¿Qué lecturas os seducen más?

lunes, 21 de septiembre de 2009

Иди и смотри, de Elem Klimov



Fotograma de:

Masacre, Ven y mira



Элем Германович Климов (Elem Germanovich Klimov), Stalingrado 1933, fue uno de los últimos grandes directores de cine rusos que vivieron, aunque tardíamente, la denominada "Guerra Patriótica". Masacre, ven y mira, es una de las más célebres producciones de este periodista y soberbio profesional del mundo del celuloide, galardonada con la Palma de Oro en el festival de Cine de Moscú allá en el 1985. El filme, lejos de mostrarnos las ya más que re-vistas escenas de la segunda guerra mundial en el frente europeo oriental, narra por contrapartida toda una serie de relaciones y hechos causales que nos remontan a la más insólita mentalidad "bestial" de la persona humana. En sí, la película se parecería más un ensayo documental acerca del comportamiento humano que un rodaje bélico por excelencia.
Pero, ante todo, la capacidad de inducir sentimientos en el espectador, de la que hacía gala Elem en sus rodajes, medio su abordaje psicoterapéutico previo que vertía sobre los personajes de sus películas, junto con la capacidad (a semejanza de contemporáneos suyos como Eisenstein o Kurosawa) de reflejar el estado ánimo en cada situación determinada por medio de la expresión corporal idealizada y conceptual, le permitieron alzarse como uno de los iconos del cine de culto. Y es que, aunque el mal nombrado séptimo arte no se defina como tal en determinados círculos críticos, de los cuales aquí no vamos a llevarles la contraria, existen "algunas rarezas" que, lejos de excederse en la norma, se descubren como una categoría diferente, capaz incluso de reflejar, como aquí, la psicohumanidad del género humano en su realismo más absoluto. Rarezas como Elem, un director que huía de los efímeros productos comerciales y los pésimos guiones cortos de miras, para ejercer una influencia propia que aún perdura.

Fallecido en el 2003 a los setenta años de edad, desde estas líneas deseamos rendirle tributo en honor a esa "generación perdida", justo en el año que se cumple el 70º aniversario del estallido de la IIª Guerra Mundial.



nuestros críticos opinan...


El Sr. Klimov fue uno de los últimos ases del cine de culto europeo. Éste ruso supo dominar el sentimiento humano medio una visión objetiva, casi periodística, de los hechos. Pero, con todo, fue más allá del simple reportaje, volcándose en la plasmación de la personalidad humana sirviendo de nexo entre la fotografía y el realismo escénico, con asombrosos resultados. Sin duda, supo ejercer como nexo alternativo de una variante artística desconocida, muy distante de lo que en sí representa la cinematografía, sólo expresada por algunos de los semiolvidados nombres del no siempre bien recibido cine de autor. Algo que nos lleva a pensar en el arte como un ente vivo, que crece, se materializa en distintas formas, y transmuta los conductos más esenciales por los que generalmente lo conocemos: la literatura, la pintura, la música. ¿Cabría dársele otro significado no el subproducto cinéfilo tipificado como la escenografía? No sabría decirlo, pero lo que yo creo, sinceramente, es que una nueva forma de ver el concepto del arte, está naciendo. Una manera diferente, alternativa e independiente que, fuera de recalar en los tópicos y rompiendo los tabúes expresivos, poco a poco va ganando terreno a esas variantes clásicas del arte. Un nuevo concepto del arte que el Sr. Klimov desconocía, aunque no supiera que con su exploración de la sicología del hombre en sus películas, había cavado los cimientos de esa futura reconversión.

Ángel Brichs
Crítico de Arte






No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: