su contenido una continuidad seminovelesca al modo de introducción-nudo-desenlace que hace de sus poemas causa y efecto de un valor expresivo y literario sin precedentes.
En fin, podríamos decir que ellos representan el fruto de un trabajo bien hecho tras una larga y estudiada dedicación. Sin duda, algo muy relevante en estos días en los que corremos. Y es que, para inventar algo nuevo, a veces vale la pena partir de lo que existe, haciendo posible recrear una lírica de calidad, sin caer en la antropía clásica de nuestros clásicos contemporáneos, pero sin desdeñarlos, mostrándonos que con los sonetos, cuartetos y octavas reales también se puede trazar un estilo poético moderno. Un estilo galáctico, del siglo XXI, el cual, lejos de tocar fondo, pese a que la poesía es un género que a día de hoy no es muy apreciado ni por la crítica ni por los lectores, está más vivo que nunca. Vivo y para contarlo, cosa imprescindible si algo quiere ser transmitido. Una cosa que, sin lugar a dudas, Mónica López Bordón hace muy bien.





Copyright:


Del artículo, reseña y entrevista:
LITERATURA DEL MAÑANA©

Con la colaboración de:
Ángel Brichs




De los poemas, imagen y fuentes para la reseña:
Mónica López Bordón©



Publicado en este blog bajo el consentimiento de la autora:
www.literaturadart.blogspot.com









3 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Super interesante la historia de esta mujer, muy bien planteada la entrevista, preciosos los poemas, un verdadero placer leer esta nota.
Comparto la idea de que su estilo es sumamente prolijo lo cual le da un plus a esa esencia que fluye entre sus letras.
Gracias por compartirlo.

Pluma Roja dijo...

Es interesante desde el punto de vista puramente de la publicación, el esfuerzo de este blog de dar a conocer a jóvenes valores. La historia de esta mujer que nos presentan el día hoy es interesante y la entrevista completa.

Los poemas presentados, de buena calidad.

Saludos cordiales,

Hasta pronto.

Mónica López Bordón dijo...

Hola Ángel,

Gracias por la entrevista. Dejo aquí el verso "Si es posible el poema es posible la vida" (Miguel Menassa), porque vivir con la poesía es otra vida, y a mí, me encanta.

Muchos Besos

Mónica

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: