¿Qué lecturas os seducen más?

lunes, 14 de septiembre de 2009

Una literatura nuev@

"No quiero ser un director geriátrico. En la medida que se hacen viejos, los directores no mejoran, todo lo contrario. No quiero dar nombres, pero en el cine actual hay muchos ejemplos. Siempre he creído que la vida artística de un gran director no es más larga que la de un músico. Si eres una estrella de rock y en un momento dado empiezas a versionar Sinatra, es que algo no funciona."
Quentin Tarantino



En poco más de quince años, han aparecido en la escena actual toda una serie de autores, otrora calificados como underground, subgénero o de serie B que, lejos de reivindicar un sustrato cultural propio, arguyen todo lo contrario, lanzándose a contracorriente contra todo lo que la literatura ha podido inventar en toda su historia. Si bien se caracterizan en su mayoría por ser fans del facebook, fotolog, myspace u otras comunidades donde intercambian conocimientos, también son el preludio de un nuevo “ensayo de futurismo” que subvierte todos esos valores preconcebidos para mostrar algo que difícilmente el Ser Humano puede tolerar en su total contenido: la libertad absoluta.
Carentes de una estructuración previa en sus textos, estos autores narran secuencias de “datos” con una sincronización sensorial en la que tienen lugar la pintura, la fotografía, la poesía o el cuento, mezclándolo todo en un sinfín de como -denominan los críticos- “nuevas tendencias independientes”, que no son más que la liberalización artística de cada uno de esos autores, donde su punto de vista individualista suscribe la tendencia en sí misma. Y es que el cambio existe si se busca, pero sin la creatividad es imposible lograrlo. Y es en esa experimentación sucesiva de estos nuevos autores y autoras lo que dará cuerda a un cambio más que necesario, lógico.

Hace más de setenta años, un conjunto de escritores y pintores españoles y franceses fundó un movimiento denominado “surrealismo”. Esos -entonces- nuevos creadores, fueron tachados de advenedizos y acusados de ser un grupo de personas “non gratas” por la clase social del momento, más propensa a una literatura y pintura de enfoque “clásico” que a uno modernizador. La verdad, al mundo siempre le ha parecido algo más que descabellado querer cambiar el orden existente. Es como un especial pavor hacia aquello que le es desconocido o sobrenatural. Por eso, rehuye lo nuevo y ama lo viejo, o sea, lo que existe con o sin ellos. Desgraciadamente, para este tipo de personas les tenemos que contar una amarga noticia: el arte cambiará. Sí, lo hará y pronto. De hecho ya lo está haciendo. Durante el último lustro han aparecido una clase nueva de artistas, tanto en literatura (p. ej. Virginie Despentes, Elfriede Jelinek, Poppy Z. Brite, Ángel Brichs) como en pintura (Elsa Gillari, Josep Cárceles, Xavier González d'Ègara), que han roto todos los esquemas que habían existido hasta el momento. Y eso, ¿Por qué?-se preguntarán. Pues es muy sencillo. Es el fruto del caos desolador que ha venido existiendo en el arte posmoderno desde los años ochenta. Con la caída del pop cult y la aparición de una cultura más globalizada en los últimos tiempos, el artista ha preferido tener como plantilla o base de trabajo todos los conocimientos que la historia le ha aportado. En sí, este artista moderno ha desechado toda posibilidad de recrear algo nuevo para satelizar su arte en aras de fenómenos de masas ocurridos años atrás. Si no fuese así, ¿cómo se explican que se fabriquen en masa mesas de corte de los cincuenta, con anchas patas y diseños minimalistas y se vendan por sumas desorbitadas a más particulares que coleccionistas? O, ¿qué opinan al hecho de que el sesenta por ciento de filmes que se realizan en Hollywood sean remakes de otros estrenados en época de Howard Hughes? Yo les diré la respuesta. La cultura y la masa han dejado de ser una misma cosa como fue antaño. Las modas son más pasajeras porque al no inventarse simplemente tenemos que ir cambiando a nuestro azar. Hay los fans del pop, del house, del expresionismo costumbrista de Sorolla, de los peplum y de la serie titiritera que echan cada Viernes. Pero, llegado el momento, meditaremos sobre lo que tenemos y veremos que esa creatividad brilla por su ausencia.
Por tanto, y no hablo de mitos propios que no representan ningún género (p. ej. Harry Potter de J.K. Rowling), sino de una recreación total de esta vulgar copia del arte que hoy día aún se está realizando. Aunque existe todavía un profundo interés por mantener aquellos aspectos culturales que la democracia nos ha traído (como el individualismo y la diplomacia del diálogo), han nacido todo un nuevo correlato de autores -como antes hemos anunciado- que son implacables buscadores de esa creatividad desaparecida. Y lo hacen desde un ámbito moderno, social, humano, real; conectando por ello con aquella masa, hoy día tan despersonalizada, y que poco a poco, aunque con numerosas reservas, se va situando más y más a su lado. Tarde o temprano tenía que llegar. Estaba cantado. Demasiados años sometidos a una cárcel de piedra tendrían que hacer explotar algún día sus losas. Y los primeros que han puesto los detonadores son todos aquellos que no hicieron nada por cambiar esos formatos artísticos. ¡Pero ya es demasiado tarde! He aquí estos nuevos temperamentos literarios, he aquí esos nuevos pintores. Todos ellos saben que cuando la creatividad se acaba es hora de crear algo nuevo. Y eso nada ni nadie lo puede detener. No se trata de ninguna tendencia o vanguardia esta vez, sino de todo un movimiento social, espontáneo, suprademocrático y universal que usa día a día de canales de comunicación con más aforo de público (como son las redes y comunidades online), y en las que se pueden encontrar cada día millones de páginas de poemas, relatos e incluso novelas, en bitácoras y webs personales de los mismos autores o en comunidades donde se agrupan tanto profesionales como noveles. Es el futuro. Y las mismas editoriales lo saben. La cultura ya no la hacen ellas sino la gente. Prueba más de que aquella libertad total no tardará mucho en alcanzarse. Y todos aquellos escépticos pueden creer en ello, no se trata de ninguna pareidolia. Prueba de ello son publicaciones en papel como la revista caldo de cultivo (en la que se publican relatos y todo tipo de fotomontajes e imágenes que sólo provienen de blogs y webs de autores independientes), y que muestran lo que acabo de contaros.
Pero eso es para los que no están iniciados. Para todos aquellos asiduos de estas comunidades (según un censo del diario ADN figuran como el 70% de los internautas en todo el estado español) estoy seguro que preferirán leerlo desde ésta página. Es aquí donde deben estar. Este es el futuro. Lo otro es presente aún pero pasará pronto. Y el que no crea en ello es que está tan outside de la esfera cultural actual que no sabe dónde se encuentra siquiera. Podemos dar gracias que una implacable mayoría poco a poco va acudiendo en nuestro favor. He aquí esa nueva avant-garde que la humanidad esperaba. Ya ha llegado una literatura nueva, una nueva literatura más universal y crítica que nunca, donde lo alternativo gana terreno a lo tradicional para abrirse paso hacia una cultura más abierta que nunca, donde todos tenemos cabida y somos realmente importantes, proclamando un universalismo artístico para todos aquellos que valoren las diversas variantes del arte, sin censuras de ningún tipo, con mente abierta.

Hace muchísimos años que el arte se ha visto eclipsado en favor de la política, la propaganda... Pero ha llegado un nuevo concepto en el que el artista hace su propia cultura, con independencia de todo lo preexistente. He aquí un artista que nace con lo puesto y no se lleva nada del probador. El fabrica su propia ropa. Pero, ¿y si no la vende? No se preocupen, la venderá. Y al final le faltará producir más que la que deseara. Pero el público le aceptará por ello. El criterio actual de la gente es trescientas veces superior al de la época en la que vivieron esos “surrealistas”. El mundo sabe lo que quiere. Y no es precisamente más Isabel Allende, Mario Vargas Llosa... sino algo nuevo, diferente. Y el copismo al que tanto estábamos acostumbrados durante los últimos treinta años está exento de ello. Eso es el fruto necesario de todo este proceso, la vía alternativa al arte.

Y como es habitual en este blog, una vez bautizado el artículo, les ofrecemos tres nuevos poemas de una autora “nueva”, habitual colaboradora de este blog, y que ya conocéis todos: Elsa Gillari.
¡Buena lectur@!




SOMBRAS

Fuí al galeno
le dije…
extírpeme
este dolor

¿Trajo bisturí?

Fuí al analista
le dije…
extírpeme
este dolor

¿Tiene palabras?

Entonces
fuí a hablar con el cura
le dije…
extírpeme
este dolor

¿Trajo una vela?

Desahuciada…
Me propuse
extirpar
mi dolor
rompí
tu
foto
¡Ay, cómo dolió!

________________________________



NUEVA RAZA II


YO SURREALISTA
YO SIMBOLISTA
YO CONCEPTUAL

BUSCANDO RESPUESTAS
ENCUENTRO VERDADES
EN CADA CREACIÓN

CREAR
TRANQUILIZA A
TANTAS VOCES A
PALABRAS DISPERSAS
VISIONES
......................................
PERCIBO…
HUMANOS QUE INTIMIDAN
Y NO SE CONECTAN
POR SU
ALTERIDAD DEL EGO
SOBERBIA DEL HUMANO
ODIOS Y RENCORES
DOLOR DE LA CARNE
MENTES ATORMENTADAS

YO SURREALISTA
YO SIMBOLISTA
YO CONCEPTUAL

VEO
LEO
SENTIMIENTOS
EMOCIONES
VIBRACIONES

A DISTANCIA
A FUTURO
EN MI ENTORNO
LECTURA DE SU SER
NO QUERER LEERLOS
NO
NO QUIERO
PERO LOS LEO
SIN QUERER LEERLOS

Y UNA NUEVA RAZA
VENDRÁ
Y ESTA REALIDAD
CAMBIARÁ

YO SURREALISTA
YO SIMBOLISTA
YO CONCEPTUAL

________________________________


LOS SIETE PECADOS CAPITALES


“Si a alguien le pides pan y te da serpientes, acéptalas, es lo único que tiene para darte”
KHALIL GIBRAN


saborea mis delicias
deléitate en mi manjar
discúlpame
por darte migajas
demasiados debo engordar
consume tu ración pequeña
y
vete
ya
________________________________
Copyright:
Del artículo:
LITERATURA DEL MAÑANA©

De las imágenes y los poemas:
©Elsa Gillari

Publicado en este blog bajo consentimiento de la autora:
http://www.literaturadart.blogspot.com

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo de blog

Espacios publicitarios: