¿Qué lecturas os seducen más?

domingo, 20 de junio de 2010

Narradores intimistas: Victor Iglesias Gois


“Sí, en efecto. Me ha llamado siempre la atención todo lo referido al suspense. Cuando era pequeño, ya a los catorce años, escribí más de diez cuentos en una mezcla de estilos, siempre influenciado por los que, creía, eran los genios del relato, más que de terror, podríamos decir de intriga, tales como E. A. Poe, H.P. Lovecraft, y los guiones no menos acertados de la serie 'Twilight zone', de Rod Serling -el creador de la saga de 'El planeta de los simios'-; y los cómics importados de USA, 'Creepy'. Unos antecedentes que, de algún modo, nunca he desterrado de mi prosa. Quizá sea lo único que me ha quedado de esa joven etapa literaria”.
Ángel Brichs






Tenemos la gracia de presentarles, en LITERATURA DEL MAÑANA, a una nueva adquisición para nuestra larga cola de autores y autoras que han tenido la amabilidad de colaborar con nosotros. Se llama Victor Iglesias Gois y es argentino. Sólo decir que, el lenguaje kantiano que utiliza en sus relatos, a medio camino entre el posexistencialismo y los pensamientos más internos, que el autor apostilla en sus textos, nutren una prosa que nos recuerda bastante a otro colaborador nuestro: el escritor Ángel Brichs.






La sombra.


Las gotas de lluvia refrescaban mi cara, y yo caminaba entre ellas, sin prisa, gozando sus caricias, sintiendo en mis oídos la sinfonía de clok clok en los charcos. Casi sin darme cuenta, me fue invadiendo la extraña sensación de no estar solo, detuve la marcha, encendí un cigarrillo, y pregunte sin querer preguntar... ¿quién es?.-Yo, fue la respuesta....yo, tu sombra...-¿Mi sombra?... ¿y que quieres?.-Nada, solo te extrañaba... -¿Me extrañabas?, ¿a mí?... -Si, hace tiempo que no me notas a tu lado...yo juego contigo, escondiéndome en las paredes, estirándome, o deformando tus formas, recuerdas...como cuando niño y con tus manos jugabas conmigo...haciendo imágenes en la pared...¡era tan feliz!.-¿Y ahora no lo eres?.-No...no te tengo más...pero aún te amo.Seguí caminando, y cuando salí de mis pensamientos, estaba frente a tu casa. Esa casa...tan conocida y tan lejana. El impulso aquél me dominó, llame al portero eléctrico, dos veces, como antes, y tu voz, esa voz tan amada preguntó, ¿quien es?. Dudé, un instante, y después solo pude decir, soy yo........¡TU SOMBRA!.









¡Mi mundo cambió!.

Con la serenidad de aquél que no necesita nada, mis horas transcurrían con una plácida calma pocas veces interrumpida por algún que otro movimiento en mi cuerpo que hacía aumentar mi comodidad. No tenía ninguna duda, ¡era feliz!, y poco importaba aquella penumbra que mis ojos percibían de tanto en tanto, o que mi mundo se limitara a lo que me rodeaba, ¿para qué querer conocer lo desconocido si quizás no me daría las sensaciones que podía disfrutar ahora?. Así, entre dormitar y despertarme corría el tiempo, y aunque parecía que este bienestar sería eterno, algo que no podía precisar rompía esa dulce monotonía y comenzaba a hacerme sentir una extraña sensación. Poco tardé en darme cuenta que mi mundo estaba cambiando. Los movimientos que antes me acomodaban, se producían más seguidos y ya comenzaban a molestarme, produciendo un estremecimiento en todo mi ser. Sin saber como detener el caos que afectaba mi mundo perfecto, solo me quedaba esperar a que todo pasara, respirando aliviado al retornar a mí la calma. Pero mis temores no eran infundados, aquel día los movimientos eran más fuertes que de costumbre, y más seguidos que otras veces, hasta que sentí que algo se había roto, y por allí se escapaba mi felicidad.Traté de ir tras ella, pero algo me retenía en el mismo lugar, y las paredes de mi mundo comenzaban a apretarme más y más, ¡sentía miedo!, después un fuerte empujón me arrojó no sé hacia donde... Una luz brillante me impedía abrir los ojos, y una sensación de ahogo hacía que mis pulmones parecieran estallar, entonces un fuerte chasquido me hizo toser, y grité... Ahora ya todo era inevitable... ¡Había nacido!.









Algunas notas sobre el autor...



Victor Iglesias es natural de Buenos Aires (Argentina). Allí completó sus estudios básicos, pero abandonó los universitarios para trabajar como actor de teatro y de televisión en 1961, donde empezó su andadura por las letras, publicando sus cuentos, sobre todo de cienciaficción, en revistas del tema.
Durante su trabajo en la revista Reader Digest y el Laboratorio Searle, estuvo un tanto al margen de su producción literaria anterior, hasta que en 1998 fue invitado a incluir algunas obras suyas en una edición colectiva en homenaje a Roberto Arlt, por el Ateneo de las Letras, hecho que le impulsó a no dejar nunca más la pluma, continuando escribiendo cuentos breves que circulan por internet, tanto por latinoamérica como en Europa; varios de ellos publicados en libros de antologías, revistas o portales.

En el año 2001, después de conseguir su nacionalidad española y, al margen ya de las obligaciones laborales que le habían condicionado en el pasado, decidió participar -abiertamente- en redes sociales, hasta que abrió su propia bitácora. En la actualidad, está preparando una antología que se publicará en breve.











Copyright:



Del relato, fuente para la biografía e imagen:


Victor Iglesias Gois©



Introducción y reseña:


LITERATURA DEL MAÑANA©



Publicado en este blog bajo el consentimiento del autor:










Imprimir artículoWikio

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: