¿Qué lecturas os seducen más?

martes, 22 de diciembre de 2009

ÁRBOL DE SOL: La perfección hecha poesía



Éste es uno de los últimos libros de poemas que han corrido por los despachos de la redacción de este blog. En sí todo lo que él representa son las normas básicas de aquello que todos los escritores han buscado alguna vez. Provisto de un método que roza la perfección más sublime, Bordón nos regala todo un correlato de poesías (cuartetos, odas, elegías, sonetos) que, por vía de los más exquisitos recursos retóricos y estilísticos que se puedan encontrar en la historia más reciente de la lírica española contemporánea, atisba un sentimiento que no por ser clásico, es menos moderno. Muchos autores de hoy en día, ante su incapacidad creativa, hacen alarde de formas inexpresivas usando una métrica libre que no está sujeta a nada, en la que el artista puede crear cuánto quiere y de la forma que quiere, sin ceñirse a ningún guión preestablecido, o sea, el que marcan las rimas o la versificación estrófica de los contenidos que atañen a los recursos formales del poema. Para ellos, esa libertad es el ámbito en el que juegan de forma continuada, y cualquier principio contrario a dicha norma es desechado sin contemplaciones. Lo que no saben esos aprendices de poetas es que, la literatura, en su estado más íntegro de la palabra, precisa de normativas y funciones, como cualquier otra "ciencia" que, aún no siendo del todo exacta y que rehuye todo tipo de dogmatismo, se nutre de conocimientos día tras día; y sólo así puede empeñar esa lógica por la que se insinúa comprensible al lector. Huir de ese significado no significa más que anclarse en la incomprensión de las palabras. Más aún, romper con la semiología del mismo concepto que nos ha permitido evolucionar hasta el sitio donde nos encontramos: el lenguaje. Negar eso, por tanto, es negarnos a nosotros mismos.
La poesía, a diferencia de otro género literario, quizá utiliza en más cuantía las funciones matemáticas, mas ello no conlleva a la consecuencia de aprisionar más el lenguaje o a exhibir un estadio de la razón que nos exima de relatar gran parte de las ideas que tenemos. En sí, lo que instrumentaliza es una facultad necesaria en todo escritor, o sea, la capacidad de resumir en pocas palabras -en su caso versos- aquello que normalmente escribiríamos en muchas líneas. Asimismo, esos "poetas a contra-corriente" de los que hablábamos antes, lejos de escribir poesía, no se han dado cuenta todavía de que escriben "rimas continuadas", las cuales se van tornando poco a poco en algo que ya se hacía en los Cancioneros tradicionales a finales del s. XIV y que los románticos como Bécquer o Pi i Maragall traducieron a un concepto que ha trascendido con el nombre de "prosa poética". O poesía o prosa; tenemos que escoger alguna de las dos. No es posible unirlas en un mismo término, ya que si hacemos eso convertiremos la verdadera esencia de la lírica en un híbrido espacial entre una métrica trastornada y una narrativa trasnochada, recreando el uso de la rima como elemento unitario del texto, cuando en sí la poesía no ha incentivado nunca aquello.


Por otra parte, debemos incidir en el copismo del que han sido objeto numerosos poetas y poetisas. Y definimos copismo en el hecho de tratar de agenciarse una métrica precisa en cada poema que escriben, algo que, sin embargo, ningún poeta clásico o moderno conocido no han hecho hasta el momento. Sí es cierto que todos los poetas más conocidos desde Góngora hasta Neruda han cultivado una métrica que ya existía, mas si nos fijamos bien, veremos -como el caso de Machado o Jiménez- que siempre han añadido unas excepciones y cambios de forma para aunar hacia el estilo que necesitaban. ¿Han inventado por ello? No. Tan solo se han basado en códices literarios existentes para buscar los cambios que creían necesarios con el fin de conseguir evolucionarse a sí mismos. Y no por ello han destruido todo lo que la literatura les había dado, desposeyéndose a sí mismos de unos conocimentos tan importantes como necesarios.
Cierto es que esta forma de hacer poética puede ser vista como algo difícil por muchos de esos "aprendices de poetas" pero, ¿acaso alguna vez para hacer algo que obedezca a un reconocimiento de la gente no ha sido necesario un sacrificio previo? El arte no es algo gratuito. No se cotiza, ni se pesa ni se crea indefinidamente. Podría parecer pretencioso lo que decimos pero, aunque muchos crean que dicha forma de escribir poesía marcó un antes y un después, creando una petulancia que le produce un exceso de narcisismo al poeta, es esa misma perfección inexistente la que hace evolucionar cualitativamente al poeta o la poetisa para aprender así de sus errores. Y es por ello que, utilizando ese verso libre es contraindicado para el poeta, ya que dicha métrica no atiende a errores sino sólo a un vano preciosismo que seduce al lector por unos momentos para luego apagarse para siempre. El arte, ya sea en la música, como en la pintura y finalmente en la literatura, y en nuestro caso en la poesía, la cual representa para muchos el preámbulo de la unión de la literatura y la música en múltiples estados (oda, ópera, teatro, canción), no se puede buscar. Él es el que te encuentra. La racionalización del mismo es irracional e incoherente, saluda a la belleza y no a la creatividad, pero es en la sencilla unión de esos estados donde radica la predisposición del autor. No todos consiguen advertir el fallo del acierto, mas sólo son los que logran corregir y componer al mismo tiempo los que consiguen un estado de perfección que todo escritor ha buscado alguna vez pero que pocos han encontrado. Mónica López Bordón es una de esas pocas. Su evolución poética hacia ese estado del que les hablábamos se simboliza claramente en el libro que les comentamos, Árbol de Sol (Editorial Grupo Cero, 2007). En una profunda alegoría hacia el significado de nuestras vidas, Bordón recrea en los diferentes Árboles que inscribe en su libro (Árbol hecho carne, Árbol vacío, Árbol del Amor...), la evolución poética de la que antes hablamos y que representa una recreación de la vida de la persona y sus esperanzas.
Con una poética perfumada, emparentada tanto en métrica como por el simbolismo que ésta entraña en lo que los modernistas conseguían infundir en sus versos; siempre provista de un lirismo argumental que nunca deja aflorar en la superficie, Bordón nos muestra su visión especial del mundo por medio de una cosmogonía que engloba elementos terrenales y espirituales en un mismo ámbito. Algo que se ve claramente en "Haz de Luz", pág. 54 en la que la que se unen los conceptos estrella /cruz de Jesús /evolución, donde la metáfora del Nuevo y Antiguo Testameno se únen para simbolizar el temor o miedo que el hombre refleja hacia su existencia, representado por dos elementos que marcaron su principio y fin: El pecado original (carne) y el martirio de Jesús (árbol blanco-dos mil años):



Soy esa carne que desaparece en un grito,
que se oculta para no ser herida,
que se diluye en la distancia.


Soy ese haz de luz
que vivirá más de dos mil años
al cobijo del árbol blanco,
siempre, por escribir.




Mientras que en poesías como "El olor de la Noche" pág. 56, nos alude al tópico barroco del "tempus fugit", idealizándose en la ruta vital que todos hacemos día a día:



Arrima la mirada el otoño,
lánguida y mortecina,
posando sus hojas de primavera.
No hay nadie en la soledad
inquieta de la noche.



Puntos de vista que encontramos en poemas y cancioneros de Antonio Machado como Soledades, Del Camino o Meditación, aludiendo a ese ascendente modernista que tanto se refleja en esta poeta. Una poeta que resulta ser la contraposición directa de la literatura de autor, al liberarse de la inspiración como resultado de su poética de escuela, funciones que le hacen calibrar los sentidos, dominarlos y crearle un criterio donde todo está predeterminado, para confluir en un libro que grita por su sencillez al igual que su grandes virtudes formales y estilísticas, musitando un tenue elogio para nuestros sentidos, regalándonos a los oídos unas canciones dignas de ser estudiadas y escuchadas. Todo un referente.




Copyright:

Introducción y artículo:
LITERATURA DEL MAÑANA©

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: